Economía | Empresas

Liberbank despide a una empleada víctima de violencia sexual la semana del 8M

Los sindicatos denuncian que la entidad "continúa con su política del miedo intentando atemorizar a su plantilla con un goteo constante de despidos"

logo
Liberbank despide a una empleada víctima de violencia sexual la semana del 8M
Oficina central de Liberbank en Oviedo.

Oficina central de Liberbank en Oviedo. EFE

Resumen:

Los sindicatos denuncian el despido de una empleada de Liberbank, víctima de violencia machista, durante la semana de la huelga feminista del 8 de marzo. Los representantes de los trabajadores critican que la entidad «continúa con su política del miedo intentando atemorizar a su plantilla con un goteo constante de despidos». En esta ocasión, subrayan la situación de vulnerabilidad de la trabajadora que fue cesada.

«La semana pasada nos hemos encontrado con cuatro nuevos despidos, en dos de ellos aducen de nuevo baja productividad, y los otros dos son expedientes a los que se les ha aplicado una sanción totalmente desproporcionada», señala CC.OO, en un comunicado.

La misiva señala que, tras los despidos «ejemplarizantes de la pasada Nochebuena, parecía difícil de superar el elegir un momento más cruel para despedir a un trabajador […] Para conmemorar el 8-M Día Internacional de la Mujer, una de las personas despedidas ha sido una mujer víctima de violencia de género, acreditada con sentencia firme».

Los sindicatos señalan que «el ordenamiento jurídico es especialmente sensible con las mujeres víctimas de violencia de género y ha desarrollado una serie de derechos para dotarles de una mayor protección».

Desde CCOO, denuncian que se pusieron en contacto con el departamento de Relaciones Laborales para recordar las circunstancias personales de la afectada y, a pesar de ello, «haciendo gala de la más absoluta insensibilidad y desprecio por los derechos de los trabajadores y trabajadoras, no han rectificado su decisión».

«Desde los juzgados lucharemos por la readmisión de los compañeros-as despedidos, y en el caso concreto de esta mujer víctima de violencia de género, estamos convencidos que el despido será considerado nulo; pero estos despidos ejemplarizantes en los que la empresa entrega unas cartas de despido con unas causas totalmente subjetivas y unos motivos ridículos que no responden a la realidad, saltándose los procedimientos establecidos en nuestro Convenio Colectivo tenemos que intentar frenarlos entre todos, o terminarán haciendo una sangría considerable», relatan.