Economía

La CEOE y los sindicatos intercambian golpes y se alejan de un posible pacto salarial

logo
La CEOE y los sindicatos intercambian golpes y se alejan de un posible pacto salarial
Los secretarios generales de CC.OO y UGT, Unai Sordo (i) y Pepe Álvarez, presentan los actos y manifestaciones organizados para el Primero de Mayo, una jornada que quieren centrar en la reivindicación de mejores empleos, mayores salarios, pensiones dignas y más igualdad.

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez. EFE

Resumen:

En lugar de estar suscribiendo un pacto salarial con recomendaciones para los negociadores de los convenios colectivos, la patronal CEOE-Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT se enzarzado en las últimas horas en un intercambio de golpes que, al margen de responsabilidades, no hace sino acercar un escenario de ruptura de negociaciones, como ocurrió el pasado año. La tensión entre las partes ha crecido tras las últimas reuniones. Tras la celebrada este lunes, la patronal hizo público un inusual comunicado en el que acusaba tanto  CCOO como a UGT de buscar "cualquier excusa" para romper la negociación del IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), en el que se enmarca la cuestión de los salarios, "tal y como hicieron el año pasado". El comunicado no era sino una respuesta preventiva a la convocatoria de protestas ante la sedes patronales por parte de los sindicatos, que se ha materializado este martes, y que a ojos de los empresarios no es sino una forma de "buscar el foco mediático perdido en otras movilizaciones donde han tenido un papel secundario".

En lugar de estar suscribiendo un pacto salarial con recomendaciones para los negociadores de los convenios colectivos, la patronal CEOE-Cepyme y los sindicatos CCOO y UGT se enzarzado en las últimas horas en un intercambio de golpes que, al margen de responsabilidades, no hace sino acercar un escenario de ruptura de negociaciones, como ocurrió el pasado año.

La tensión entre las partes ha crecido tras las últimas reuniones. Tras la celebrada este lunes, la patronal hizo público un inusual comunicado en el que acusaba tanto  CCOO como a UGT de buscar «cualquier excusa» para romper la negociación del IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (AENC), en el que se enmarca la cuestión de los salarios, «tal y como hicieron el año pasado».

El comunicado no era sino una respuesta preventiva a la convocatoria de protestas ante la sedes patronales por parte de los sindicatos, que se ha materializado este martes, y que a ojos de los empresarios no es sino una forma de «buscar el foco mediático perdido en otras movilizaciones donde han tenido un papel secundario».

«Lejos de avanzar en las reuniones mantenidas hasta hoy, los representantes de los dos sindicatos han puesto de manifiesto su falta de compromiso para la consecución del acuerdo», zanjaba el comunicado.

La respuesta sindical

A última hora de la tarde, CCOO y UGT dieron una primera respuesta en otro comunicado conjunto. Los sindicatos expresaron su «sorpresa» ante la reacción pública de las organizaciones empresariales manifestando su temor por que abandonen la mesa de negociación colectiva.

«CCOO y UGT tememos que esto pueda ser el preludio del abandono de la mesa por las organizaciones empresariales, que a lo largo de las sucesivas reuniones se han enrocado en argumentaciones circulares, no comprometidas con el papel que el diálogo social debe jugar en el refuerzo las relaciones laborales del país», lamentaba el comunicado.

Este martes, los sindicatos se han manifestado a las puertas de 50 sedes patronales de toda España. Si bien, la principal concentración ha tenido lugar ante el número 50 de Diego de León, en Madrid, lugar al que han acudido los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez.

Durante la concentración, han declarado a los medios de que «no vale cualquier acuerdo» de negociación colectiva «ni dar un portazo» a la negociación, informa Europa Press. «La negociación de los salarios o acaba en acuerdo o habrá conflicto, pero lo que no habrá será un desacuerdo pacífico», han dicho.

«No va a acabar sencillamente sin acuerdo, va a acabar con movilizaciones hasta que finalmente la patronal se siente en una mesa y sea capaz de entender cuál es la situación real que vive nuestro país. O hay acuerdo o va a haber conflicto», ha subrayado Álvarez.

Tanto la patronal como los sindicatos aseguran que su voluntad es seguir negociando, pero el tiempo se acaba. El año pasado las negociaciones fracasaron tras extenderse hasta el mes de septiembre. En esta ocasión, fuentes próximas a las conversaciones concretan que no tendría sentido ir más allá del mes de junio.

Las dos propuestas en pugna

Por el momento, las partes no se han movido de sus posiciones. La patronal aboga por incrementos salariales con una parte fija de subida de un 2%, «algo superior para los salarios más bajos, y una parte variable, que será definida en cada convenio en función de la productividad, el empleo, la formación o la reducción del absentismo.

Además, los empresarios quieren potenciar el uso de medidas de flexibilidad en la gestión de las relaciones laborales para abordar situaciones coyunturales, especialmente en materia de distribución irregular de la jornada y movilidad; impulsar las entidades bipartitas definidas en el nuevo mapa sectorial; analizar las causas del absentismo y establecer criterios para reducirlo o por reforzar el papel de la negociación colectiva en temas de igualdad.

Por su parte, UGT y CCOO han planteado a las organizaciones empresariales que una subida entre el 0% y el 2% no garantiza ni siquiera el mantenimiento del poder adquisitivo y es, además, cicatera frente a la boyante situación en la que se encuentran las empresas. Por tanto, consideran que es necesario plantear que los salarios ganen poder de compra y se recuperen de la devaluación sufrida durante la crisis.

Comentar ()