CaixaBank ha acordado vender el 80% de su negocio inmobiliario a Lone Star. Concretamente, a los fondos Lone Star Fund X y Lone Star Real Estate Fund V. La operación incluye principalmente la cartera de activos inmobiliarios disponibles para la venta a 31 de octubre de 2017 y el 100% del capital social de Servihabitat, según ha informado a la CNMV.

El valor bruto de los activos inmobiliarios a 31 de octubre de 2017 era de aproximadamente 12.800 millones con un valor neto contable aproximado de 6.700 millones.

Cuando CaixaBank complete la recompra del 51% de Servihabitat anunciada el pasado 8 de junio, operación todavía pendiente de autorización por parte de la CNMC, el grupo catalán aportará el negocio inmobiliario a una nueva compañía de la que posteriormente venderá el 80% a Lone Star, reteniendo una participación del 20%.

La valoración inicial atribuida en la operación al 100% del negocio inmobiliario asciende aproximadamente a 7.000 millones de euros. CaixaBank desarrollará la transacción a través de su filial inmobiliaria Building Center.

La operación tendrá un impacto neutro en la cuenta de resultados y mejorará en 30 puntos su ratio solvencia

El precio de la venta del 80% de la Compañía será el 80% de la valoración final del negocio inmobiliario a la fecha de cierre de la transacción, que dependerá del número de activos inmobiliarios que permanezcan en la compañía en esa fecha.

Como parte de la operación, Servihabitat seguirá prestando el servicing a los activos inmobiliarios del grupo CaixaBank durante cinco años «en virtud de un nuevo contrato que permitirá a CaixaBank alcanzar un mayor grado de flexibilidad y eficiencia, incluida la reducción de costes y los ahorros anunciados el 8 de junio de 2018 en relación con la recompra del 51% de Servihabitat», explica la compañía.

CaixaBank prevé un ahorro de costes de 550 millones en los tres próximos años

Lone Star y CaixaBank firmarán en el cierre de la operación un acuerdo para regular sus relaciones como socios de la compañía.

El cierre de la venta implicará la desconsolidación del negocio inmobiliario y se estima, a fecha de hoy, que tendrá un impacto neutro en la cuenta de resultados y un impacto positivo de 30 puntos básicos en la ratio de capital CET 1 fully loaded.

El impacto combinado de la Operación junto con la recompra del 51% de Servihabitat por CaixaBank se estima en 15 puntos básicos de la ratio de capital CET 1 fully loaded.

Los ahorros de costes a alcanzar a través de la operación se estiman en 550 millones antes de impuestos durante los tres años siguientes.

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, señala que la “operación supone adelantar varios años nuestros objetivos estratégicos de reducción de activos improductivos, permitiendo posicionar a CaixaBank como uno de los bancos con el balance más saneado del mercado español”