Economía

Primeras restricciones de Carmena para aparcar fuera de la M-30

El Ayuntamiento de Madrid aprueba las Zonas de Aparcamiento Vecinal en cuatro barrios de Usera, que impedirán estacionar a los no residentes de 9 a 17 horas

logo
Primeras restricciones de Carmena para aparcar fuera de la M-30
Cuatro barrios de Usera ahogados de coches y sin zona azul o verde aprobarán las ZAV en abril.

Cuatro barrios de Usera ahogados de coches y sin zona azul o verde aprobarán las ZAV en abril. CARMEN VIVAS

Resumen:

Desde hace años, los barrios que hacen frontera con la autopista circular madrileña M-30 viven una pesadilla automovilística: la ausencia de Servicio de Estacionamiento Regulado (SER, popularmente conocido como zona azul o zona verde) fuera de la Almendra Central provoca que miles de personas que no son residentes acudan con su coche a esos barrios, donde estacionar es gratis, y luego de ahí dirigirse al centro en metro o autobús. Algo que agrava el problema: el paisaje en muchas zonas de los distritos de Carabanchel, Usera, Ciudad Lineal o Latina se traduce en coches aparcados ilegalmente en aceras o en doble fila.

Así que el 3 de abril la Junta Municipal de Distrito en Usera votará si aplicar la primera Zona de Aparcamiento Vecinal de Madrid, más conocida por sus siglas ZAV: una medida «orientada a zonas con efecto frontera» según el ayuntamiento que gobierna Ahora Madrid, «o a cualquier otro efecto que suponga una atracción de vehículos privados que dificulte el aparcamiento a las personas residentes». Las citas corresponden a un documento municipal obtenido por El Independiente.

Habrá zonas donde solo puedan aparcar los vecinos y otras donde los foráneos podrán estacionar dos horas

Su aplicación causará probablemente polémica, pero ha sido abordada con las asociaciones vecinales. Habrá dos tipos de párkings: por un lado, los «destinados exclusivamente a residentes» en los que todos los coches de no residentes estarán vetados; y los aparcamientos de «rotación previo pago en los que se podrá aparcar un máximo de dos horas».

Mapa de la primera 'ZAV' de Carmena para descongestionar barrios saturados de coches

Mapa de la primera ‘ZAV’ de Carmena para descongestionar barrios saturados de coches

En concreto en Usera la ZAV se expandirá por los límites de cuatro barrios del distrito, todos ellos unidos entre sí: Moscardó, Pradolongo, Zofío y Almendrales, que es donde se encuentra el Hospital Doce de Octubre. «Yo necesito el coche y llego de trabajar a las 14 horas», declara Alma López Martínez, vecina de Usera. «Desde hace pocos años es imposible aparcar. Y es que somos frontera de la M-30 y ahora del centro comercial Plaza Río 2».

Plaza Río 2 abrió en octubre de 2017 sobre una superficie de 40.000 metros cuadrados. Se puede dejar allí el coche gratis dos horas. «Pero lo que la gente no sabe es que a partir de las dos horas el centro comercial sigue siendo muy barato para dejar el coche comparado con los párkings subterráneos. Al final, más coches en la calle y los vecinos dando vueltas y vueltas para aparcar, contaminando más. Yo a veces lo dejo en doble fila», reconoce esta defensora de las ZAV.

De 9 a 17 en días laborables

De momento las ZAV funcionarán de 9 a 17 horas, en horario laboral. «Pero deberían extenderse hasta el horario comercial, porque el efecto frontera con la M-30 se produce hasta el cierre de las tiendas», protesta Juan Manuel Ureña, de la asociación de vecinos de Moscardó. Está establecido que las ZAV se ampliarán hasta las 19 horas en lugares «de afluencia masiva» tales como el Campo de Fútbol de Moscardó, el Club de Natación o el Polideportivo Municipal de Orcasitas. Los fines de semana de momento están excluidos, aunque se estudiará alargar las ZAV al sábado y domingo de ser necesario.

Este medio ha visitado en varias ocasiones barrios de Usera, Carabanchel o Ciudad Lineal, donde los coches estacionan de cualquier manera. En el Barrio de San Isidro un movimiento vecinal se ha manifestado para directamente poder aparcar sobre la acera sin recibir multas. Pero el concepto de ZAV empieza a calar, y muchos vecinos -especialmente los más mayores- defienden este proyecto piloto para mejorar la convivencia vial. «Se está trabajando con los distritos de forma participada», afirma la delegada de Movilidad y Medio Ambiente, Inés Sabanés.

Desde hace años es imposible aparcar. A veces lo dejo en doble fila»

Podrá estacionar en la ZAV cualquier residente de Usera, aunque proceda de barrios no afectados por la medida (San Fermín, Orcasitas, Orcasur). Y cada residente podrá autorizar a un invitado, ampliable en función de los vehículos que posea cada hogar. También entrarán bicicletas y motos; «todos los vehículos de dos y tres ruedas». Igualmente las personas con tarjeta de movilidad reducida, taxis, VTC o carsharing. Y se repartirán licencias entre los comercios para el «autoabastecimiento».

Técnicos del área de Movilidad de Inés Sabanés han mantenido hasta tres reuniones con los vecinos, donde se han ido perfilando las medidas. «Hay que poner en valor que esta experiencia pionera ha sido participada, con implicación especial de entidades de vecinos como la Asociación de Vecinos de Moscardó», celebra la concejala de distrito, Rommy Arce. «Desde la Junta hemos hecho un esfuerzo comunicativo con buzoneo para llegar a mucha gente».

Fines de semana, excluidos

La ZAV estará abierta a cambios que perfeccionen el modelo y todavía tiene que aprobarse en el Pleno del Ayuntamiento, por lo que la pelota podría pasarse a la Corporación municipal que nazca de las próximas elecciones municipales. Y quedan menos de dos meses. «Tiene que ir a Pleno municipal», reconocen en Movilidad. «Lo mas probabale es que sólo quede aprobado por el Pleno del distrito este mandato, y de ahí a trabajar para su implantación inmediata». Un cambio de color político podría frustrar los planes del equipo de Manuela Carmena, aunque los demás partidos apenas se han pronunciado sobre las ZAV.

«El objetivo es reducir el exceso de tráfico en busca de aparcamiento en zonas muy saturadas, lo que ayudará también a mejorar la calidad del aire», apunta Sabanés. «No es solo una medida de ordenamiento de tráfico, sino una mejora la ocupación del espacio que repercute en la vida de los peatones, mujeres en su mayoría y mayores con movilidad reducida», indica Arce. Paradojas de la vida, ambas concurrirán por separado en las próximas elecciones.