Economía

Cambridge Analytica cierra tras el escándalo de la filtración de datos de Facebook

La pérdida de clientes tras la polémica obliga a cerrar a la consultora que trabajó para la campaña del presidente de EEUU, Donald Trump.

logo
Cambridge Analytica cierra tras el escándalo de la filtración de datos de Facebook
Cambridge Analytica echa el cierre tras el escándalo de los datos de Facebook.

Logo de Cambridge Analytica. Flickr/ Thought Catalog

Resumen:

El escándalo de la filtración de datos de Facebook se lleva por delante a Cambridge Analytica y su matriz SCL. El grupo británico habría decidido cerrar el negocio por la pérdida de muchos de sus clientes principales, después de verse envuelta por la polémica, tras conocerse que se había beneficiado de los datos de usuarios de la red social sin contar con su autorización. Cambridge Analytica ha denunciado que había sido "vilipendiada por actividades que no solo son legales, sino también ampliamente aceptadas como un componente estándar de la publicidad online tanto en el ámbito político como comercial". Algunos extrabajadores de la firma, que ha colaborado en importantes campañas políticas como la del presidente de EEUU, Donald Trump, sospechan que la compañía retomará sus actividades con un nuevo nombre

El escándalo de la filtración de datos de Facebook se lleva por delante a Cambridge Analytica y su matriz SCL. La compañía británica de análisis de dato, que trabajó en la campaña del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está preparando el cierre de su negocio, según indica el diario Financial Times.

El grupo británico habría tomado esta decisión por la pérdida de muchos de sus clientes principales, después de verse envuelta por la polémica, tras conocerse que se había beneficiado de los datos de usuarios de la red social sin contar con su autorización.

Para contener la ola de indignación que provocó la noticia, su director ejecutivo, Alexander Nix, ya había anunciado su salida de la empresa. Pero esto no ha sido suficiente para contener el impacto reputacional, que se ha traducido en una continua fuga de clientes.

Cambridge Analytica ha denunciado que había sido «vilipendiada por actividades que no solo son legales, sino también ampliamente aceptadas como un componente estándar de la publicidad online tanto en el ámbito político como comercial» y lamentó haber sufrido el «asedio de los medios», lo que le ha llevado finalmente a echar el cierre.

El anuncio se produce solo una semana después de que Cambridge Analytica lanzara un sitio web para explicar los «hechos detrás de la historia de Facebook», en el que subrayaba que había sido tratado como un «villano de Bond». La compañía, que ha trabajado para campañas políticas de alto perfil, incluye entre sus propietarios a Robert Mercer, un multimillonario inversor de fondos de capital riesgo, conocido por ser uno de los primeros apoyos de Trump en su campaña hacia la presidencia y por haber financiado actividades de los grupos populistas de derechas.

Antiguos empleados de la compañía señalaron que la firma podría reinventarse con un nombre diferente. «Cambridge Analytica como marca es absolutamente tóxica», dijo una persona que trabajó en la compañía, bajo condición de anonimato. «Aunque, garantizado, esa compañía SCL surgirá en alguna otra encarnación o disfraz».