Economía | Pensiones

Sánchez anticipa que las pensiones subirán por encima del IPC en 2019

El Gobierno pactará finalmente un nuevo mecanismo para subir las pensiones desde 2020, en lugar de volver a vincularlas al IPC de forma unilateral

logo
Sánchez anticipa que las pensiones subirán por encima del IPC en 2019
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. EFE

Resumen:

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha avanzado en rueda de prensa tras el último Consejo de Ministros del año que las pensiones subirán un 1,6% el próximo año, incluso si el IPC medio se sitúa por debajo de esa cota.

De hecho, Sánchez ha asegurado que, pese a que la previsión de inflación del Banco de España para el año que viene es del 1,6% y el deflactor del PIB recogido en el Plan Presupuestario para el mismo ejercicio es del 1,8%, «la previsión del Gobierno está por debajo del 1,2%».

De ser así, los pensionistas obtendrían una ganancia de poder adquisitivo atípica, puesto que incluso antes de la reforma de 2013, las prestaciones subían con arreglo a la inflación, pero no por encima.

Marcha atrás en la vinculación indefinida

Sin embargo, en el último momento, Sánchez ha dejado claro que la subida de las pensiones con el IPC a partir de 2020 podría no indexarse a la inflación, pese a que el borrador del Real Decreto-Ley de medidas de corte social aprobado este viernes incluía hasta en su borrador la voluntad del Gobierno de subir las pensiones con el IPC de forma «indefinida».

En su lugar, Sánchez ha precisado que el Gobierno ha incluido en el texto un mandato para pactar con los agentes sociales y en el seno del Pacto Toledo una fórmula diferente.

«La sostenibilidad del sistema de pensiones requiere diálogo y no más imposiciones», ha dicho para añadir que, pese a que la vuelta a la indexación  de las pensiones con el IPC se iba a aprobar por decreto, el texto definitivo mandata al Gobierno a buscar acuerdos para blindar la sostenibilidad del sistema de pensiones.

Concretamente, la nueva redacción, a la que ha tenido acceso El Independiente, indica que «en el plazo de seis meses, el Gobierno adoptará las medidas necesarias para modificar los artículos citados (remover la reforma de las pensiones de 2013 y volver al IPC) en el marco del diálogo social y establecer, de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión del Pacto de Toledo, un mecanismo de revalorización de las pensiones que garantice el mantenimiento de su poder adquisitivo preservando la sostenibilidad social y financiera del sistema de Seguridad Social».

Según fuentes de Trabajo, se trata de caminar por la misma senda pero, dado el tiempo ganado con las subidas previstas para 2019, hacerlo con calma y la connivencia de los agentes sociales y el Parlamento.

Las cifras clave

De cara a 2018, Sánchez ha confirmado que las pensiones subirán un 1,7%, la tasa media correspondiente al periodo noviembre de 2017 y noviembre de este año. Esta subida incluye el incremento del 1,6% previsto en los Presupuestos de 2018 y la paga compensatoria de una décima para ajustar la subida a esa inflación media.

Dicho esto, el presidente del Gobierno ha indicado que la subida será del 1,6% en 2019, como también estaba previsto, a lo que ha añadido que ello que previsiblemente «habrá ganancias de poder adquisitivo», en tanto que la previsión del IPC lo sitúa por debajo de esa cifra. Incluso, Sánchez ha hablado de una desviación a la baja de seis décimas que permitiría recuperar el terreno perdido en los últimos años.

«Habrá ganancia de poder adquisitivo frente a años de merma constante por el sistema anterior de cálculo», ha apostillado el presidente, tras afirmar que las pensiones «son un derecho de ciudadanía y no una mercancía con la que hacer negocio».

Además, Sánchez ha confirmado que el próximo año se aplicará una nueva subida de las pensiones mínimas del 3% y del 4% en el caso de la base reguladora de las pensiones de viudedad, lo que en la práctica supone un incremento del 7% en la cuantía para sus beneficiarias.

Subir las mínimas y no contributivas tendrá un coste de 384 millones de euros, mientras que a la subida del resto de las pensiones conforme el IPC previsto para el año se destinarán 704 millones de euros, según el último Plan Presupuestario.