El boom de las Socimis (Sociedades Cotizadas Anónimas de Inversión en el Mercado Inmobiliario) le cuestan a las arcas públicas 261 millones de euros. Estas sociedades, que se caracterizan por su atractivo régimen fiscal, han proliferado, sobre todo, en los últimos dos años, ya que se han convertido en un vehículo eficiente para gestionar los activos inmobiliarios.

La gran ventajas de estas sociedades es que están exentas del pago del Impuesto de Sociedades y, además, tienen una bonificación del 95% en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados. A cambio, deben contar con una cartera de inmuebles de los que, como mínimo, el 80% se dedique al alquiler. También es obligatorio que repartan el 80% de los beneficios obtenidos por rentas, el 50% de las ganancias por la venta de activos y el 100% del resultado procedente de otras Socimi.

Tal como consta en el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado para 2018, los beneficios fiscales derivados de los tipos reducidos se sitúan en 618 millones de euros, lo que supone un crecimiento absoluto de 234 millones y una tasa de variación del 60,9%, respecto al año anterior.

El documento explica que el aumento “se debe especialmente a la aportación de las Socimi, cuyo beneficio fiscal en 2018 se estima en 261 millones y explica gran parte de la variación que se registra en el conjunto de los beneficios fiscales derivados de los tipos reducidos”.

Añade que el llamativo aumento se debe a la “notable expansión que están experimentando dichas sociedades, tanto en su número como en el volumen, a raíz de la reforma de su regulación normativa que entró en en vigor en 2013, observándose una aceleración de su crecimiento en los últimos años, coincidiendo con la mejora del mercado inmobiliario y una mayor demanda de bienes inmuebles en régimen de alquiler”.

Dentro de este grupo de tipos reducidos de gravamen, además de las Socimi se incluyen las entidades de nueva creación, las sociedades de inversión, las cooperativas, las entidades sin fines lucrativos y las entidades de la Zona Especial Canaria.

Auge de las Socimis en Bolsa

Actualmente, hay cinco Socimis en la Bolsa española -Merlin, Lar, Hispania, Colonial y Axiare- y medio centenar en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil). Es excepcional el mes en el que no se registra una nueva sociedad.

La última en estrenarse en el MAB fue Tempore, el pasado 3 de abril.  Témpore salta al mercado con una cartera inicial de 1.583 viviendas en renta procedentes de los bancos accionistas de Sareb, ubicadas fundamentalmente en las zonas metropolitanas de Madrid y de Barcelona.

No obstante, con esta firma, Sareb pretende colocar en el mercado una cartera de un total de 4.200 viviendas de las que tiene en cartera valoradas en unos 500 millones de euros.

El buen momento que atraviesa el sector inmobiliario ha animado los movimientos corporativos. El pasado mes de noviembre Colonial lanzó una opa (Oferta Pública de Adquisición) por Axiare. La oferta del grupo que preside Juan José Brugerar recibió la aprobación del 81,55% de los accionistas a los que se dirigía, lo que representa un total del 58,07% del capital de Axiare. Así, Colonial sumó esta participación a los títulos que ya controlaba en la firma para alcanzar una posición dominante en la compañía del 86,86%.