Economía | EmpresasEL GOBIERNO PREPARA UNA REFORMA INTEGRAL: “SE MIRA TODO”

Alarma por el precio de la electricidad: habrá aún más subidas hasta final de año

Los precios eléctricos se asientan por encima de los 70 euros por megavatio hora, con el mercado de futuros y la cotización de los derechos de emisión de CO2 disparándose y sin encontrar techo.

logo
Alarma por el precio de la electricidad: habrá aún más subidas hasta final de año
Torres de electricidad.

Torres de electricidad. ree

Resumen:

La electricidad se ha instalado en una preocupante espiral alcista. Y expertos e inversores temen que esté lejos de haber tocado techo. El mercado mayorista de electricidad (conocido como pool) marcó en agosto un precio medio de 64,33 euros por megavatio hora (MWh), un 35% más que el año anterior y que ya ponía en alerta al sector. En los últimos días las subidas han continuado.

En lo que va de septiembre, el mercado mayorista –donde eléctricas y traders compran y venden la electricidad- se ha instalado por encima de los 70 euros/MWh. La pasada semana se tocó el máximo anual por encima de los 74 euros. Pero los inversores anticipan más subidas y precios aún mayores para lo que queda de año.

El mercado de futuros eléctricos, donde se pactan contratos de entrega con anticipación y fijando ya un precio concreto, está alcanzando precios aún mayores a los ya altos que se están registrando en septiembre. Los futuros para contratos de electricidad para el próximo mes han superado los 75,4 euros por MWh e incluso se ha alcanzado los 77,5 euros como referencia para el conjunto del último trimestre de este año, según los datos de la agencia especializada Montel.

Los expertos señalan una combinación de causas para explicar los precios disparados de la electricidad. La razón fundamental se encuentra en el encarecimiento de las energías fósiles, con petróleo, gas natural y carbón al alza simultáneamente.

A estas alzas se suma el precio desorbitado de los derechos de emisión de CO2, que no deja de dispararse. El sistema de derechos de CO2 de la Unión Europea (uno de los baluartes del mantra de ‘el que contamina paga’) marcaba una cotización de 6 euros por tonelada hace un año, en agosto se superaron los 21 euros y esta misma semana se han alcanzado los 25 euros, su nivel más alto en una década.

La electricidad se ha instalado en una preocupante espiral alcista. Y expertos e inversores temen que esté lejos de haber tocado techo. El mercado mayorista de electricidad (conocido como pool) marcó en agosto un precio medio de 64,33 euros por megavatio hora (MWh), un 35% más que el año anterior y que ya ponía en alerta al sector. En los últimos días las subidas han continuado.

En lo que va de septiembre, el mercado mayorista –donde eléctricas y traders compran y venden la electricidad- se ha instalado por encima de los 70 euros/MWh. La pasada semana se tocó el máximo anual por encima de los 74 euros. Pero los inversores anticipan más subidas y precios aún mayores para lo que queda de año.

El mercado de futuros eléctricos, donde se pactan contratos de entrega con anticipación y fijando ya un precio concreto, está alcanzando precios aún mayores a los ya altos que se están registrando en septiembre. Los futuros para contratos de electricidad para el próximo mes han superado los 75,4 euros por MWh e incluso se ha alcanzado los 77,5 euros como referencia para el conjunto del último trimestre de este año, según los datos de la agencia especializada Montel.

Los expertos señalan una combinación de causas para explicar los precios disparados de la electricidad. La razón fundamental se encuentra en el encarecimiento de las energías fósiles, con petróleo, gas natural y carbón al alza simultáneamente.

A estas alzas se suma el precio desorbitado de los derechos de emisión de CO2, que no deja de dispararse. El sistema de derechos de CO2 de la Unión Europea (uno de los baluartes del mantra de ‘el que contamina paga’) marcaba una cotización de 6 euros por tonelada hace un año, en agosto se superaron los 21 euros y esta misma semana se han alcanzado los 25 euros, su nivel más alto en una década.

Ante esta situación, el Gobierno ya ha confirmado que prepara una reforma integral para frenar las subidas del mercado de electricidad y para paliar el impacto que éstas tienen en el recibo final de luz que pagan los clientes. La reforma pretende ser total: “Lo estamos mirando todo. Analizando todo. Las medidas van a ser integrales”, subrayan fuentes gubernamentales a El Independiente.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ya anticipó la pasada semana que el Gobierno trabajaba en una batería de medidas que permitan una “evolución racional” de los precios de la electricidad, al tiempo que se eleva la protección para los colectivos vulnerables y se trata de paliar los efectos en ello del encarecimiento de la luz.

El objetivo es diseñar una reforma en muy diferentes ámbitos: reforma de los impuestos ligados a la electricidad, del funcionamiento del propio mercado de electricidad, sobre la parte regulada de los costes eléctricos, sobre el traslado del precio de la electricidad al recibo de luz…Ribera desvelará parte de las medidas que se pretenden adoptar en su comparecencia en el Congreso del próximo 19 de septiembre.