Cantabria es la segunda comunidad autónoma más favorecida por los Presupuestos Generales de 2018: pero la primera a nivel de inversiones en infraestructuras, partidas que salen mayoritariamente del Ministerio de Fomento. En total, 235 de los 272 millones (el 85% de la inversión total a Cantabria) parten del ministerio que dirige el ministro Íñigo de la Serna, cántabro y ex alcalde de Santander hasta que fue nombrado ministro a finales de 2016.

Los últimos anuncios del ministerio en los últimos meses ya intuían que la lluvia de millones sobre la región montañesa sería considerable. Solo Castilla-La Mancha recibe más dinero de Fomento (338 millones, fundamentalmente dirigidos a carreteras ya que la región forma parte del extrarradio de Madrid), pero el incremento con relación a los presupuestos del ministerio relativos a 2017 es de un 14% en esta última comunidad frente al 42% de aumento para Cantabria en las partidas de Fomento en los nuevos PGE.

La prensa local ha celebrado la inyección con alborozo, especialmente porque hay inversiones que se habían cancelado que se vuelven a recuperar, caso de las transferencias de capital de 22 millones de euros para «financiar inversiones» del Hospital Marqués de Valdecilla, una partida que se había suprimido de los PGE de 2017. Igualmente hay una cantidad de cuatro millones destinada a la reindustrialización de la Comarca del Besaya.

Trenes y carreteras

Pero las partidas más golosas van para trenes y carreteras. Y muchos de estos proyectos han sido tramitados por la vía urgente: los presupuestos prevén, por ejemplo, la «dotación necesaria para la construcción de una nueva plataforma en ancho estándar entre Palencia y Aguilar de Campoo para el acceso de alta velocidad a Cantabria», aunque Fomento insiste en que no se trata de un AVE sino un tren de «altas prestaciones»; se potencian asimismo los Cercanías de la Cornisa Cantábrica y se habla de inversiones en carreteras como la A-67 (conexión con el puerto enlace de Raos y los tramos Polanco-Santander y Santander-Aeropuerto) o la A-8, concretamente el tercer carril en el tramo Solares-Vizcaya.

Dentro del PP, las fuentes sitúan a De la Serna de vuelta a Cantabria de cara a las elecciones de 2019 para competir con el actual mandatario, Miguel Ángel Revilla. «Es el único que puede con Revilla», explican personas conocedoras del partido en la región. Pero él no ha dado el paso oficialmente.