Economía

Cabify se compromete a trasladar su sede fiscal desde Delaware a España

logo
Cabify se compromete a trasladar su sede fiscal desde Delaware a España

Un vehículo de Cabify deja a un pasajero en la estación de Atocha, en Madrid. EFE

Resumen:

Cabify quiere zanjar una de las polémicas que ha acompañado a la empresa desde su creación. En la mañana de este martes la plataforma de transporte ha anunciado su intención de trasladar su sede fiscal desde Delaware, uno de los estados que componen Estados Unidos, hasta Madrid. "Es algo que ya teníamos previsto, que estaba dentro de los planes de la empresa, pero hemos querido adelantarlo para cerrar de una vez esta discusión", explica el responsable de Cabify en España, Mariano Silveyra, a El Independiente. "Ya no nos van a poder acusar de estar en un paraíso fiscal, algo que no es siquiera cierto ya que Delaware es una región con beneficios fiscales para las empresas, sí, pero no es un paraíso fiscal", dice. Este cambio en el domicilio fiscal todavía no tiene fecha, pero es algo que Cabify quiere hacer "de forma pública, y no de forma interna como estaba en nuestros planes", para arrebatar al taxi uno de los pilares en los que han apoyado su argumentación contra el sector de las VTC, alegando que no pagan impuestos en España.

Cabify quiere zanjar una de las polémicas que ha acompañado a la empresa desde su creación. En la mañana de este martes la plataforma de transporte ha anunciado su intención de trasladar su sede fiscal desde Delaware, uno de los estados que componen Estados Unidos, hasta Madrid.

«Es algo que ya teníamos previsto, que estaba dentro de los planes de la empresa, pero hemos querido adelantarlo para cerrar de una vez esta discusión», explica el responsable de Cabify en España, Mariano Silveyra, a El Independiente. «Ya no nos van a poder acusar de estar en un paraíso fiscal, algo que no es siquiera cierto ya que Delaware es una región con beneficios fiscales para las empresas, sí, pero no es un paraíso fiscal«, dice.

Este cambio en el domicilio fiscal todavía no tiene fecha, pero es algo que Cabify quiere hacer «de forma pública, y no de forma interna como estaba en nuestros planes», para arrebatar al taxi uno de los pilares en los que han apoyado su argumentación contra el sector de las VTC, alegando que no pagan impuestos en España.

«Queremos eliminar este debate, se acabó. Estas acusaciones distraen de los verdaderos problemas y además son falsas, así que de esta manera queremos ponerles fin», explica Silveyra, que sí advierte de que todavía no hay una fecha exacta para que se formalice el cambio, ya que hay que poner en marcha diferentes cuestiones legales y fiscales «que no son sencillas y llevan su tiempo».

Un paraíso para las empresas

Con 5.130 kilómetros cuadrados de extensión, Delaware es el segundo estado más pequeño de Estados Unidos. Tiene poco menos de un millón de habitantes, está situado en la costa Este, entre Nueva Jersey y Maryland, y tiene unos ingresos medios por persona que rondan los 50.000 euros.

La capital, Dover, no es su principal atractivo. Sí que lo son las exenciones de impuestos que tienen las empresas que colocan su residencia fiscal entre sus fronteras, aunque deben cumplir una condición: no prestar servicio en Delaware. Así, no debe sorprender que Delaware cuente con más de 250.000 empresas registradas en su territorio, con un ratio de una empresa por cada cuatro habitantes.

No hace falta contratar los servicios de un gran asesor fiscal para trasladar allí la sede tributaria de tu empresa. Basta con nombrar un administrador y luego crear la figura del Agente Autorizado, un experto que es el que realizará las operaciones y representará a los directivos, permitiéndoles permanecer en la sombra. De hecho, la legislación estatal prohíbe hacer públicos los nombres de estos ejecutivos incluso en sede judicial.

Por supuesto, en Delaware sí que se tributa. El Impuesto de sociedades ronda el 8% y el equivalente al Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) español cuenta con cinco tramos, que van desde el 2,2% hasta el 5,95% de los ingresos brutos. En España, el primer tramo empieza en el 19% y el último, para todos aquellos que ingresan más de 60.000 euros, se va hasta el 45%.