Economía | EmpresasPAROS EN RYANAIR, PERSONAL DE TIERRA DE IBERIA Y LAS EMPRESAS DE HANDLING

Los aeropuertos, en alerta: negociaciones in extremis para evitar un caos por las huelgas

logo
Los aeropuertos, en alerta: negociaciones in extremis para evitar un caos por las huelgas
Colas en los controles del aropuerto de El Prat por la huelga de empleados de seguridad el verano pasado.

Colas en los controles del aropuerto de El Prat por la huelga de empleados de seguridad el verano pasado. Efe

Resumen:

Los aeropuertos españoles se enfrentan a una semana caliente. En plena temporada alta, el sector aéreo afronta la próxima semana hasta cuatro convocatorias de huelga a partir del miércoles.

Los azafatos de Ryanair, el personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Barcelona, los 60.000 empleados de las empresas de handling en todos los aeropuertos y la plantilla de la empresa de asistencia en tierra WFS…

Con la mediación del Gobierno central o de la Generalitat catalana, según los casos, las compañías y los sindicatos mantienen abiertas estos días negociaciones in extremis para tratar de acercar posturas y evitar la huelga.

Algunos de los paros se solapan en los mismos días, otros se suceden, pero la confluencia de todos los conflictos laborales puede acabar provocando momentos de caos en las operaciones de los aeropuertos, como ha sucedido en veranos anteriores, según advierten varias fuentes del sector aéreo.

Los aeropuertos españoles se enfrentan a una semana caliente. En plena temporada alta, el sector aéreo afronta la próxima semana hasta cuatro convocatorias de huelga a partir del miércoles.

Los azafatos de Ryanair, el personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Barcelona, los 60.000 empleados de las empresas de handling en todos los aeropuertos y la plantilla de la empresa de asistencia en tierra WFS…

Con la mediación del Gobierno central o de la Generalitat catalana, según los casos, las compañías y los sindicatos mantienen abiertas estos días negociaciones in extremis para tratar de acercar posturas y evitar la huelga.

Algunos de los paros se solapan en los mismos días, otros se suceden, pero la confluencia de todos los conflictos laborales puede acabar provocando momentos de caos en las operaciones de los aeropuertos, como ha sucedido en veranos anteriores, según advierten varias fuentes del sector aéreo.

Ryanair: 75.000 afectados en España

Ryanair se dispone a cancelar unos 600 vuelos en toda Europa durante los dos días de huelga a los que están convocados sus azafatos en varios países del continente los próximos miércoles y jueves, 25 y 26 de julio. España será el país en el que se concentrará el mayor número de cancelaciones: en torno a 400 vuelos serán suspendidos y cerca de 75.000 pasajeros se verán afectados sólo en los vuelos con origen o destino en España.

Unos 4.000 tripulantes de cabina están convocados a la huelga en Bélgica, Portugal, Italia y también en España (con 1.800 azafatos) en protesta por las condiciones laborales en la compañía, singularmente por la aplicación a toda la plantilla del marco laboral irlandés y no de cada uno de los países en que tienen su base de operaciones los trabajadores. Ryanair sorteó las huelgas de pilotos en las fiestas de Navidad a base de mejoras laborales, de momento en el caso de los tripulantes los avances son insuficientes.

La dirección de la aerolínea y representantes de los sindicatos USO y Sitcpla han mantenido encuentros con la mediación de la Dirección de Trabajo y los seguirán teniendo. El gigante del bajo coste da por hecho que el acuerdo con los sindicatos es cuestión de tiempo, pero que no llegará a tiempo como para que queden desconvocados los paros de la próxima semana. Así que la compañía ya ha empezado a reubicar a los pasajeros en otros vuelos o a reembolsarles el importe.

Todos los frentes del personal de tierra

Los conflictos laborales en el sector de la asistencia en tierra en los aeropuertos tiene varios frentes abiertos. Los sindicatos amenazan con una huelga a partir el domingo 29 de julio en todos los aeropuertos españoles por el estancamiento de las negociaciones del nuevo convenio colectivo del sector del handling; el personal de tierra de Iberia en el aeropuerto de Barcelona está llamado a paros el 27 y 28 de julio y el 3 y 4 de agosto; y la plantilla de la empresa WFS está convocada a una huelga indefinida que arrancará el 26 de julio.

Las negociaciones que más encarriladas parecen son las que mantienen la patronal del handling Aseata y los sindicatos UGT, CCOO y USO. Ya hay un principio de acuerdo y se han desbloqueado los puntos más conflictivos de la negociación del nuevo convenio (las condiciones de subrogación de empleados entre empresas y los complementos salariales por jornada irregular o nocturnidad). Este viernes pueden sellar un pacto definitivo en la nueva reunión en el Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA).

Los representantes sindicales habían planteado de momento sólo una amenaza de huelga, no estaba convocada, pero estaba prevista para el 29 de julio y a ella estaban llamados los más de 60.000 empleados de la asistencia en tierra de todos los aeropuertos españoles. La amenaza de huelga se difumina, e incluso si el próximo encuentro se tuerce y no hay acuerdo, los paros quedarían aplazados hasta agosto (la convocatoria requiere al menos un plazo de 10 días de antelación).

Personal de tierra de Iberia en Barcelona

Iberia ya se reunió este miércoles con los sindicatos del personal de tierra de El Prat con el Departament de Treball de la Generalitat catalana como mediador, y no hubo acuerdo. Este jueves mantendrán un encuentro bilateral ambas partes, para volver a sentarse con Treball el viernes.

El comité de empresa del personal de tierra en el aeropuerto de Barcelona ha convocado cuatro jornadas de huelga, el 27 y el 28 de julio y el 3 y el 4 de agosto. Los sindicatos denuncian la situación de “sobrecarga de trabajo” que sufre la plantilla en el centro barcelonés, y la vinculan con el hecho de que la plantilla tenga que atender también a vuelos de Vueling (integrada como Iberia en el holding IAG) porque la aerolínea catalana programa vuelos cuya operativa no puede atender.

También están convocada huelga en la empresa de handling WFS, cuyo principal clientes es el grupo Norwegian. Los sindicatos denuncian que la empresa se niega a cumplir con las condiciones de subroagación entre compañías y que se niega a aplicar las mejoras salariales con carácter retroactivo a 2016. Los paros afectan a los aeropuertos de Madrid, Sevilla, Santiago, Vitoria y Asturias, y arrancarán el 26 de julio para ser indefinidos a partir de entonces.