Economía

El Banco de España duda de que los salarios de los funcionarios suban el 8,8% pactado

Alerta de las dificultades para que la retribución incorpore las alzas ligadas al crecimiento de aquí a 2020

Fachada de la sede del Banco de España en Madrid.

Fachada de la sede del Banco de España en Madrid. EFE

La subida salarial para los funcionarios no alcanzará el máximo consensuado entre el Gobierno y los sindicatos. Así lo considera, al menos, el Banco de España, que se muestra pesimista en el informe macroeconómico difundido este martes.

De entrada, el organismo que gobierna Luis María Linde cree que España incumplirá hasta 2020 sus objetivos de déficit. Según sus cálculos, este año se situará en el 2,5%, tres décimas por encima del objetivo, tanto si se prorrogan los Presupuestos del año pasado como si las nuevas cuentas públicas adoptan un tono más expansivo. Por esta razón, la institución asegura que la retribución de los funcionarios no podrá incorporar las alzas adicionales ligadas al crecimiento económico, y que por tanto será del 1,75% este año, del 2,25% en 2019 y del 2% en 2020.

Así lo ha señalado el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante la presentación de las proyecciones macroeconómicas de la economía española (2018-2020). Ha alertado de la posible «relajación» del esfuerzo en materia de consolidación presupuestaria.

También ha avisado de que si el borrador presupuestario que aprobará el Gobierno el próximo 27 de marzo incorpora un tono «más expansivo», podría tener un efecto positivo a corto plazo, pero retrasaría la reducción del déficit público estructural. A consecuencia de ello, ralentizaría la «necesaria» reducción de la deuda pública y aumentaría la «vulnerabilidad» de la economía, con efectos «negativos» a medio plazo.

Previsiones de déficit

En concreto, el organismo supervisor pronostica un déficit público del 2,5% para este año, tres décimas por encima del objetivo, y proyecta un déficit del 2,1% para 2019 y del 1,7% para 2020, tras haber revisado sus previsiones una décima al alza en cada ejercicio, informa Europa Press.

Hernández de Cos ha indicado que la situación presupuestaria de las administraciones públicas españolas se puede permitir un incremento salarial para los funcionarios como el suscrito por Hacienda con los sindicatos, siempre que esté «condicionado» al cumplimiento del déficit público, haya «bonanza» económica y se reduzcan otros gastos o se incrementen los impuestos.

Por ello, ha advertido de que, con la información actual del cuadro macro y la relativa al acuerdo de los salarios públicos, a falta de conocer el borrador presupuestario, el objetivo de déficit público del 2,2% para este año está «en riesgo» y se desviaría en tres décimas.

«Si el borrador presupuestario incorpora otras medidas expansivas por el lado del gasto que no son compensadas por una reducción del gasto equivalente o un incremento de los impuestos, la presión sería mayor», ha enfatizado.

De hecho, ha apuntado que si el tono de la política fiscal recogido en las nuevas cuentas públicas es más expansivo, podría llegar a elevarse su previsión de déficit por encima del 2,5% y llevaría a un descenso «moderado» de la ratio de deuda pública, que seguiría ligeramente por debajo del 95% del PIB en 2020.

Por ello, ha remarcado que es «absolutamente necesaria» la reducción de deuda, por lo que ha pedido a los políticos, de cara a la próxima campaña electoral, el cumplimiento de los objetivos de déficit públicos, que supone a su vez el cumplimiento de los requerimientos del Pacto de Estabilidad y Crecimiento con la UE y de las leyes de estabilidad presupuestaria nacional.

A este respecto, Hernández de Cos ha opinado que «lo normal» es que España permanezca por ahora bajo el procedimiento de déficit excesivo, ya que sigue superando el límite de déficit, y que salga del mismo cuando se constate que lo reduce por debajo de ese nivel.

Evolución de los salarios

En cuanto a los salarios públicos, Hernández de Cos cree que el sueldo de los funcionarios no alcanzaría la subida máxima de hasta el 8,8% recogida en el acuerdo firmado entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y los sindicatos, ya que no se podrían incorporar en su totalidad las partes variables de la subida dado que augura crecimientos inferiores al 2,5% del PIB.

Así, cree que el incremento de los funcionarios se quedará próximo al 1,75% este año, al 2,25% en 2019 y al 2% en 2020, el aumento mínimo recogido en el acuerdo.

Por su parte, para el conjunto de la economía augura un alza de los salarios notablemente superior al de 2017 (+0,3%), al pronosticar un alza del 1% para este año, del 1,4% para 2019 y del 1,6% para 2020.

El director general de Economía y Estadística del Banco de España ha vuelto a incidir en que para una economía como la española, que sufrió una importante pérdida de competitividad y el desequilibrio de déficit y endeudamiento externo, la moderación salarial ha jugado un papel «fundamental» en la recuperación económica.
Según Hernández de Cos, la moderación salarial se ha traducido en un incremento de la confianza de las familias y ha permitido un aumento del consumo privado.

Así, considera que no se debe hablar de un incremento salarial general determinado, sino que las alzas retributivas y las condiciones laborales deben adecuarse a la situación específica de cada empresa e incluso a la productividad individual de los trabajadores, algo que por ahora «no sucede».

Comentar ()