Economía | Empresas

Aena descarta otro caos en la seguridad El Prat: “Los nuevos contratos tienen dinero más que suficiente”

logo
Aena descarta otro caos en la seguridad El Prat: “Los nuevos contratos tienen dinero más que suficiente”
El presidente de Aena, Jaime García-Legaz.

El presidente de Aena, Jaime García-Legaz. europa press

Resumen:

La huelga de los vigilantes privados llevó el caos al aeropuerto de Barcelona el pasado verano. Los paros de los empleados del grupo Eulen, adjudicatario de los servicios de inspección de pasajeros de El Prat, provocaron largas colas de pasajeros en los controles.

El Gobierno reaccionó trasladando a la Guardia Civil para hacer labores de apoyo e imponiendo un laudo que mejoró las condiciones laborales de los vigilantes y sirvió para reforzar la plantilla.

A las puertas del inicio de la temporada alta turística, Aena garantiza que el caos de El Prat no se repetirá este año. El gestor del aeropuerto acaba de adjudicar los contratos de seguridad de gran parte de su red de centros, para lo que ha incrementado un 50% el presupuesto en relación a la anterior licitación.

 

“Hemos firmado los nuevos contratos de seguridad y las compañías ya están en perfectas condiciones para prestar estos servicios”, ha sentenciado el presidente de Aena, Jaime García-Legaz, tras participar en un almuerzo en el Círculo Ecuestre de Barcelona. “Tenemos además el firme compromiso de las adjudicatarias de garantizar la mejor calidad del servicio. No esperamos ninguna incidencia este verano”.

“Los contratos tienen dinero más que suficiente para que los operadores presten el servicio con total garantía”, ha subrayado García-Legaz,  apuntando que los nuevos contratos han sido adaptados para poder asumir los pluses y mejoras retributivas que se incluyeron en el laudo arbitral para poner fin al conflicto laboral en Eulen.

La huelga de los vigilantes privados llevó el caos al aeropuerto de Barcelona el pasado verano. Los paros de los empleados del grupo Eulen, adjudicatario de los servicios de inspección de pasajeros de El Prat, provocaron largas colas de pasajeros en los controles. El Gobierno reaccionó trasladando a la Guardia Civil para hacer labores de apoyo e imponiendo un laudo que mejoró las condiciones laborales de los vigilantes y sirvió para reforzar la plantilla.

A las puertas del inicio de la temporada alta turística, Aena garantiza que el caos de El Prat no se repetirá este año. El gestor del aeropuerto acaba de adjudicar los contratos de seguridad de gran parte de su red de centros, para lo que ha incrementado un 50% el presupuesto en relación a la anterior licitación.

Y los contratos de El Prat se lo han repartido Trablisa (por 41,2 millones por la inspección de pasajeros), Ilunion (23,2 millones por la inspección de equipajes y rondas) y Segurisa (1,8 millones por controlar el centro de gestión aeroportuaria).

“Hemos firmado los nuevos contratos de seguridad y las compañías ya están en perfectas condiciones para prestar estos servicios”, ha sentenciado el presidente de Aena, Jaime García-Legaz, tras participar en un almuerzo en el Círculo Ecuestre de Barcelona. “Tenemos además el firme compromiso de las adjudicatarias de garantizar la mejor calidad del servicio. No esperamos ninguna incidencia este verano”.

En la última licitación, los gigantes del sector de la seguridad como Prosegur y Securitas han renunciado a los grandes lotes de la adjudicación promovida por Aena criticando que el presupuesto asignado era insuficiente para hacer rentable el servicio. “Los contratos tienen dinero más que suficiente para que los operadores presten el servicio con total garantía”, ha subrayado García-Legaz,  apuntando que los nuevos contratos han sido adaptados para poder asumir los pluses y mejoras retributivas que se incluyeron en el laudo arbitral para poner fin al conflicto laboral en Eulen.

En paralelo, Aena pretende convocar en el último trimestre de este año los primeros concursos públicos del macroplán inmobiliario para el aeropuerto de El Prat. Un proyecto de que contempla una inversión total público-privada de 1.264 millones de euros durante 20 años para promover oficinas, hoteles y empresas logísticas en los terrenos próximos al aeropuerto barcelonés.