Economía

Los españoles cada vez van más de tiendas pese al boom de las compras con el móvil

En los últimos tres años el porcentaje de consumidores españoles que se van de tiendas al menos una vez a la semana ha crecido del 40 al 46%, según el informe ConsumerInsightsSurvey 2018 de la consultora PwC.

logo
Los españoles cada vez van más de tiendas pese al boom de las compras con el móvil
Así nos gusta comprar: mirando en el móvil las redes sociales y acudiendo a la tienda

Así nos gusta comprar: mirando en el móvil las redes sociales y acudiendo a la tienda EP

Resumen:

Contra lo que pudiera parecer, en los últimos años las compras online no le han comido terreno a las visitas a las tiendas. De hecho, en los últimos tres años el porcentaje de consumidores españoles que se van de tiendas al menos una vez a la semana ha crecido del 40 al 46%, según el informe ConsumerInsightsSurvey 2018 de la consultora PwC.

Sin embargo, en estos tres años también ha aumentado el uso del móvil para comprar, en concreto se ha duplicado (del 7 al 14%) el porcentaje de quienes compran con su Smartphone semanalmente. Y el doble, el 28%, compra con su teléfono al menos una vez al mes.

PwC ha realizado este informe a través de más de 22.000 encuestas en 27 países, de las que un millar son de españoles. “Empieza a parecer claro que los consumidores buscan algo más que solo el producto y esperan una experiencia de compra donde lo sensorial -la tienda física-, lo digital –los móviles inteligentes- y lo social –las redes sociales- se entremezclan en todo el proceso de compra”, ha afirmado Roberto Fernández, socio responsable de retail en PwC.

Los españoles son algo más de tiendas y algo menos de móviles que los consumidores a nivel global, ya que son el 44% (dos puntos menos) los que acuden a tiendas semanalmente y tres puntos más (17%) los que adquieren al menos un producto con su móvil cada semana. A la par del aumento del uso del móvil, tanto a nivel global como en España, desciende el número de personas que compran con su ordenador.

Contra lo que pudiera parecer, en los últimos años las compras online no le han comido terreno a las visitas a las tiendas. De hecho, en los últimos tres años el porcentaje de consumidores españoles que se van de tiendas al menos una vez a la semana ha crecido del 40 al 46%, según el informe ConsumerInsightsSurvey 2018 de la consultora PwC.

Sin embargo, en estos tres años también ha aumentado el uso del móvil para comprar, en concreto se ha duplicado (del 7 al 14%) el porcentaje de quienes compran con su Smartphone semanalmente. Y el doble, el 28%, compra con su teléfono al menos una vez al mes.

PwC ha realizado este informe a través de más de 22.000 encuestas en 27 países, de las que un millar son de españoles. “Empieza a parecer claro que los consumidores buscan algo más que solo el producto y esperan una experiencia de compra donde lo sensorial -la tienda física-, lo digital –los móviles inteligentes- y lo social –las redes sociales- se entremezclan en todo el proceso de compra”, ha afirmado Roberto Fernández, socio responsable de retail en PwC.

Los españoles son algo más de tiendas y algo menos de móviles que los consumidores a nivel global, ya que son el 44% (dos puntos menos) los que acuden a tiendas semanalmente y tres puntos más (17%) los que adquieren al menos un producto con su móvil cada semana. A la par del aumento del uso del móvil, tanto a nivel global como en España, desciende el número de personas que compran con su ordenador.

Según los datos del informe, lo que los consumidores valoran más de la tienda es que pueden saber más sobre el producto o gamas de productos, así como poder consultar online la disponibilidad en otras tiendas o que haya wifi de fácil acceso, es decir, que valoran la interactividad con sus smartphones dentro de la tienda. De hecho, para uno de cada tres consumidores el móvil es ya su medio de pago preferido en una tienda física.

En línea con otros datos anteriores, libros, música, películas y vídeojuegos están entre los productos preferidos para comprar online. Después la ropa, los artículos de belleza y electrónica de consumo. Por el contrario, las joyas y productos de bricolaje o arreglos del hogar son los que menos compramos a través de internet.

La alimentación, que según PwC es “el último bastión de la compra tradicional”, también va entrando en el ecommerce. En España, el 54% de los encuestados dice que comprará alimentación online en 2018 y la mitad, el 26%, dice que ya lo hace habitualmente con productos como café, pañales o detergente.

El poder del email cae frente a las redes sociales

Casi la mitad de los consumidores asegura que las redes sociales son su principal medio online de consulta de compras. Una cifra que contrasta con la caída del poder de los emails o newsletters, que sólo inspiran para las compras al 13% de los consumidores. El email está muy por detrás de la influencia de las webs multimarca (que inspiran al 31%), los comparadores online (al 24%) o las propias webs de las compañías (al 20%).

Más allá del precio, lo que hace que los consumidores se decanten por un ecommerce u otro es la posibilidad de hacer devoluciones sin coste – para tres de cada cuatro-, que la entrega del producto sea ese mismo día – para el 53%-, tener información en todo momento sobre donde se encuentra su producto -44%- y la posibilidad de que este se entregue en una hora determinada -37%-.

Para que el producto llegue el mismo día, de hecho, cuatro de cada 10 consumidores se muestran dispuestos incluso a pagar más. Los drones como método de entrega aún no convencen del todo a los españoles, ya que sólo el 16% dice que “no tendría problemas en que se entregara el producto así” y apenas un 20% (cuatro puntos más) está a favor de su uso para productos de poco valor.