Es la obra ferroviaria más costosa jamás llevada a cabo en el País Vasco. Y la terminal ferroviaria más cara construida hasta ahora en nuestro país, con permiso de la futura Chamartín (norte de Madrid), cuando se tire la antigua y se construya una nueva. Ira soterrada, llegará en túnel y lo hará hasta el centro de la ciudad. Bilbao contará con la terminal del AVE más moderna y más cara jamás construida, su coste: 720 millones de euros.

El acuerdo lo han presentado hoy el Ministerio de Fomento, el Gobierno vasco y el Ayuntamiento de la capital vizcaína en lo que el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto, ha calificado como “un día histórico”. La colosal obra de ingeniería requerirá nada menos que cuatro años de obras y otro año y medio más para la redacción del proyecto constructivo. El reto es que el Tren de Alta Velocidad pueda entrar en la estación intermodal de Abando, en pleno corazón de Bilbao, en el año 2023.

La más cara hasta ahora (Zaragoza, con sobrecostes) salió por 240 millones

La terminal de AVE de Bilbao rompe todos los récords: la de Zaragoza-Delicias, cuya construcción y sus sobrecoses son objeto de una investigación judicial por corrupción, salió por menos de 240 millones; la de Málaga de María-Zambrano inaugurada en 2006 por Magdalena Álvarez, 134 millones. La de Córdoba, 33 millones. Las de Puente Genil, Antequera, etcétera (todas ellas suntuosas y situadas en medio de la nada), menos de 50. Ni una como la bilbaína.

El ministro de Fomento, Iñigo De la Serna ha presentado esta mañana en Bilbao el proyecto de construcción de la nueva terminal con la que la ciudad eliminará nada menos 90.000 metros cuadrados de trinchera ferroviaria en lo que se confía en que sea un nuevo ensanche de la ciudad y facilite una nueva conexión de los barrios periféricos con el centro de la capital. El acuerdo ha requerido más de un año de negociaciones entre las tres instituciones implicadas –por ahora la Diputación de Vizcaya se queda fuera-. La operación incluye la urbanización del espacio que se recupere y que aportará cuantiosas plusvalías, aún por determinar. Los recursos que se generen se destinarían para soportar la imponente factura que requerirá llevar hasta el corazón de Bilbao el AVE para las tres instituciones firmantes del acuerdo.

La terminal contará con dos niveles subterráneos, para cercanías y mercancías y para alta velocidad.

Junto a la de Bilbao, otra de las capitales vascas, Vitoria, contará con una estación soterrada. El proyecto de la capital alavesa será menos ambicioso y aún no está cerrado. En el caso de San Sebastián la llegada de la alta velocidad se hará en la estación de cercanías, remodelada, pero en superficie.

Adif, Gobierno vasco y Bilbao

La futura estación del AVE en Abando que se ha acordado requerirá tres actuaciones clave. La primera de ellas, la construcción de un gran túnel de llegada hasta la ciudad, tendrá una longitud de 6,2 kilómetros. Su coste se ha estimado en 240 millones de euros y será costeado íntegramente por Adif. Las otras dos actuaciones pactadas corresponden a los trabajos arquitectónicos en la estación (153 millones), para soterrarla y en el corredor de acceso (209 millones), partidas –a las que se debe añadir el IVA- que serán costeadas al 50% entre Adif y las instituciones vascas –Gobierno vasco y Ayuntamiento de Bilbao-.

El ministro de Fomento, Iñigo De la Serna, junto a la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto.

El ministro de Fomento, Iñigo De la Serna, junto a la consejera de Desarrollo Económico, Arantza Tapia y el alcalde de Bilbao, Juan María Aburto.

La terminal ideada contempla dos niveles subterráneos. En el primero de ellos se reservará para las líneas de Cercanías y de Feve. Contará con cuatro andenes con capacidad para ocho líneas ferroviarias y de gran amplitud con capacidad para futuras ampliaciones. Bajo ella se construirá un vestíbulo de distribución. En un nivel inferior irán los andenes correspondientes al Tren de Alta Velocidad, que sumarán ocho líneas de llegada.

El proyecto acordado con Fomento permitirá eliminar una playa de vías y recuperar 90.000 metros cuadrados

El estudio informativo de todo el proyecto se prevé concluirlo en noviembre, “un tiempo récord”, ha asegurado hoy el ministro. El plazo de ejecución de las obras se ha calculado en 48 meses, -cuatro años- con lo que sólo si no surgen imprevistos se alcanzaría el compromiso anunciado de que el TAV pueda llegar hasta Bilbao en 2023. El trazado diseñado será es mixto, para mercancías y pasajeros, e incluye conexiones con la Variante Sur ferroviaria.

La futura terminal intermodal estará operativa en 2023

A falta de decidir cómo será el edificio “emblemático” que pueda albergar la estación, sí está decidido que se mantenga y proteja el actual anden, y el edificio industrial protegido que hoy acoge la estación intermodal. La futura terminal dispondrá además de una estación de autobús anexa, también subterránea y con 13 dársenas, dirigida a las líneas interurbanas de Vizcaya. También está prevista la construcción de un aparcamiento de 530 plazas. Además, la estación estará conectada con la red de metro de Bilbao.

Plusvalías urbanísticas

La consejera de Desarrollo Económico del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia ha destacado el acuerdo por el valor que supone para una ciudad como Bilbao y la recuperación de espacio que acarreará. Tapia ha confiado en que para la próxima primavera se pueda cerrar el proyecto en el que se trabaja para la llegada del AVE soterrado también hasta Vitoria.

El alcalde de Bilbao califica de “histórico” el acuerdo que fija un proyecto “para los próximos 100 años”

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto ha calificado de día “histórico” el de hoy para la ciudad por haber logrado el objetivo que el Consistorio y las instituciones vascas se habían propuesto hace años de que el Tren de Alta Velocidad (TAV) accediera hasta el centro de la ciudad y lo hiciera de forma soterrada.

“Este es el mayor proyecto de conectividad ferroviaria para Bilbao, un proyecto para los próximos 100 años”, ha señalado Aburto. Ha asegurado que por el momento no se ha diseñado cómo será la urbanización del gran espacio que se recuperará para la ciudad al desaparecer la amplia playa de vías ahora existente. En todo el entorno está previsto que se puedan hacer miles de viviendas que reportarían plusvalías para soportar una parte de la financiación del proyecto. Aburto ha asegurado que en ningún caso en aras a costear las obra se harán “barbaridades” urbanísticas, “seremos prudentes”, ha apuntado.

El ministro De la Serna se ha felicitado por el paso dado ya que supone uno de los últimos grandes hitos del proyecto de alta velocidad para el País Vasco y que tantos años y dificultades ha tenido que superar. Ha destacado que recientemente ya se logró desbloquear otro de los puntos críticos de la ‘Y’ vasca como es el ‘nudo de Bergara’ que conecta los tres ramales del trazado y “en el que se han invertido más de 500 millones de euros”. Ha añadido que también los estudios informativos de otros trazados clave están en fase muy avanzada, como los relativos al tramo Burgos-Vitoria, Logroño-Miranda o las próximas adjudicaciones de las terminales de Vitoria, Irún o Basauri.