El árbitro del conflicto de El Prat advirtió que la solución que daría no gustaría a ninguna de las partes. Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social (CES), ha dictado ya el laudo con el que busca poner fin al conflicto entre los trabajadores de los controles de seguridad del aeropuerto de Barcelona y su compañía, Eulen. Y el contenido se acerca bastante a lo que la compañía se había mostrado dispuesta a aceptar y no llega a las aspiraciones de los empleados.

El árbitro obliga a la compañía a aplicar un complemento salarial de 200 euros por doce meses, que sería aplicable con carácter retroactivo desde el pasado 4 de agosto. La cuantía de la subida salarial que es justo lo que Eulen había aceptado auemntar durante la mediación de la Generalitat catalana en la negociación, y se queda lejos de los 350 euros que reclamaba el comité de huelga.

Eulen ya había aceptado aplicar la subida de 200 euros. Los trabajadores pedían 350

El complemento de 200 euros que establece el árbitro absorberá los anteriores complementos existentes por puesto de trabajo en Aena. El salario base de un trabajador de seguridad de aeropuerto asciende a 1.100 euros brutos (907 euros más pluses) cada mes.

Más plantilla y sanciones anuladas

Peña obliga también a reforzar la plantilla con cinco trabajadores más en cada filtro de seguridad, con un corre-turnos de 25 puestos de trabajo en las franjas de máxima afluencia y horas punta en temporada alta (verano, Semana Santa, Mobile Wordl Congress…). El personal adicional servirá en temporada baja para garantizar los descansos de los trabajadores.

En paralelo, el árbitro impone la anulación de las sanciones impuestas y los expedientes abiertos contra los empleados, al tiempo que reclama el fin de las huelgas. Ambas partes “no deberán adoptar nuevas medidas de conflicto y huelga relacionadas con las materias del laudo” y  “no deberán producir efectos las medidas disciplinarias adoptadas en relación con el desarrollo del conflicto”.

Obligado cumplimiento

El laudo es de obligado cumplimiento, así que tanto la compañía como los trabajadores están forzados a acatarlo. La dirección de Eulen ya había adelantado que asumiría el contenido de la solución del árbitro y hoy ha confirmado que “lo acatará y lo pondrá en marcha”.

Está por ver la valoración que hacen los trabajadores, que explicarán en rueda de prensa el próximo sábado. El lunes los trabajadores de los controles de seguridad están convocados a una asamblea donde se determinará si las medidas del laudo pueden considerarse “suficientes” para solucionar el conflicto. De momento, están previstos nuevos paros a partir del 8 de septiembre en protesta por los despidos ejecutados por la empresa.