Economía

El bono social de luz no arranca: sólo un 6% de hogares con derecho tiene ya la ayuda

El Gobierno calcula que 5,5 millones de clientes tienen derecho a los descuentos para consumidores vulnerables y ya estimó que sólo 2,5 millones acabarían teniéndolo. Pero, de momento, tan sólo 319.000 disfrutan del nuevo sistema de ayudas.

Europa Press

Al nuevo bono social de la luz le sigue costando arrancar. Y tanto el nuevo de clientes que lo han solicitado ya y los que han conseguido acceder a él están muy lejos de las expectativas que el Gobierno contemplaba hace unos meses.

El Gobierno reformó este programa de ayudas contra la pobreza energética para hacerlo más efectivo y ligarlo en mayor medida al nivel de renta de los hogares que lo reciben (hasta la reforma, la mayoría de los hogares que lo percibían era por tener contratada una potencia inferior a los 3 kw, con independencia de la renta familiar).

Según las estimaciones del Ministerio de Energía, recogidas en la memoria económica de la nueva normativa, cerca de 5,5 millones de hogares en España cumplen los requisitos fijados para poder acceder al nuevo bono social (que incluye descuentos de entre el 25% y el 100% de la factura de la luz). El departamento comandado por Álvaro Nadal ya anticipaba que sólo el 45% de todos esos hogares acabarían disfrutando de las ayudas: de los 5,5 millones de clientes con derecho a percibirlo sólo accederían a él unos 2,5 millones.

Sólo 623.000 peticiones de renovación

De momento, las cifras reales están lejísimos incluso de esta última estimación. Hasta ahora, menos de 623.000 hogares han pedido las compañías eléctricas recibir el nuevo bono social y menos de 319.000 han visto aprobada su solicitud por el Ministerio de Energía. Esto es, sólo uno de cada 17 hogares con derecho al nuevo bono lo tiene actualmente (un 5,8% del total); y hoy sólo lo disfruta uno de cada ocho de la cifra estimada por el Gobierno (un 12,7%).

Las eléctricas se quejan de que el Gobierno no ha hecho nada para promocionarlo. El Ministerio ultima una campaña de publicidad

Según datos de las propias compañías de esta misma semana a los que ha accedido El Independiente, Iberdrola ha recibido 278.000 solicitudes hasta ahora y el Gobierno ha aprobado 179.000; Endesa ha tramitado 258.000 peticiones y 99.000 ya disfrutan del bono; Gas Natural Fenosa ha recibido 58.300 peticiones y han sido aprobadas 19.200 (en el caso de esta eléctrica, los datos están menos actualizados y son de hace dos semanas); EDP ha gestionado 20.300 peticiones y 17.400 han sido aprobadas; y Viesgo ha gestionado algo más de 8.000 y han sido activadas 4.400.

El Ministerio de Energía ya se ha visto forzado a tomar medidas de urgencia para salvar el nuevo programa y ha ampliado seis meses el plazo  para solicitar la renovación del bono social: expiraba el 10 de abril y se ha prorrogado hasta el 10 de octubre. El anterior bono social, que se mantendrá vigente hasta octubre, lo disfrutan 2,34 millones de hogares y lo seguirán haciendo durante el periodo de prórroga (actualmente es un descuento del 25% del precio final y de él hoy se benefician algunos clientes con criterios que nada tienen que ver con su nivel de renta). Además, el Gobierno ha reformado los formularios para solicitar el bono para simplificar y facilitar su tramitación tanto por los clientes como por las eléctricas.

Quejas de las eléctricas

Las compañías eléctricas señalan al propio Gobierno como responsable del bajísimo número de solicitudes presentadas por los clientes, ya que consideran que no ha realizado la labor informativa necesaria para dar a conocer la existencia del nuevo bono, las condiciones de acceso a él y para aclarar a los usuarios que los deben solicitar ellos mismos. “Los requisitos para acceder al bono social han mejorado al estar ligados a la renta, pero el Gobierno no los cuenta, no sirve de mucho”, dice un ejecutivo del sector.

A través de la plataforma online lanzada por el Gobierno un millón de usuarios han pedido información del bono

Las compañías se quejan de que toda la labor informativa hasta ahora ha corrido de su parte. Han sido las compañías las que han hecho campañas publicitarias, las que se han puesto en contacto por carta y teléfono con sus clientes que tenían el bono social para que informarles de que tenían que pedir su renovación…

El Gobierno ultima el lanzamiento de una campaña publicitaria en televisión y radio para informar de los criterios para recibir el bono social y de cómo solicitarlo. Fuentes del Ministerio de Energía confirman que el proceso está ya muy avanzado, que la creatividad de los anuncios ya está aprobada y que sólo queda la gestión de su inserción en los medios. El departamento aún no maneja plazos concretos para el lanzamiento de la campaña, pero previsiblemente será en las próximas semanas, y subraya que a través de la plataforma online creada para el nuevo bono han pedido información hasta el momento 1,02 millones de usuarios.

El nuevo bono

El Gobierno sacó adelante el pasado octubre, tras un largo proceso de estudio y negociación política, el nuevo bono social de la luz. Lo hizo casi un año después de que el Tribunal Supremo tumbara por segunda vez el sistema de financiación del programa y con el objetivo compartido de Ejecutivo y oposición de hacerlo más efectivo ligando su recepción al nivel de renta de los beneficiarios (hasta ahora formalmente no figuraba entre los requisitos para acceder a él).

El Gobierno ya auguró que menos de la mitad de los beneficiarios potenciales lo pedirían

El nuevo bono social contempla descuentos del  25, el 40 y el 50% para hogares en función de su grado de vulnerabilidad. El nuevo modelo contempla descuentos del 25% del importe de la factura para los consumidores que se consideren “vulnerables”, aquellos con una renta anual familiar inferior a determinados umbrales de riqueza en función del número de integrantes del hogar.

El Gobierno amplió el descuento hasta el 40% del recibo para los consumidores reconocidos como “vulnerables severos”, que son aquellos cuya renta familiar sea inferior a la mitad de los umbrales establecidos para los consumidores vulnerables.

Las eléctricas harán una aportación adicional para asumir el 50% del recibo de los consumidores que, además que cumplir con los criterios de renta de los vulnerables severos, estén siendo atendidos por los servicios sociales de una Administración autonómica o local. En estos casos, los hogares verán financiado todo el importe de la factura: la mitad por la compañía eléctrica y la otra mitad por los servicios sociales.

Lo pagarán las eléctricas

A pesar de los dos revolcones en el Tribunal Supremo, el Gobierno volvió a cargar a las empresas comercializadoras (o a sus matrices, en el caso de grupos empresariales) la financiación del programa del bono social, en función de su cuota de clientes.

El Ministerio de Energía amplió otra vez el número de comercializadoras obligadas a financiar el bono social. Antes eran alrededor de una veintena, ahora son todas, hasta un total de unas 200 compañías.

El Gobierno cree que de esta manera sortea los problemas legales que han llevado al Supremo a tumbar por dos veces las fórmulas anteriores por discriminatorias y a obligar a indemnizar a las compañías eléctricas por el dinero aportado. Las eléctricas, en cambio, han vuelto a recurrir a la justicia para tumbar el nuevo sistema de financiación del bono.

Comentar ()