Economía

Un Brexit sin acuerdo podría desencadenar la mayor recesión desde la II Guerra Mundial

El Banco de Inglaterra estima que una salida desordenada de la Unión Europea contraería hasta en un 8% la economía británica

logo
Un Brexit sin acuerdo podría desencadenar la mayor recesión desde la II Guerra Mundial
Un Brexit sin acuerdo podría desencadenar la mayor recesión desde la II Guerra Mundial.

La primera ministra británica, Theresa May. EFE

Resumen:

Reino Unido se aboca a una catástrofe económica si acaba consumando una ruptura sin acuerdo con la Unión Europea. Así lo ha advertido este miércoles el Banco de Inglaterra (BoE), quien pronostica que en un escenario de ruptura desordenada la economía británica podría llegar a contraerse hasta un 8%. Esta contracción superaría la registrada en la crisis financiera de hace una década -cuando el desplome más agudo de la actividad alcanzó el 6%- y supondría la mayor recesión en el país desde la II Guerra Mundial.

El inquietante mensaje lanzado por el Banco de Inglaterra llega justo en el momento en el que la primera ministra británica, Theresa May, se enfrenta al reto de conseguir los suficientes apoyos para sacar adelante el acuerdo para el Brexit al que llegó recientemente con la Unión Europea. El tratado ha sido duramente criticado no solo entre las filas de la oposición, sino también entre algunos correligionarios de May, y las posibilidades de que pase el trámite en la votación del próximo 11 de diciembre resulta aún bastante incierta.

El estudio del Banco de Inglaterra, realizado a petición del comité de legisladores, presenta un escenario sombrío en el caso de que Reino Unido llegue al próximo 29 de marzo, fecha prevista para la desconexión con la Unión Europea sin un camino de salida previamente pactado con Europa.

El colapso del comercio en un escenario de salida desordenado provocaría una contracción de hasta el 15% de los intercambios internacionales

La institución que dirige Mark Carney observa, entre otras cuestiones, el riesgo de que el país vea frenada su actividad comercial no solo con el bloque común europeo sino también con otros países con los que sus relaciones están reguladas por acuerdos europeos. En este contexto, el comercio británico podría experimentar una caída de hasta el 15%. El BoE también contempla una brusca caída de la productividad empresarial, un aumento de los costes de financiación del país, un desplome adicional de la libra, caída de los precios de otros activos y un endurecimiento de las condiciones financieras en el país.

Asimismo, el BoE observa que el precio de la vivienda podría llegar a desplomarse un 30% y la inflación alcanzaría el 6,5%. El desempleo, en cambio, tan solo ascendería hasta el 7,5%, favorecido por un descenso de la inmigración que limitaría la mano de obra, pero que también provocaría desajustes entre la demanda y la oferta de empleo, elevando el desempleo estructural.

El Banco de Inglaterra también contempla, no obstante, una versión más moderada del Brexit, en la que algunos de los supuestos más nocivos se moderan, por lo que la contracción económica se limitaría a un 3% y la tasa de paro se elevaría hasta el 5,5%.

El informe del banco central viene a respaldar la visión emitida por un informe del gobierno, publicado también este miércoles, en el que se contemplaba que la economía británica sufrirá un impacto negativo de hasta el 10,7% a causa de su ruptura con la Unión Europea.

Estos anuncios vienen a respaldar la postura de Theresa May y el resto de políticos defensores del reciente acuerdo con Europa para definir la desconexión entre ambos bloques. Sin embargo, los expertos se muestran escépticos sobre la posibilidad de que sirvan para ganar nuevos apoyos, ya que los detractores del pacto de salida podrían denostarlo, englobándolos en lo que ha sido definida como la «estrategia del miedo», para favorecer el acuerdo.