Al llegar en junio al Ministerio de Fomento, el equipo de José Luis Ábalos comprobó con estupor que los planes de su predecesor Íñigo de la Serna con las nueve autopistas de peaje que quebraron en 2012 y después fueron rescatadas eran “auténtico humo”, en palabras de un conocedor de los entresijos. El Gobierno de Mariano Rajoy había anunciado que, tras salvarlas de la quiebra, las relicitaría de nuevo al mejor postor y que incluso ganaría dinero con ellas.

Tal era el júbilo del Ejecutivo que, en enero de 2018, convocó a un nutrido grupo de periodistas a un briefing con el entonces secretario de Estado de Infraestructuras (y ex presidente de Renfe cuando la tragedia de Angrois) Julio Gómez-Pomar para vender la idea: el Estado pensaba licitar nuevamente a concesionarias privadas la explotación de las nueve carreteras de pago en dos lotes (Lote Central y Lote del Levante) y obtener unos 1.000 millones porque los peajes “vuelven a dar dinero”, según dijeron en aquel encuentro.

De la Serna pensaba relicitar las nueve este 31 de diciembre. “Era imposible”

Es decir, que el tráfico de vehículos había vuelto a subir, algo que en realidad no está ocurriendo según ha calculado El Independiente a partir de las series mensuales que publica Fomento sobre las autopistas de peaje. Tres de las nueve rescatadas pierden tráfico empezando por una de las más transitadas, la R-5 Madrid-Navalcarnero que cae un espectacular 20% (19,6%) en los nueve primeros meses de 2018 con relación al mismo período de 2017. La R-5 es la tercera autopista de peaje más transitada, con 8.275 vehículos diarios en lo que va de año según la Intensidad Media Diaria (IMD).

La segunda más concurrida es la R-3 entre Madrid y Arganda, que también cae este año un -1,6%. Suben modestamente la R-2 Madrid-Guadalajara (3,2%), la R-4 Madrid-Ocaña (3,2%), el Eje Aeropuerto de Barajas- M-50 (4,4%: es el peaje más usado de los nueve que quebraron con una IMD de 21.877 vehículos diarios), la Madrid-Toledo (que crece un 17,7% pero es de lejos el menos concurrido, con una IMD de 1.135 vehículos), el peaje Cartagena-Vera (3,8%) y la Circunvalación de Alicante, Ciralsa, cuyo tráfico aumenta un modesto 0,8%. Cae también la problemática AP-41 entre Ocaña y La Roda (-1,16%). Tres pierden tráfico y seis crecen muy ligeramente.

La R-5, una de las más transitadas, pierde un espectacular 20% de tráfico en 2018

Con estos números, el nuevo equipo de Fomento se dio de bruces con la realidad tras la moción de censura. Al acceder a los despachos de Nuevos Ministerios comprobaron que no se había hecho nada relativo a los pliegos para licitar. Y además los números no cuadraban. “Se había lanzado la idea falaz de que podía haber beneficios de 1.000 millones. ¡Y ni siquiera había pliegos!”, dicen cercanos a Ábalos.

“El anterior Gobierno quería lanzar la licitación antes del 31 de diciembre”, resalta una fuente de Fomento. “Y eso era directamente imposible incluso sin obstáculos legales. Y la realidad es que había obstáculos de legalidad, como por ejemplo que los pliegos ni siquiera estaban redactados”. Las mismas fuentes subrayan que ningún inversor o empresa interesada en gestionar una futura concesión se ha acercado a preguntar por dichos pliegos antes de que fueran anulados por el gabinete socialista.

Se lanzó la idea falaz de que podrían conseguirse 1.000 millones de ingresos privatizándolas”

Asimismo, los beneficios estimados por el gabinete de De la Serna no tenían en cuenta el rescate a los fondos acreedores (decretado en la Responsabilidad Patrimonial de la Administración o RPA, una cláusula que se firmó cuando se licitaron las autopistas en la época de Francisco Álvarez-Cascos), por lo que el total arrojaba pérdidas pagadas por toda la ciudadanía. El ministerio está calculando a cuánto asciende la temida RPA: los fondos buitre que compraron la deuda con quitas o reestructuraciones muy agresivas reclaman 4.500 millones de euros, una cantidad que con seguridad Fomento se negará a abonar.

Ante un horizonte en el que los contribuyentes costearán el fracaso de los estudios de viabilidad de estas carreteras, por lo pronto las autopistas de peaje serán de gestión pública, una reivindicación de gran parte de la izquierda. Y el 15 de enero bajarán las nueve un 30% de media sus tarifas y todas ellas serán gratuitas de noche, según anunció Ábalos en un desayuno informativo el 11 de diciembre. “Esperamos recaudar más por esa vía que en la actualidad. Lo tenemos así calculado”, prevén en Fomento.

Gratuitas de noche

Este viernes el Consejo de Ministros aprobó un acuerdo por el que se modifica el convenio por el que el Estado encarga a Seittsa la gestión de estas vías. Dicho convenio concluía que las nueve debían estar licitadas el 31 de diciembre. Ante esa imposibilidad, el Ejecutivo ha aprobado una adenda a este convenio.

Con la modificación se habilita a Seittsa a que pueda explotar estas vías cuatro años más. Más baratas de día y gratis de noche, los peajes que entraron en concurso de acreedores en cascada en el año 2012 esperan remontar su propia crisis, ya que ninguna ha conseguido levantar cabeza en cuanto a tráfico.