Mapfre, la mayor aseguradora española, está blindada frente al Brexit. Así lo ha asegurado este jueves su presidente, Antonio Huertas, en la presentación de los resultados de 2018. La compañía cerró el año con un beneficio neto de 528,9 millones. La cifra refleja una caída del 24,5% respecto al mismo periodo de 2017, atribuible, fundamentalmente, a la decisión del grupo de sanear los fondos de comercio para fortalecer su balance.

En concreto, según ha explicado la aseguradora, tras el descenso del beneficio hay varios factores, como la volatilidad en el mercado de divisas y el mencionado saneamiento de los fondos de comercio correspondientes a los negocios en EEUU, Indonesa e Italia, por valor de 173 millones. Sin ese apunte contable, Mapfre habría ganado 702 millones de euros en 2018.

Huertas ha recordado que la aseguradora tiene preparado un plan de contingencia con el que hacer frente a los dos escenarios posibles: una salida ordenada de Reino Unido de la UE o -la más temida- un Brexit duro. Ningún escenario, a ojos del presidente de Mapfre, supondrá situación «extremadamente negativa» en sus cuentas.

El empresario ha asegurado que Mapfre está «desdoblada». Esto es, tiene diferenciadas y separadas las actividades en Reino Unido y en España, de forma que un hipotético Brexit a las bravas no contagiaría al resto de su balance.  «El verdadero problema lo tendrían las aseguradoras británicas, ha recordado durante su comparecencia en Madrid.

Huertas también ha hecho alusión a la crisis que atraviesa Venezuela, país en el que Mapfre tiene actividad y empleados. «Cumpliremos con la legistlación vigente. Estamos en Venezuela y seguiremos estando. Mantenemos intacto nuestro compromiso», ha aseverado el principal directivo de la compañía.

El presidente de Mapfre también ha mostrado sus dudas sobre el escenario que afronta Europa, y España en particular, a la vista de los muchos riesgos que amenazan a la economía. «Nuestras expectativas económicas en general son de moderación. Y España, la desaceleración es evidente», ha admitido.

Necesidad de sanear las cuentas

Huertas ha defendido que la volatilidad y la incertidumbre debe hacer volver a las empresas a la fase de prudencia en la que «el resultado no lo justifica todo». «Por eso preferimos dar un paso atrás, fortalecer con ese saneamiento y garantizar el compromiso con los accionistas», ha señalado, informa Europa Press.

Según ha puesto de manifiesto, Mapfre está alcanzando «un nivel de resultado suficientemente bueno» y espera que, una vez que Brasil y Estados Unidos alcancen suficiente velocidad de crucero, «Mapfre volverá a otra vez a dar un salto en sus resultados».

En cuanto a las perspectivas para España. Huertas ha recordado que si bien el país está creciendo más que otras economías de su entorno, un incremento ligeramente por encima del 2% «no es suficiente».

«España necesita crecer más para seguir creando empleo, no hemos llegado a la situación óptima y deberíamos seguir desarrollando políticas prudentes e incentivadoras del empleo, ayudar a la pequeña empresa a crecer y continuar saneando balances y contribuyendo al crecimiento económico del país», ha advertido el directivo.

Nuevo plan estratégico

Mapfre cerró 2018 con unos ingresos de 26.590 millones de euros, un 5% menos, en tanto que las primas se situaron en 22.537 millones de euros, un 4 % menos, influidas también por el efecto de la depreciación de las divisas.

El consejo de administración de Mapfre ya está trabajando en el nuevo plan estratégico de 2019-2021, que comunicarán en la junta de accionistas del próximo mes de marzo. La entidad destaca el crecimiento del 10 % registrado por su negocio en España, frente a un 1,34 % del mercado, con lo que esta área sigue siendo el motor del grupo, así como la contribución de la reaseguradora, Mapfre RE, con 149 millones de euros.