Economía

BBVA rebaja el crecimiento al 2,2% en 2019 y avisa del impacto de las elecciones

Anticipa que si aumenta la incertidumbre sobre la política económica el crecimiento podría reducirse al 2% y observa un efecto negativo del SMI

logo
BBVA rebaja el crecimiento al 2,2% en 2019 y avisa del impacto de las elecciones
Edificio de La Vela, sede de BBVA.

Edificio de La Vela, sede de BBVA. EP

Resumen:

BBVA Research ha rebajado dos décimas su previsión de crecimiento del PIB para este año, hasta el 2,2%, y en una décima su pronóstico para 2019, hasta el 1,9%, con una estimación de 630.000 nuevos puestos de trabajo en el conjunto de los dos años, hasta reducir la tasa de paro al 12% en 2020. Así figura en el informe 'Situación España' del servicio de estudios de la entidad, presentado este lunes por el economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech. Sicilia ha explicado que esta revisión "ligeramente a la baja" del crecimiento español viene provocada, "en gran parte", por una revisión a la baja del crecimiento europeo y también por el cambio de tendencia en la previsión de la serie del Instituto Nacional de Estadística (INE), a razón de una décima por cada vía, respectivamente.

BBVA Research ha rebajado dos décimas su previsión de crecimiento del PIB para este año, hasta el 2,2%, y en una décima su pronóstico para 2019, hasta el 1,9%, con una estimación de 630.000 nuevos puestos de trabajo en el conjunto de los dos años, hasta reducir la tasa de paro al 12% en 2020.

Así figura en el informe ‘Situación España’ del servicio de estudios de la entidad, presentado este lunes por el economista jefe del Grupo BBVA y director de BBVA Research, Jorge Sicilia, y el responsable de Análisis Macroeconómico de BBVA Research, Rafael Doménech.

Sicilia ha explicado que esta revisión «ligeramente a la baja» del crecimiento español viene provocada, «en gran parte», por una revisión a la baja del crecimiento europeo y también por el cambio de tendencia en la previsión de la serie del Instituto Nacional de Estadística (INE), a razón de una décima por cada vía, respectivamente.

No obstante, el servicio de estudios de BBVA estima que el coste de la incertidumbre sobre la política económica en un año electoral como este será de unas dos décimas, a sumar otras dos, en el caso de que la situación vaya a más, hasta los niveles alcanzados en comicios anteriores. Esto se traduciría en un crecimiento de alrededor del 2% en 2019 y un coste neto de unos 5.000 millones de euros.

Además, el informe avisa de que buena parte de la actividad se encuentra estimulada por el estímulo fiscal previo a toda época preelectoral. Por ello, anticipa que «la economía se enfrenta a un ‘ajuste fiscal’ en la segunda mitad del año».

Se mantiene la inercia

En cualquier caso, BBVA Research entiende que se mantendrá la tendencia de crecimiento a tasas de seis o siete décimas en términos intertrimestrales hasta mitad de año, aunque con un sesgo de desaceleración. «Se espera que la recuperación continúe, pese a la previsión menos optimista del crecimiento», apunta el informe.

El sostén de la economía sigue siendo el consumo privado y público, así como la inversión en construcción, que evoluciona mejor de lo previsto hace año. Estos factores están compensando la caída de la inversión en equipo y el deterioro del sector exterior.

Entre las incógnitas se encuentran el impacto que finalmente pueda tener el aumento del salario mínimo (SMI) hasta los 900 euros desde enero, y el efecto de la incertidumbre política sobre el crecimiento, además del desenlace del Brexit.

El efecto del SMI

En relación con el SMI, el informe trata de ver el efecto sobre los colectivos más expuestos, como son los menores de 30 años, empleados en hostelería y actividades económicas, artistas, etc. Observa en estos casos un deterioro del crecimiento del empleo de tres décimas. Por ello, considera que, de momento, el impacto está siendo negativo.

Tanto es así, que desde BBVA Research sostienen que el crecimiento del empleo podría ser entre 0,1 y 0,4 puntos porcentuales menor en 2019 que en un escenario de ausencia de subida del SMI hasta los 900 euros. No obstante, precisan que todo depende de la capacidad de las empresas de absorber estos aumentos a costa de sus márgenes, de su capacidad para trasladarlos a precios o para compensarlos con aumentos de la productividad.

El doble filo de la política expansiva

Por otro lado, Cardoso ha explicado que las subidas de rentas aplicadas vía Presupuestos están permitiendo sostener el gasto de las familias, si bien ha anticipado que estas políticas expansivas, en el caso de las medidas que está aprobando el Gobierno en los últimos Consejos de Ministros, sumará una décima al déficit público.

Del mismo modo, los cambios regulatorios en el sector de la vivienda, especialmente en el alquiler, podrían frenar la inversión en este ámbito.