Economía

Mahou fía su crecimiento a la cerveza artesana y dispara su inversión en innovación

El grupo cervecero redujo un 4,1% su resultado de explotación en 2017, pese a batir su récord de ingresos, que alcanzaron los 1.262,2 millones

logo
Mahou fía su crecimiento a la cerveza artesana y dispara su inversión en innovación
Mahou fía su crecimiento a las cervezas artesanas y dispara su inversión en innovación.

Principales productos de la compañía cervecera Mahou San Miguel. Europa Press

Resumen:

Mahou San Miguel ha cerrado 2017 con un incremento de los ingresos del 3,4%, hasta un nivel récord de 1.262,2 millones euros. Sin embargo, su resultado de explotación ha caído un 4,1%, debido al incremento de las inversiones, que se elevaron un 13%, hasta los 88 millones.

El grupo defiende que el futuro de las cervezas pasa por la innovación y por el creciente desarrollo de productos artesanos. Por esa razón, Mahou San Miguel adquirió en 2017 una participación del 40% en el grupo de cerveza artesana estadounidense Avery Brewing.

Esta decidida apuesta por las cervezas artesanas responde a la convicción de la compañía de que aún no existe una sobreoferta de estos productos en los mercados.

El grupo ha puesto en el mercado más de veinte productos nuevos desde 2014 y tiene en marcha otros cuarenta con intención de lanzarlos hasta 2020.

Más de un tercio del incremento del volumen de ventas provino de productos ligados a la innovación y hasta un 60% del valor del aumento del valor de las ventas se debió directamente a los nuevos productos lanzados en los últimos cinco años.

“Muchas veces se ha dicho que el sector de la cerveza no es innovador. Pero ahora mismo el negocio está en un proceso de reinvención”, asegura convencido el director general de Mahou San Miguel, Alberto Rodríguez-Toquero. Con esa idea en el horizonte, a los responsables de la compañía cervecera no parece importarles haber cerrado el ejercicio 2017 con un recorte del resultado de explotación de más del 4%, a pesar de haber batido su propio récord de facturación, al alcanzar los 1.262,2 millones de euros.

La clave de esta caída de los resultados se encuentra en el incremento de las inversiones, que alcanzaron el año pasado los 88 millones de euros, un 13,1% más que en 2016. Esta partida, que se ha dirigido principalmente a la innovación en productos y procesos, al desarrollo de marcas y a mejoras en logística e instalaciones, tiene como fin último promover el crecimiento futuro. Y el grupo no piensa variar su estrategia: en 2018 prevé inversiones de igual o mayor calado. “Estamos satisfechos con nuestros resultados. Sabemos que en ocasiones hay que dar un paso atrás para coger impulso”.

Rodríguez-Toquero defiende que el futuro de las cervezas pasa por la innovación y por el creciente desarrollo de productos artesanos. Por esa razón, Mahou San Miguel adquirió en 2017 una participación del 40% en el grupo de cerveza artesana estadounidense Avery Brewing, que se suma a sus inversiones en la también estadounidense Founders o las españolas Nómada Brewing y La Salve. Una gama de productos que podría ampliarse en los próximos años a través de nuevas compras: “No dejamos de mirar cosas todos los días. Miramos en Estados Unidos y miramos en Europa, porque creemos que el crecimiento está en esta parte más que en las cervezas de gran consumo”, apunta.

Y para tener una mejor ventana de acceso a esta área del negocio, la compañía tiene previsto invertir 11 millones de euros para poner en marcha en Córdoba un Brewhub, el primer centro de colaboración para la elaboración de cervezas. El grupo pondrá sus instalaciones a disposición de aquellos productores que carezcan de un lugar donde llevar a cabo sus productos. “Vamos a prestar un lugar a fabricantes que luego estarán compitiendo con nuestros productos en el mercado. Pero estamos seguros de que nos va a reportar muchas satisfacciones. Esta es una manera más de reinventarnos e innovar”, observa el directivo de Mahou San Miguel.

La compañía tiene en marcha 40 proyectos para el lanzamiento de nuevos productos hasta 2020

Esta decidida apuesta por las cervezas artesanas responde a la convicción de la compañía de que aún no existe una sobreoferta de estos productos en los mercados. En cualquier caso, el grupo es muy selectivo y prudente en el análisis de sus inversiones en este segmento, sabedor de que “se producirá una selección natural y algunos productos quedarán en el camino, pero como ocurre en cualquier negocio”, explica Rodríguez-Toquero.

Pero la apuesta de Mahou por la innovación abarca mucho más que el crecimiento inorgánico y las cervezas artesanas. El grupo ha puesto en el mercado más de veinte productos nuevos desde 2014 y tiene en marcha otros cuarenta con intención de lanzarlos hasta 2020. Sólo en 2017, se estrenó la Mahou Barrica Bourbon -la empresa ha invertido 2,8 millones de euros para crear una bodega de barricas en su centro de producción de Alovera-, la Mahou 0,0 Tostada, la San Miguel Manila y la Alhambra Especial Sin. Y este año ya está previsto que vean las luz la Mahou y San Miguel Radler -con zumo de limón-, una edición limitada y vintage de Alhambra, que solo se comercializará en Granada, y una gama de productos para el cuidado del día a día de la mano de Solán de Cabras.

A este respecto, de el área de agua mineral y bebidas a base de agua mineral y zumos volvió a liderar los volúmenes de ventas, con un crecimiento superior al 12%, frente al 2,8% que aumentaron las ventas de cerveza, hasta totalizar entre ambos segmentos un volumen de ventas de 16,6 millones de hectolitros, un 3,1% más que el ejercicio anterior.

Más de un tercio del incremento del volumen de ventas provino de productos ligados a la innovación y hasta un 60% del valor del aumento del valor de las ventas se debió directamente a los nuevos productos lanzados en los últimos cinco años.

Con esas cifras, los responsables de Mahou San Miguel se muestran convencidos de lo acertado de su estrategia de ganar impulso y apuestan por mantener un rumbo que confían les permita seguir liderando el sector y marcar el camino a sus competidores.