Economía | Empresas

El plan de choque del Gobierno servirá para bajar el recibo de la luz 2 euros al mes

logo
El plan de choque del Gobierno servirá para bajar el recibo de la luz 2 euros al mes
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. efe

Resumen:

El Gobierno se dispone a tomar medidas de carácter urgente para frenar la subida del precio de la electricidad –instalado desde hace semanas en una espiral alcista y con el mercado anticipando más subidas- y, consiguientemente, también del recibo de la luz.

En las próximas semanas el Ejecutivo aprobará una rebaja de impuestos eléctricos para contener el encarecimiento.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, desveló ayer la intención del Ejecutivo de suspender los efectos del impuesto del 7% que pagan las compañías que producen electricidad, sea del tipo que sea.

Según las estimaciones que desveló la propia ministra Ribera, la suspensión temporal de este impuesto servirá para que casi con carácter inmediato el recibo que pagan los consumidores domésticos baje entre un 2,5% y un 4% (y de entre el 5 y el 5,5% en el caso de los grandes consumidores industriales).

Los expertos estiman que al consumidor doméstico medio la suspensión del impuesto a la generación eléctrica puede implicarle una rebaja de entre el 2,7 y el 2,8% de la factura.

Dada la cotización actual del mercado mayorista eléctrico -que tiene un peso de entorno al 30% del recibo de luz regulado- y de los precios que anticipaban los mercados de futuros para los próximos meses, un consumidor medio tipo (con un consumo de 3.500 kilovatios hora al año y una potencia contratada de 4,4 kilovatios) iba afrontar este mes una factura de 71,4 euros, de 71,2 euros en octubre; 72,7 euros en noviembre; y 73,6 euros en diciembre, según los cálculos del consultor especializado Francisco Valverde.

El plan de choque anunciado por el Gobierno servirá para que esas facturas de los próximos meses se rebajen algo menos de dos euros cada mes. E incluso aplicando el descuento máximo que contempla el Gobierno, la rebaja del recibo no alcanzaría los tres euros al mes.

El Gobierno se dispone a tomar medidas de carácter urgente para frenar la subida del precio de la electricidad –instalado desde hace semanas en una espiral alcista y con el mercado anticipando más subidas- y, consiguientemente, también del recibo de la luz. En las próximas semanas el Ejecutivo aprobará una rebaja de impuestos eléctricos para contener el encarecimiento.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, desveló ayer la intención del Ejecutivo de suspender los efectos del impuesto del 7% que pagan las compañías que producen electricidad, sea del tipo que sea (nuclear, renovables, con carbón, con gas natural…) y que acaba repercutiéndose en el consumidor al ser trasladado por las empresas de generación al mercado mayorista de la electricidad, y de éste a la factura final.

El impuesto no se eliminará, lo que implicaría un engorroso trámite legislativo, sino que se rebajará el tipo de gravamen desde el 7% actual a otro que será “prácticamente cero”. Se trata de un tributo que creó el primer de Gobierno de Rajoy en 2012 como uno de sus pilares de su reforma eléctrica y que sirve para recaudar entre 1.600 y 1.700 millones de euros al año.

Según las estimaciones que desveló la propia ministra Ribera en declaraciones a la prensa tras su invención en el Congreso, la suspensión temporal de este impuesto servirá para que casi con carácter inmediato el recibo que pagan los consumidores domésticos baje entre un 2,5% y un 4% (y de entre el 5 y el 5,5% en el caso de los grandes consumidores industriales).

Una horquilla de rebaja de la factura que incluye tanto el impacto directo de la rebaja del impuesto como su repercusión indirecta en la cuantía de otras tasas y tributos, y que oscila en función del consumo de cada cliente y de la potencia eléctrica contratada con su compañía. Los expertos estiman que al consumidor doméstico medio la suspensión del impuesto a la generación eléctrica puede implicarle una rebaja de entre el 2,7 y el 2,8% de la factura.

Dada la cotización actual del mercado mayorista eléctrico -que tiene un peso de entorno al 30% del recibo de luz regulado- y de los precios que anticipaban los mercados de futuros para los próximos meses, un consumidor medio tipo (con un consumo de 3.500 kilovatios hora al año y una potencia contratada de 4,4 kilovatios) iba afrontar este mes una factura de 71,4 euros, de 71,2 euros en octubre; 72,7 euros en noviembre; y 73,6 euros en diciembre, según los cálculos del consultor especializado Francisco Valverde.

El plan de choque anunciado por el Gobierno servirá para que esas facturas de los próximos meses se rebajen algo menos de dos euros cada mes. E incluso aplicando el descuento máximo que contempla el Gobierno, la rebaja del recibo no alcanzaría los tres euros al mes.

No obstante, la evolución de los mercados de futuros -en los que se pactan contratos de entrega de energía con antelación de varios meses con un precio pactado por anticipado- ya empezó ayer a augurar una rebaja del precio de la electricidad. En cuanto anunció la ministra Ribera su medida urgente (otras medidas estructurales sobre el mercado eléctrico sólo se esbozaron y no se aplicarán hasta dentro de unos meses) la cotización de los futuros para España empezaron a caer mientras subían los del resto de Europa.

La ministra Ribera también anticipó ayer medidas de carácter estructural para reformar el sistema eléctrico y que sirvan para obtener una evolución racional del precio eléctrico, pero sin desvelar los detalles y postergando dar mayores precisiones de las reformas hasta final de año. A espera de que se concreten, las reformas pasaría por revisar el funcionamiento del mercado mayorista de electricidad para corregir “la brecha entre precios y costes de las distintas tecnologías” de producción; la reforma de la fiscalidad que soporta el sistema eléctrico y el consumidor de luz; y también la regulación y el desarrollo del almacenamiento de electricidad.