Economía

Revés para el mayor banco andorrano: gana la mitad de lo previsto y pierde negocio

El resultado de Crèdit Andorrà se situará en 25 millones a fin de año, la mitad de los 50 millones que preveía ganar en este periodo

logo
Revés para el mayor banco andorrano: gana la mitad de lo previsto y pierde negocio
Crèdit Andorrà Financial Group

Crèdit Andorrà Financial Group Eduard Comellas

Resumen:

Crèdit Andorrà, el primer banco del Principado, no atraviesa su mejor momento. Hizo cuentas y le han salido rosarios. Las previsiones de beneficio que estimaba están muy lejos de alcanzarse. Ello, en medio de una creciente presión regulatoria por elevar su capital y un cada vez más intenso runrún sobre la necesidad de consolidación de la banca andorrana. El beneficio de Crèdit Andorrà hasta septiembre se situó en 18,5 millones de euros, según datos internos que maneja la entidad a los que ha tenido acceso El Independiente. Al cierre de año, el resultado aumentará hasta 25 millones a fin de año, la mitad de los 50 millones que preveía ganar en este ejercicio, de acuerdo con el teaser de venta que el banco de inversión Alantra preparó cuando el grupo andorrano valoró su venta.

Crèdit Andorrà, el primer banco del Principado, no atraviesa su mejor momento. Hizo cuentas y le han salido rosarios. Las previsiones de beneficio que estimaba están muy lejos de alcanzarse. Ello, en medio de una creciente presión regulatoria por elevar su capital y un cada vez más intenso runrún sobre la necesidad de consolidación de la banca andorrana.

El beneficio de Crèdit Andorrà hasta septiembre se situó en 18,5 millones de euros, según datos internos que maneja la entidad a los que ha tenido acceso El Independiente. Al cierre de año, el resultado aumentará hasta 25 millones a fin de año, la mitad de los 50 millones que preveía ganar en este ejercicio, de acuerdo con el teaser de venta que el banco de inversión Alantra preparó cuando el grupo andorrano valoró su venta.

El documento, bautizado como Proyecto Keystone, muestra que la entidad esperaba un crecimiento de 2.500 millones de volumen de negocio, equivalente a un alza del 15%, para 2018. Por contra, lleva una caída de más de 200 millones, según estimaciones que manejan a nivel interno.

En diciembre de 2017, contaba con un volumen de negocio de 16.266 millones, de los cuales 13.658 corresponden a recursos de clientes -9.545 millones fuera de balance y 4.113 millones de depósitos- y 2.608 millones a inversión crediticia, según el citado documento.

La actividad de gestión patrimonial también le está provocando quebraderos de cabeza. Su fondo estrella Crediinvest European Value, asesorado por el gestor Francisco García Paramés, lleva una caída del al 30% en el año. Los números rojos le impiden cobrar la comisión de gestión atribuida al producto, lo que supone dejar de ingresar varios millones de euros.

Ademas, su filial en España, Banco Alcalá, cuyo 85% está en manos de Crèdit Andorrà, también está pasando horas bajas. Presenta unas perdidas de 832.000 euros hasta septiembre.

Estas cifras hacen difícil situar la valoración del banco, a día de hoy, por encima de los 300 millones de euros, que fue la franja baja de las horquillas -entre 300 y 500 millones- que se barajaron cuando hace unos meses salió al mercado en busca de un comprador. La entidad, por su parte, siempre ha defendido que su valor alcanza los 700 millones de euros.

Sus principales competidores en Andorra, Morabanc y Andbank, han realizado acercamientos en varias ocasiones para adquirir Crédit Andorrà, pero las negociaciones nunca se han concretado.

La fragilidad del plan de negocio

Las previsiones del grupo son cerrar 2018 con un ligero incremento de su cartera de préstamos hasta 2.700 millones y una caída de la base de depósitos a 3.900 millones, según consta en el documento Proyecto Keystone.

El plan de negocio diseñado por Crèdit Andorrà hasta 2021 se fija como objetivo alcanzar un volumen de activos dentro de balance de 5.800 millones y 18.300 millones fuera de balance, apoyándose, sobre todo, en el negocio internacional, con el foco puesto en Miami, donde opera a través de Beta Capital Wealht Management. Además de en este mercado y España, el banco tiene presencia en Luxemburgo, Suiza, Panamá, México, Perú, Chile y planea tomar posición en nuevas regiones.

Una de las líneas de negocio que el banco destaca es la unidad de seguros, que genera anualmente un beneficio antes de provisiones de en torno a cinco millones de euros.

En cuanto a la solvencia del grupo, a cierre de diciembre presentaba un ratio CET 1 de 10,8% y un Tier 1 de 12,3%. El volumen de activos ponderados por riesgo (RWA) se sitúa en 2.540 millones.

Los fondos propios del grupo, al cierre de 2017, se situaron en 421 millones, después de incorporar la entrada en vigor en Andorra, el 1 de enero de 2017, de las Normas internacionales de información financiera (NIIF) aprobadas por la Unión Europea.

Comentar ()