Economía

Una anciana de 90 años, primera muerte por el atropello de un patinete eléctrico

logo
Una anciana de 90 años, primera muerte por el atropello de un patinete eléctrico

Una usuaria circulando en patinete eléctrico. EFE

Resumen:

Una mujer ha sido atropellada en Esplugues de Llobregat, una localidad situada pocos kilómetros al Este de Barcelona, por dos jóvenes que viajaban en un patinete eléctrico. La víctima, la primera conocida como consecuencia del uso de uno de estos vehículos, tenía 90 años y fue embestida a 30 kilómetros por hora.

La anciana, según explica El País citando a fuentes conocedoras de la situación, fue arrollada y se golpeó con la cabeza contra el suelo. Rápidamente acudieron los servicios de emergencia y la trasladaron a un hospital, a donde llegó en estado muy grave. Pocos días después se confirmaba su muerte.

El suceso tuvo lugar en la rambla del Carme, una amplia avenida en la que conviven tanto los peatones como los vehículos. Tal y como explica este diario, la anciana falleció el pasado mes de agosto, pero no ha trascendido hasta ahora, cuando ya está en marcha el procedimiento judicial contra los dos jóvenes, que se enfrentan a un proceso penal.

La Fiscalía ha planteado la posibilidad de imputarles un delito por imprudencia grave con resultado de muerte, ya que el delito contra la seguridad vial no se contempla al no considerarse éstos como “vehículos a motor”.

Cada vez más habituales

Las calles de Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas están viviendo una verdadera invasión de patinetes eléctricos. La primera en llegar a la capital fue Lime, en cuyo capital participan tanto Google como Uber, y tras tres meses ofreciendo sus servicios ya acumula más de 110.000 usuarios que han hecho más de 400.000 desplazamientos.

A Lime, que abrió el camino, se le unieron una docena más de aplicaciones que ya están en España, o que planean hacerlo muy pronto, provocando el caos inicial, ya que no existía una regulación para este tipo de vehículos que alcanzan una velocidad de 30 kilómetros por hora. De hecho, Lime se encontró con la oposición del Ayuntamiento de Madrid por su desembarco por sorpresa, que pillo al consistorio con el pie cambiado.

Con la nueva normativa madrileña ya en vigor, y tras una reunión entre el equipo de Movilidad de Carmena y las principales compañías de patinetes eléctricos, los usuarios de patinetes tienen ahora la obligación de no circular por las aceras o la prohibición de llevar auriculares en las orejas mientras conducen uno de estos vehículos que, como se ha puesto de manifiesto, son peligrosos para los viandantes si no se usan bien.