Economía

Podemos reta a Sánchez: propone un impuesto a la banca durante cinco años

Insiste en subir el IRPF a partir de los 120.000 euros y elevar el tipo que grava las plusvalía del ahorro del 23% al 30%

logo
Podemos reta a Sánchez: propone un impuesto a la banca durante cinco años
Pablo Echenique y Pablo Iglesias, en un acto de Podemos.

Pablo Echenique y Pablo Iglesias, en un acto de Podemos. EP

Resumen:

El Grupo Confederal de Unidos Podemos ha remitido este lunes un documento de propuestas definitivo para tratar de alcanzar un acuerdo presupuestario con el PSOE antes de que el Gobierno envíe a la Comisión Europea el nuevo Plan de Estabilidad.

En el documento se mantiene el grueso de las propuestas que se han negociado en las últimas semanas, pero también algunas novedades en materia fiscal para tratar de alcanzar puntos comunes con los que garantizar ingresos suficientes para sufragar una subida de las pensiones que la formación morada sigue acotando al IPC.

En primer lugar, cuando se daba por muerto el impuesto a la banca, al ser sustituido en las negociaciones por la tasa a las transacciones financieras, Unidos Podemos lo ha vuelto a rescatar, pero planteando un escenario intermedio: implementarlo con carácter temporal durante solo cinco años, pero prorrogables.

El Grupo Confederal de Unidos Podemos ha remitido este lunes un documento de propuestas definitivo, titulado Presupuestos con la gente dentro, para tratar de alcanzar un acuerdo presupuestario con el PSOE antes de que el Gobierno envíe a la Comisión Europea el nuevo Plan de Presupuestario para el año que viene. Es una oportunidad de oro para los de Pablo Iglesias y la quieren aprovechar.

En el documento se mantiene el grueso de las propuestas que se han negociado en las últimas semanas –las que se incluían en la anterior batería de medidas, el ‘pack antiausteridad’–, pero también algunas novedades en materia fiscal para tratar de alcanzar puntos comunes con los que garantizar ingresos suficientes para sufragar una subida de las pensiones que la formación morada sigue acotando al IPC.

Entre estas medidas, Unidos Podemos vuelve a incluir el impuesto a la banca, pese a que admite que el Gobierno sigue negándose a dar ese paso, mientras que se muestra dispuesto a hablar del IRPF.

En este sentido, fuentes de Unidos Podemos aseguran que la confederación no entiende el cambio de postura del PSOE sobre cuestiones, como esta que tiene que ver con fiscalidad de las empresas o de las grandes fortunas. “Vamos a intentar que rectifiquen”, aseguran las mismas fuentes.

En cualquier caso, desde Unidos Podemos se ha sugerido que se trata de alcanzar un acuerdo global, de manera que si se alcanzaran una serie de acuerdos sociales suficientes, el pacto se podría dar por bueno aún sin llegar a las propuestas de máximos.

Las propuestas fiscales

En primer lugar, cuando se daba por muerto el impuesto a la banca, al ser sustituido en las negociaciones por la tasa a las transacciones financieras, Unidos Podemos lo ha vuelto a rescatar, pero planteando un escenario intermedio: implementarlo con carácter temporal durante solo cinco años, pero prorrogables durante periodos iguales.

Se trataría de establecer un “recargo a la solidaridad a las entidades de crédito” para, por un lado, recobrar parte de las ayudas irrecuperables asociadas al rescate bancario y, por otro, establecer una contribución más justa. Este recargo consistiría en un incremento de 10 puntos porcentuales en el Impuesto de Sociedades para las entidades bancarias.

Se estima que la recaudación derivada de este recargo empezaría en torno a los 1.000 millones de euros el primer año, y el total acumulado en los primeros cinco años de vigencia del impuesto estaría en torno a 5.800 millones en total.

Todo un desafío a Pedro Sánchez, que desembarcó en el Gobierno con esta figura impositiva como medida estrella, para después guardarla en el cajón ante las presiones en contra del sector financiero. Así es que la importancia de esta medida, viene no solo por su posibilidad de aplicación, sino porque se ha convertido en un arma política.

Además, mientras sostiene que el Impuesto de Sociedades debe alcanzar un tipo efectivo del 15%, Unidos Podemos amplía este tipo al 20% para la banca y las empresas de hidrocarburos, que ya cuentan con un tipo nominal superior al del resto de las empresas.

Y, finalmente, Unidos Podemos no renuncia a un impuesto a las transacciones financieras para recaudar 1.300 millones de euros más al año mediante un gravamen del 0,2% en las compraventas brutas de acciones, y de 0,02% en las operaciones con derivados.

El golpe fiscal a la bancas y las grandes empresas rondaría los 11.000 millones de euros

Estas medidas, junto a otras que detraerían ingresos al fisco, como una rebaja de tres puntos porcentuales en el tipo nominal de las pymes con una cifra de negocio de menos de un millón de euros anuales, podría ingresar, según Unidos Podemos, hasta 4.000 millones de euros adicionales al año, para alcanzar la media europea sobre el PIB.

En total, el golpe fiscal a la bancas y las grandes empresas que prepara Unidos Podemos rondaría los 11.000 millones de euros, cantidad suficiente para cubrir los 60.000 millones de euros del rescate al sector financiero en un horizonte de unos cinco o seis años.

Más presión para subir el IRPF

Además, el documento vuelve a plantear una subida del IRPF para rentas a partir de 120.000 euros, en lugar de los 140.000 euros que había puesto en las últimas semanas el Ministerio de Hacienda sobre la mesa. Y es que, según fuentes del grupo confederal, nunca ha habido un acuerdo cerrado con el Gobierno, mucho menos en torno a los 140.000 euros.

Lo que quiere podemos es aumentar el tipo actual del 45% al 48% para rentas entre los 120.000 y los 150.000 euros; hasta el 50% para las rentas hasta 300.000 euros y hasta el 52% para aquellas por encima de esa renta.

Además, Unidos Podemos presiona al PSOE para que equipare las rentas del capital y las rentas del trabajo, como ha avanzado El Independiente, y, en ese tránsito, elevar el tipo máximo de las plusvalías del ahorro del 23% al 26% a las rentas totales de más de 120.000 euros y rentas del capital superiores a 50.000 euros; y al 30% para bases imponibles totales superiores a 300.000 euros. De esa manera, Unidos Podemos trata de blindar la progresividad del impuesto.

Ambas medidas podrían recaudar, según los de Pablo Iglesias hasta 1.000 millones de euros adicionales al año.

Tasa Google y grandes fortunas

Por otro lado, Unidos Podemos propone en la recta final de las negociaciones la creación de un impuesto del 3% sobre la facturación en España para aquellas empresas que facturen al año más de 750 millones de euros en todo el mundo para recaudar unos 1.200 millones al año.

Por último, instan a crear un impuesto extraordinario sobre las grandes fortunas, con un tipo del 1% calculado sobre el patrimonio para aquellas personas que tengan más de 10 millones de euros, una medida que recaudaría unos 1.500 millones más.