Economía | Empresas

La dirección de Liberbank desoye la oferta de Abanca por falta de rigor

Fuentes de la entidad consideran la propuesta de compra una improvisación con el fin de tener acceso a información confidencial de un banco competidor

Fachada de una de las oficinas de Liberbank. EFE

Liberbank observa con desconfianza las intenciones de Abanca. Los responsables de la entidad que dirige Manuel Menéndez consideran que la oferta preliminar anunciada el pasado viernes por Abanca es poco rigurosa y tiene visos de ser una improvisación. Y de hecho, no descartan que pueda responder, exclusivamente, a un interés oculto para acceder a información confidencial de un competidor.

Por todo esto, la dirección de Liberbank ha decidido no tener en cuenta, al menos de momento, la propuesta del banco que preside el venezolano Juan Carlos Escotet y seguirá trabajando en su proyecto de fusión con Unicaja, según han comunicado a Efe fuentes cercanas a la entidad.

Entre las cuestiones que no convencen a los responsables de la entidad formada tras la unión de Caja Asturias, Caja Cantabria y Caja Extremadura destaca el hecho de que la oferta planteada por Abanca no garantiza el principio de equidad que debe primar en una oferta pública de adquisición (opa), puesto que no trata por igual a todos los accionistas.

Resaltan que la propuesta de Abanca no acredita la solvencia necesaria ni un plan coherente de financiación

Además, resaltan, que la declaración de intereses no va acompañada de ningún dato que acredite la solvencia necesaria para afrontar el pago ni un plan coherente de financiación.

El pasado viernes, Abanca desveló su intención de lanzar una opa sobre el 100% de Liberbank mediante un canje de acciones con las fundaciones de Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria, y el pago en metálico al resto de accionistas (cerca del 75% del capital), a razón de 0,56 euros por título, una prima superior al 40% respecto al cierre del jueves.

Tras dar traslado de sus intenciones al consejo de administración de Liberbank, Abanca pidió tener acceso a sus libros para estudiarlos en profundidad y ajustar a la realidad del negocio su oferta, ahora basada en la información pública disponible. La entidad presidida por Escotet dio de plazo hasta el próximo viernes para que se le permita acceder a esa información.

Por otra parte, fuentes vinculadas a la Fundación Bancaria Cajastur han asegurado que no hay ningún acuerdo con Abanca ni se han mantenido negociaciones o contactos con dicha entidad.

«Todo ello hace pensar que el objetivo final de la oferta es otro distinto al de abordar una operación corporativa seria y por los cauces habituales», añaden las fuentes.

Por todo ello, previsiblemente, la oferta de Abanca no será tenida en cuenta por el consejo de administración de Liberbank, concluyen.

Comentar ()