El Tribunal de Cuentas ha publicado este jueves un demoledor informe sobre las Sociedades de Integración Ferroviaria, que vienen a ser sociedades participadas por distintas administraciones para adecuar la llegada del AVE a diferentes localidades en España con la fórmula del soterramiento fundamentalmente. El Informe de Fiscalización de la Actividad de las Sociedades Públicas de Integración del Ferrocarril Participadas por Adif-Alta Velocidad analiza la situación de estos entes hasta el 31 de diciembre de 2016 y arroja un espectacular sobrecoste de sus actuaciones.

«En cuanto a las desviaciones sobre el presupuesto inicial, el coste de los convenios se había incrementado en términos absolutos en 7.637,33 millones de euros como consecuencia del aumento del coste de las actuaciones cuando en el momento de su ejecución se concretaron los proyectos contemplados en los estudios informativos iniciales», reza el tribunal.

«Bajo nivel de ejecución»

Lo sorprendente de esta desviación es que apenas ha habido ejecución. «Las actuaciones de los diferentes convenios presentan un bajo nivel de ejecución, (las actuaciones de infraestructura ferroviaria 27%, y las de las actuaciones urbanísticas 21%). Solamente, las relativas al convenio de Zaragoza se encontraban prácticamente terminadas, mientras que en el extremo opuesto, los convenios de Almería, Cartagena, Murcia y Vitoria no alcanzaban el 2% de realización», dice el informe. Solo en Valladolid, Logroño y Vitoria se cuantificaron los costes operativos y financieros de las sociedades, y aún así éstos se dispararon en todas ellas.

El tribunal aborda el estado de la integración en distintas ciudades. «En Almería, Vitoria, Palencia, Cartagena y Murcia no se han iniciado por estar pendiente, incluso, el diseño de la nueva red ferroviaria. En Barcelona, la paralización de las obras de infraestructura ferroviaria, la falta de diseño definitivo de la estación y la decisión sobre la ubicación de los nuevos talleres de Renfe afecta al desarrollo de los sectores urbanísticos. En Logroño se encuentra en ejecución la urbanización de los sectores urbanísticos. En Valencia se ha iniciado la tramitación del proyecto de reparcelación de una de las tres fases contempladas en el Plan de urbanismo. En Valladolid, el retraso de las obras, entre ellas las del Nuevo Complejo de los Talleres de Renfe, impiden las tareas de urbanización previstas…».

«Alternativas realistas»

Los consejos del órgano regulador van desde el análisis pormenorizado hasta la liquidación de sociedades. Así, «el Tribunal recomienda analizar la situación en la que se encuentra cada una de las Sociedades para proceder, según los casos, a su disolución o a la modificación de los convenios a fin de ajustarlos a las disponibilidades financieras».

Igualmente, se pidea l Ministerio de Fomento que «en la planificación de futuras integraciones ferroviarias estudie, junto con el soterramiento de las vías, alternativas diferentes, en la que se tengan en cuenta factores socioeconómicos; y que, elabore planes de financiación  de las actuaciones de integración del ferrocarril atendiendo a criterios realistas». Una de las opciones es «una financiación a corto y medio plazo no solo vinculada a la generación de plusvalías urbanísticas de realización incierta». El soterramiento financiado por plusvalías es, por ejemplo, la fórmula -hoy inviable- que se utilizó para la integración del AVE en Valladolid.