Economía | Empresas

Los consumidores pagarán 655 millones más por la creación de la ‘tasa Google’

Las asociaciones de compañías tecnológicas y digitales ven excesivo el objetivo de recaudación de 1.200 millones y alertan de que las empresas recortarán su beneficio en hasta 562 millones.

logo
Los consumidores pagarán 655 millones más por la creación de la ‘tasa Google’

Pexels

Resumen:

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales aprobado por el Gobierno tendrá un impacto negativo en el Producto Interior Bruto (PIB) español de entre 586 y 662 millones de euros, con los consumidores y las pequeñas y medianas empresas (pymes) como los más perjudicados, según un informe elaborado por PwC a petición de Ametic y Adigital.

El estudio ‘Impacto de un impuesto sobre los servicios digitales de la Economía Española’ señala que el coste que tendrá el impuesto conocido como ‘tasa Google’ será transferido a las empresas usuarias de los servicios afectados, que, a su vez, trasladarán una parte al precio final que paga el consumidor, informa Europa Press.

En concreto, estima que los consumidores experimentarán una pérdida de bienestar de entre 515 y 665 millones de euros derivada del incremento del precio de los productos y servicios, lo que que conlleva pagar más por ellos, «repercutiendo negativamente en el ahorro», o incluso, en algunos casos, no poder adquirirlos o disfrutarlos.

Por su parte, las empresas españolas usuarias de los servicios digitales verán reducido su beneficio operativo entre entre 450 y 562 millones de euros, debido tanto al aumento del coste de uso de plataformas y marketing online como a las menores ventas por el traslado de parte del precio al cliente final.

Asimismo, el informe también advierte de que la tasa digital, con la que el Gobierno prevé recaudar 1.200 millones de euros anuales, también tendrá otro impacto colateral en las cuentas públicas, ya que debido a la menor facturación en el sector también se reducirá la recaudación del IVA.

Impacto a largo plazo

Por otro lado, el estudio advierte de que esta tasa tendrá un impacto negativo en la economía a largo plazo, ya que ralentizará su digitalización, fundamental para garantizar la competitividad de la economía española y sobrevivir en un contexto globalizado. En este sentido, alerta de que en este contexto la economía española se situará en una «posición de desventaja» competitiva respecto a otros países.

Según cálculos de PwC, en este escenario España no podrá disfrutar de los potenciales beneficios de la transformación digital, ya que un incremento del 10% en el índice de digitalización de un país supone un crecimiento del 0,75% del PIB per cápita y reduce un punto porcentual la tasa de desempleo.

En esta línea, también incide en que tendrá un efecto distorsionador sobre el mercado, ya que crea ventajas competitivas de determinadas empresas frente a otras. En concreto, perjudicará a las más digitalizadas que utilicen plataformas de terceros para vender o anunciarse, que son generalmente pymes, quienes también verán encarecidos los costes de exportar sus servicios y productos.

Previsión de ingresos excesiva

En la presentación del informe, Ametic y Adigital han reconocido que es complicado valorar la cifra de recaudación prevista por el Gobierno, especialmente en los primeros años, pero en general la han calificado de «ambiciosa» y han puesto en duda la memoria económica del Impuesto. Además, PwC ha remarcado que cuanto más se recaude, mayor será el impacto en la economía.

La directora general de Ametic, María Teresa Gómez Condado, ha asegurado que esta tasa hace de España «un país más incierto» tanto desde un punto de vista de seguridad económica como de atracción de empresas, y ha calificado de «perturbador» y «disfuncional» que se pongan medidas que vayan en contra de la digitalización de la economía.

Asimismo, ha abogado por una regulación internacional o europea para todo lo que tenga que ver con las distorsiones que genera la economía digital con el fin de lograr un sistema «equitativo, justo y global» que favorezca la economía. Sin embargo, ha incidido en que al hacerlo España de forma unilateral, el país se sitúa en «desventaja competitiva» respecto a otros y pone en peligro el Mercado Único Digital europeo.

A este respecto, el director general de Adigital, José Luis Zimmerman, ha remarcado que ese mercado único es lo que necesita Europa «como agua de mayo» porque si no sus empresas no tendrán oportunidad de escalar y ni de competir. Además, ha afirmado que ve «factible» que haya un acuerdo en la OCDE o, en su defecto, en la UE, y ha lamentado que España haya aprobado esta tasa de «forma unilateral» y sin analizar el impacto que tendrá en su economía.

Las asociaciones también critican que es una tasa «discriminatoria», ya que apunta solo a ciertas actividades, y lleva a la doble imposición, dado que estas compañías también pagan Impuesto de Sociedades. «Nadie pone en duda que la configuración de este impuesto es cortoplacista y no va a resolver de ningún modo lo que pretende, lograr un marco fiscal más adaptado a la realidad de la economía digital», ha agregado Zimmerman.