Los grandes fondos internacionales afectados por la resolución de Popular intensifican la batalla en los tribunales contra Santander. Quinn Emanuel, en representación de los fondos americanos PIMCO y Anchorage Capital, presentó el martes una solicitud ante el Tribunal Federal de EEUU para el Distrito Sur de Nueva York para obtener documentos y otro material del Santander relacionados con la compra de Popular en junio 2017.

La ley federal permite a demandantes en procedimientos fuera de los Estados Unidos solicitar pruebas que asistan a sus causas legales en el extranjero, siempre y cuando el demandado tenga una presencia en el país, como es el caso del grupo que preside Ana Botín.

Richard East, socio director del bufete legal Quinn Emanuel, explica que “presentan esta solicitud para obtener todas aquellas pruebas y datos necesarios del Santander que permitan apoyar nuestras respectivas acciones legales en Luxemburgo y Madrid. Consideramos que es fundamental para un proceso justo, equitativo y transparente. Santander es el principal beneficiario de la resolución del Banco Popular, y por ello es lógico que se les exija divulgar los documentos clave sobre su participación en la compra del Popular, la cual a su vez provocó la pérdida de las inversiones de nuestros clientes”.

Los fondos, contra Botín, Ron y Saracho

Los fondos de inversión Pimco, Anchorage, Algebris, Ronit Capital y Caim Capital se personaron en enero en la causa abierta contra los expresidentes de Banco Popular Ángel Ron y Emilio Saracho, sus respectivos consejos de administración y PwC por falsedad societaria y administración desleal, entre otros.

Estos fondos de inversión presentaron el pasado septiembre en la Audiencia Nacional un recurso contencioso administrativo contra el FROB por su papel en la resolución y venta de Banco Popular, en el que se calcula que tenían invertidos 850 millones de euros.

Después decidieron sumarse a las querellas penales -salvo Ronit Capital- que instruye el juzgado central número 4 por presuntos delitos de falsedad contable de estados financieros, fraude a inversores, manipulación del mercado y posible abuso de información privilegiada en Banco Popular.

Ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea fueron Anchorage, Algebris y Ronit quienes interpusieron una demanda contra la JUR (Junta Única de Resolución) y la Comisión Europea.