Economía | EmpresasEliminaría el 70% de la oferta actual si consigue que la medida sea retroactiva

Valencia quiere prohibir los pisos turísticos que no estén en bajos o primeras plantas

El Ayuntamiento prepara una enmienda a la Ley del Turismo para recuperar el control sobre estos establecimientos y estudia si puede aplicarla de manera retroactiva.

logo
Valencia quiere prohibir los pisos turísticos que no estén en bajos o primeras plantas
Turistas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

Turistas en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. europa press

Resumen:

Valencia quiere limitar la expansión de los pisos turísticos. El Ayuntamiento de la ciudad va a presentar una enmienda a la ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Generalitat Valenciana para que el consistorio “recupere el control” sobre los alojamientos turísticos, que en la capital quiere limitar a la planta baja o el primer piso,.

La enmienda pretende que tan solo se puedan inscribir como pisos turísticos en el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat aquellos apartamentos en los que el Ayuntamiento dé un informe preceptivo obligatorio por parte de Urbanismo, que dé la “aceptación de compatibilidad” de uso turístico.

De esta forma, solo se aceptarán como apartamentos turísticos aquellos pisos en los que el consistorio dé una “posición favorable” y que, según el Plan General de Ordenación Urbana, deberán estar en la planta baja o en el primer piso.

La medida podría afectar a entre un 65 y 70% de las viviendas que actualmente se utilizan como apartamentos turísticos, para las que en este momento solo es necesaria una declaración de responsabilidad ante el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat.

Valencia quiere limitar la expansión de los pisos turísticos. El Ayuntamiento de la ciudad va a presentar una enmienda a la ley de Turismo, Ocio y Hospitalidad de la Generalitat Valenciana para que el consistorio “recupere el control” sobre los alojamientos turísticos, que en la capital quiere limitar a la planta baja o el primer piso, según el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de la ciudad.

La enmienda, que ha sido presentada este jueves en rueda de prensa por la concejala de Desarrollo Económico y Turismo, Sandra Gómez, pretende que tan solo se puedan inscribir como pisos turísticos en el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat aquellos apartamentos en los que el Ayuntamiento dé un informe preceptivo obligatorio por parte de Urbanismo, que dé la “aceptación de compatibilidad” de uso turístico.

De esta forma, solo se aceptarán como apartamentos turísticos aquellos pisos en los que el consistorio dé una “posición favorable” y que, según el Plan General de Ordenación Urbana, deberán estar en la planta baja o en el primer piso. “Tan solo se podrán inscribir en el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat los inmuebles que cuenten con la previa obtención del informe urbanístico de compatibilidad que permita dicho uso que establezca cada ayuntamiento”, recoge la enmienda que presenta el consistorio.

Hasta el 70% de la oferta actual, en peligro

Gómez ha explicado que esta medida podría afectar a entre un 65 y 70% de las viviendas que actualmente se utilizan como apartamentos turísticos, para las que en este momento solo es necesaria una declaración de responsabilidad ante el Registro de Viviendas Turísticas de la Generalitat.

En este sentido, solo entre el 30 y 35% de los apartamentos turísticos que hay en València entrarían dentro de los parámetros de la enmienda, aunque en cuanto al carácter retroactivo de la enmienda, Gómez ha indicado que enviarán un informe a la abogacía para que se pronuncie, ya que rigen otros principios, como el de seguridad jurídica, que tienen que tener en cuenta a la hora de legislar.

La enmienda servirá para que cada Ayuntamiento de la Comunitat determine la regulación de los apartamentos turísticos en sus municipios, ya que para Gómez cada ayuntamiento debe tener la “potestad” de elegir sus normas porque considera que es “importante” que tengan “capacidad para regular”, incluso por barrios.

La concejala ha señalado que esta nueva regulación, que entiende que todos los grupos políticos de Les Corts aprobarán, es “bastante restrictiva” y supone “un buen muro”, ya que el nivel de saturación de Valencia no es el mismo que el de otras ciudades como Mallorca. “Se ha acabado comprar pisos para hacer negocio. Se ha acabado hacer negocio con viviendas que deben cumplir un uso residencial y no lucrativo”, ha destacado.

El boom del alquiler “afecta a la ciudad”

La concejala de Turismo del Ayuntamiento de Valencia ha indicado que los alojamientos turísticos “afectan a la ciudad, no solo al modelo turístico”, ya que repercute en el precio de la vivienda y de los alquileres y “en algunos casos” hace competencia desleal a los hoteles.

En este sentido, Gómez ha explicado que en Valencia los apartamentos superan en número a los hoteles, ya que la ciudad cuenta actualmente con 4.714 viviendas registradas y 18.000 plazas. Sin embargo, ha precisado que los hoteles son quienes llevan el “gran peso” del negocio de los alojamientos en la ciudad, con más de 3.900.000 pernoctaciones; mientras que los pisos tienen “poco más” de dos millones, lo que supone una “diferencia importantísima”.

Asimismo, Gómez se ha reunido con la presidenta de la Federación de Vecinos, María José Broseta, y con el presidente de Unión Hotelera, Ximo Solá, para crear una “mesa formal de trabajo” sobre los apartamentos turísticos a la que estarán invitados las asociaciones que representen a las plataformas colaborativas, para “hacer un seguimiento del problema”.

“Necesitamos un modelo de destino sostenible, que genere alojamientos de calidad, que estén dentro de la regulación que establezca la norma local y que garantice la convivencia con los residentes”, ha señalado Gómez.