Sabadell hace campaña en contra de la decisión del Tribunal Supremo de que sean los bancos quienes paguen el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados (AJD) en las hipotecas. Jaime Guardiola, consejero delegado del grupo, ha considerado durante la presentación de resultados del tercer trimestre que «la retroactividad no tiene sentido».  Y, frente a la opinión de gran parte del sector, niega que las hipotecas se vayan a encarecer para los clientes. «Se trasladará el coste final, pero no tiene por qué afectar a los clientes porque se diluirá», explica, en un entorno competitivo.

El directivo ha indicado que se trata de una cuestión de «seguridad jurídica». «Una norma jurídica que emana de un real decreto establecía de forma explícita que el pagador de este impuesto era el prestatario de la hipoteca. Ha funcionado durante 22 años». En su opinión, puede tener sentido que tras el debate se cambie el criterio y sean los bancos los que lo abonen, pero ha rechazado de plano que se aplique con carácter retroactivo.

Ha reconocido que si se confirma el cambio de criterio el próximo 5 de noviembre, se ajustarán las políticas comerciales. «Veremos cómo queda la normativa y veremos cómo contabilizamos el impacto económico», ha señalado. A día de hoy, asegura que mantiene la misma operativa en su concesión de hipotecas y no ha detectado una caída relevante de la contratación, pero reconoce preocupación por parte de los clientes y los intermediarios.

Josep Oliu espera que la decisión del Supremo sea «reconsiderada» y Guardiola defiende la seguridad jurídica

Por su parte, Josep Oliu, presidente de de la entidad, ha señalado que se trata de un asunto «especialmente grave» y espera que la sentencia, que «afortunadamente» fue suspendida con inmediatez, sea «reconsiderada».

Durante el II Encuentro Económico Asegurador organizado por la Mutualidad de la Abogacía y Europa Press, ha subrayado que «los bancos no son nada, los bancos son sus accionistas», y ha señalado que para favorecer el crecimiento económico de España las entidades financieras ocupan un papel fundamental, por lo que espera que la decisión en torno al pago del impuesto de las hipotecas no introduzca una mayor inseguridad jurídica, sino que, por el contrario, deje al país en «buena posición».

Por otro lado, Guardiola se ha referido a la relación de la banca con la sociedad, reconociendo que «durante la crisis se han hecho muchas cosas mal» y ha defendido la lucha contra las malas prácticas por parte del sector  y los supervisores. «Se ha construido el marco para que mejore la reputación. Antes colocábamos productos y ahora comercializamos», sostiene. «La gente está cabreada con los bancos, aunque el lío lo crearon las cajas. Aun así, el cliente tiene buena relación con su entidad y su oficina», explica.

Preguntado sobre la situación en Cataluña, ha señalado que «está esperanzado en que la confrontación ceda espacio al acuerdo».

También se muestra optimista con la actividad del banco en Reino Unido. Tras un año complicado para TSB, la filial del banco en la region, señala que ahora «están relajados» y que «van a crear valor». En abril la entidad sufrió problemas técnicos derivados de la integración de la plataforma en el banco. La actualización de los sistemas  desencadenó una crisis a gran escala que terminó con la salida del consejero delegado. El ejecutivo ha cifrado la factura del coste total de la migración de TSB en 320,9 millones de euros.

Más de 247 millones de beneficios

Sabadell ha registrado un beneficio de 247,8 millones de euros entre enero y septiembre de este 2018, lo que supone una caída del 56,5% respecto a los 569,4 millones obtenidos en el mismo periodo del año pasado debido a los ajustes por las ventas de carteras institucionales y las provisiones extraordinarias de la migración de su filial británica, TSB. Sin tener en cuenta los extraordinarios, el beneficio neto a tipo de cambio constante se hubiera situado en 647,2 millones, un 14,7% más.

Los ingresos del negocio bancario del grupo (margen de intereses y comisiones netas) han evolucionado de forma positiva con un crecimiento interanual del 2,2% y del 4,4% en la comparativa trimestral.

Sabadell gana la mitad, por ajustes en la venta de carteras institucionales y mayores provisiones

El banco presidido por Josep Oliu presenta un margen de intereses de 2.742,7 millones a cierre de septiembre, lo que representa un crecimiento del 4,1% en el trimestre, y del 0,7% interanual.

La entidad ha destacado el buen comportamiento de las comisiones, con un crecimiento del 5,9% (1,8% sin considerar TSB) impulsadas por las comisiones de servicios y los menores costes extraordinarios de TSB –el crecimiento interanual es de un 8,7%, un 10,8% sin considerar la filial británica–.

En cuanto al nivel de solvencia, Sabadell ha alcanzado una ratio CET 1 phase-in del 12,1% y fully-loaded en el 11% al cierre del tercer trimestre , y una vez llevado a cabo el cierre de ventas de carteras de activos problemáticos, la ratio CET 1 phase-in se sitúa en 12,3% y fully-loaded en el 11,2%.

El saldo de activos problemáticos a cierre del tercer trimestre y excluyendo TSB asciende a 13.630 millones (6.594 millones de dudosos y 7.036 millones de adjudicados), lo que supone una reducción trimestral de 538 millones (402 millones de dudosos y 135 millones de adjudicados).

Excluyendo los activos de las ventas institucionales de carteras, la reducción orgánica de activos problemáticos asciende a 244 millones en el trimestre y a 9.282 millones en los últimos 12 meses, situándose el saldo en 7.667 millones (6.280 millones de euros de dudosos y 1.387 millones de euros de adjudicados).

La ratio de morosidad continúa rbeduciéndose y se sitúa en el 4,50% (5,44% excluyendo TSB) y cae hasta el 4,32% (5,2% excluyendo TSB) teniendo en cuenta las ventas de carteras, y la cobertura de activos problemáticos se sitúa en un 56,6%, mientras que la de dudosos llega al 57,4% y la cobertura de los activos adjudicados al 55,9%.

Crédito

El crédito a tipo de cambio constante aumenta un 3,6%, y si se excluye el impacto de la cartera en ‘run-off’ del EPA presenta un crecimiento a tipo de cambio constante de 3,1% interanual (5,4% excluyendo TSB) impulsado por el buen comportamiento de las pymes y las grandes empresas.

Destaca el buen comportamiento de las hipotecas a particulares, que crecen un 1,2% intertrimestral y un 1% interanual, y el total de recursos de clientes fuera de balance asciende a 47.159 millones al cierre del tercer trimestre y crecen un 4,5% con respecto al año anterior (0,6% intertrimestral).

El patrimonio en fondos de inversión al cierre del tercer trimestre de 2018 se sitúa en 28.882 millones y los saldos de cuentas a la vista ascienden a 106.499 millones (76.168 millones de euros sin considerar TSB).

En los nueve primeros meses de 2018, Sabadell ha captado un total de 342.738 nuevos clientes; de los que 268.814 fueron particulares y 73.924 empresas, además de 207.080 nóminas.