El ‘holding’ IAG, que engloba a Iberia, British Airways (BA), Vueling y Aer Lingus, registró un beneficio neto de 2.897 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 44,2% respecto un año antes, según ha informado la compañía este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio de las operaciones de IAG antes de partidas excepcionales se situó en 3.230 millones de euros en 2018, lo que supone un incremento del 9,5%.

Los ingresos totales del holding subieron un 6,7%, hasta 24.406 millones de euros, al tiempo que los ingresos unitarios de pasaje mejoraron un 6,2%.

«Hemos conseguido estos fantásticos resultados a pesar de tres importantes desafíos: el aumento de un 30% en los precios del combustible, las importantes incidencias sufridas debido al control del tráfico aéreo y un efecto adverso en los tipos de cambio de 129 millones de euros», ha subrayado el consejero delegado de IAG, Willie Walsh.