Directivos | Economía

Carta del fundador de Cabify a Iglesias y Montero: “Vivo en Tetuán, no en San Francisco ni Galapagar”

logo
Carta del fundador de Cabify a Iglesias y Montero: “Vivo en Tetuán, no en San Francisco ni Galapagar”
El cofundador de Cabify, Juan de Antonio.

El cofundador de Cabify, Juan de Antonio. EFE

Resumen:

El cofundador de Cabify, Juan de Antonio, ha enviado una carta abierta a Podemos y a sus dos principales dirigentes, Pablo Iglesias e Irene Montero, en la que les invita a “aparcar diferencias y hablar”.

La firma de alquiler de vehículos con conductor (VTC) manda la misiva pese a haber anunciado acciones judiciales contra la formación política, tras no lograr un acuerdo en la vista de conciliación a la que ambas partes acudieron este viernes.

“Me llamo Juan y no vivo en San Francisco ni en Galapagar, vivo en Tetuan”, se presenta el fundador de Cabify en su carta, en clara referencia a las acusaciones de Podemos sobre de ser una multinacional extranjera y a la nueva vivienda recientemente adquirida en dicha localidad madrileña por los dirigentes de la formación.

El cofundador de Cabify, Juan de Antonio, ha enviado una carta abierta a Podemos y a sus dos principales dirigentes, Pablo Iglesias e Irene Montero, en la que les invita a “aparcar diferencias y hablar”.

La firma de alquiler de vehículos con conductor (VTC) manda la misiva pese a haber anunciado acciones judiciales contra la formación política, tras no lograr un acuerdo en la vista de conciliación a la que ambas partes acudieron este viernes, informa Europa Press.

“Me llamo Juan y no vivo en San Francisco ni en Galapagar, vivo en Tetuan”, se presenta el fundador de Cabify en su carta, en clara referencia a las acusaciones de Podemos sobre de ser una multinacional extranjera y a la nueva vivienda recientemente adquirida en dicha localidad madrileña por los dirigentes de la formación.

En su carta, Juan de Antonio defiende que Cabify “es” los “1.700 empleados que trabajan día a día para hacer de las ciudades lugares mejores para vivir”.

“En varias ocasiones os hemos mostrado cómo está estructurada nuestra compañía y el impacto positivo que está generando y, sin embargo, seguís contando como verdaderas cosas que no son”, indica De Juan. “Seguimos dispuestos a volver a mostrároslo y dialogar”, asegura.

“Como no podía ser de otra forma siendo alguien que viene de la enseñanza pública y ama su país, Cabify paga en España el 100% de los impuestos de su actividad económica y mantiene aquí la propiedad intelectual de la tecnología que desarrollamos”, defiende haciendo referencias a lo público.

“Además, Cabify contribuye a generar miles de puestos de trabajo” y, “por todo ello, siento un orgullo enorme por lo que estamos construyendo”.

“Tenemos claro que no somos perfectos así que estamos encantados de recibir cualquier crítica constructiva sobre nuestra empresa. Pero no vamos a tolerar que se mienta de forma mal intencionada para destruir algo en los que creemos y que, además, es bueno para la sociedad”, defiende Juan de Antonio en su carta.

“Hace ya siete años que creamos Cabify en España buscando transformar nuestras ciudades y mejorar la vida de los ciudadanos. Hemos trabajado duro para llegar hasta aquí y lo seguiremos haciendo”, concluye el fundador de la empresa de VTC, que finaliza reiterando su invitación al diálogo con Podemos, “aparcando diferencias y hablando”.

Denuncia de Cabify

La compañía ha decidido emprender aacciones judiciales contra Podemos por considerar que esta formación política ha cometido una presunta infracción contra su derecho al honor, su modelo de negocio, sus empleados y sus socios. Así lo anunció la compañía de alquiler de vehículos con conductor (VTC) tras saldarse sin acuerdo entre las dos partes la vista de conciliación que tuvo lugar este viernes en un juzgado de Madrid.

La vista fue planteada por Cabify con el fin de solicitar a la formación que dirige Pablo Iglesias una “rectificación pública” de los “mensajes falsos” que, según asegura, su partido transmite públicamente sobre la “presunta ilegalidad de la actividad de la empresa, su tributación, su modelo laboral y sus supuestas prácticas anticompetitivas”.

“Estos mensajes no sólo han dañado gravemente la reputación de la compañía y del sector, sino también la de sus empleados y sus socios”, indicó Cabify en un comunicado.

La compañía planteó la conciliación tras no prosperar sus “repetidos intentos” de acercamiento a Podemos para “informarle de primera mano” sobre su negocio y actividad, y “acreditarle con documentos” la “falta de veracidad de sus acusaciones”.

La firma de VTC asegura haber expuesto estos datos en la vista de conciliación, que tuvo lugar este viernes, en la que, no obstante, Podemos “persistió en su negativa a rectificar sus acusaciones sobre Cabify”. Por ello, “y habiendo agotado todas las vías de diálogo posibles”, la compañía anunció que interpondrá las referidas acciones legales.

De su lado, tras la vista, Podemos ha denunciado que Cabify ha tratado de “asustarles y amedrentarles, como hacen las grandes empresas de Estados Unidos, con sus grandes bufetes de abogados”. “Su planteamiento era que nos disculpáramos, pero estamos muy cansados de que venga gente a España a pensar que pueden hacer lo que les dé la gana”, declaró el cofundador y exdirigente de Podemos, Juan Carlos Monedero.

“Les hemos dicho que no nos retractamos, que no tenemos miedo y que tomen las medidas que consideren, porque nos van a tener defendiendo al sector del taxi”, añadió. “No nos va a poner una mordaza ninguna multinacional”, indicó, de su lado, la portavoz parlamentaria de la formación, Irene Montero.

Guerra con el taxi

El contencioso entre Cabify y Podemos tiene lugar en medio de la ‘batalla’ abierta desde hace unos años entre el sector del taxi y las empresas de VTC. El gremio de taxistas se ha venido movilizando en contra de la competencia desleal que considera plantean estas firmas.

De su lado, el anterior Gobierno aprobó distintas medidas y requisitos para las empresas como Uber y Cabify, respecto a las que ‘chocó’ con la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que recurrió al Supremo todas estas medidas legales

Este Alto Tribunal ha fallado recientemente sobre el primero de estos recursos para avalar las medidas aprobadas por el Ejecutivo en 2015 que limitan la concesión de licencias de VTC a una por cada treinta que se dan al taxi, un ratio que, precisamente, el anterior Gobierno elevó a rango de ley.