Economía | Trabajo

Las pensiones del futuro: 9,6 millones de mujeres no prevén tener hijos a corto plazo

El envejecimiento también afecta a las mujeres y una cuarta parte de las que declaran no querer tener hijos al menos en los próximos tres años lo hace por la edad

logo
Las pensiones del futuro: 9,6 millones de mujeres no prevén tener hijos a corto plazo
Alrededor de un 20% de los jóvenes españoles ni estudia ni trabaja.

Alrededor de un 20% de los jóvenes españoles ni estudia ni trabaja. Europa Press

Resumen:

El envejecimiento de la población es una buena noticia. Lo es porque quiere decir que la esperanza de vida se amplía, que vivimos más años. En todo caso, el problema es que la pirámide demográfica se invierte y la proporción de personas mayores, dependientes del cobro de prestaciones y de servicios de atención, sobre el número de nacimientos y personas jóvenes crece. Y esto plantea el reto de lograr mantener los ingresos necesarios para sostener el sistema público de pensiones y la sanidad con menor número a priori de cotizantes (a menos que se refuerce la llegada de inmigrantes).

En esta situación, los grandes partidos políticos han incluido en sus programas electorales de cara al 28-A una apuesta decidida por el fomento de la natalidad, fundamentalmente a través de medidas de conciliación y mejora de la calidad del empleo, uno de los principales motivos por los que las mujeres a menudo frenan la maternidad.

El envejecimiento de la población es una buena noticia. Lo es porque quiere decir que la esperanza de vida se amplía, que vivimos más años. En todo caso, el problema es que la pirámide demográfica se invierte y la proporción de personas mayores, dependientes del cobro de prestaciones y de servicios de atención, sobre el número de nacimientos y personas jóvenes, llamadas a pagar esos cuidados, crece.

Dentro de un sistema de pensiones de reparto y solidaridad intergeneracional como el español, esto plantea el reto de lograr mantener los ingresos necesarios para sostener a futuro el sistema público de pensiones y la sanidad con menor número a priori de cotizantes a la Seguridad Social (a menos que se refuercen con la llegada de inmigrantes) y sin esquilmar los recursos presupuestarios.

En esta situación, los grandes partidos políticos han incluido en sus programas electorales de cara al 28-A una apuesta decidida por el fomento de la natalidad, fundamentalmente a través de medidas de conciliación y mejora de la calidad del empleo, uno de los principales motivos por los que las mujeres a menudo postergan la maternidad.

Pero la empresa es de altura a la vista de la encuesta de fecundidad correspondiente al año 2018 publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Nada menos que 9,6 millones de mujeres de entre 25 y 55 años no tiene planeado ser madre en los próximos tres años, prácticamente el 80% de las mujeres en esa franja de edad, sean ya madres o no.

De entrada, en España había en 2018 cerca de 12 millones de mujeres entre los 25 y los 55 años, de las que 7,1 millones ya eran madres y 4,8% no tenían hijos. El hecho de que la proporción de mujeres sin hijos sea menor es porque el propio efecto del envejecimiento ya se ve también en la pirámide particular de las mujeres. Por tramos de edad (dentro de los que conforman la encuesta), el más numeroso es el de aquellas que tienen más de 50 años, con 2,1 millones de mujeres.

Por otro lado, tomando como referencia si trabajan o no, resulta que en España hay 2,8 mujeres sin hijos que se encuentran trabajando, prácticamente el doble de mujeres en la misma situación, solo que en el paro. Así es que el número de mujeres que en principio podrían tener su primer hijo al contar con un empleo es más bien reducida.

Esta mayor propensión a tener hijos al tener un puesto de trabajo se observa también entre las mujeres que en el momento de la toma de información para elaborar la estadística estaba embarazada: eran 250.580 personas estaban en esta situación, de las que algo más del 67% estaba ocupada.

Sin embargo, otra explicación de por qué incluso con un empleo la natalidad se ve lastrada se encuentra en los motivos por los que muchas mujeres –hasta 2,5 millones– no han tenido más hijos pese a haberlo deseado. De estas (con empleo o no), 628.367 aludía razones laborales o la dificultad para conciliar. Es decir, el empleo detrás de la baja natalidad.

Después de esta cascada de resultados, el INE llega a la conclusión de que 9,6 millones de mujeres no prevé tener hijos hasta 2021, y expone sus razones. La mayor parte, el 24,3% del total, se ve mayor o lo es su pareja, lo que da la idea de nuevo del efecto envejecimiento entre las mujeres españolas. Contrasta además con que solo 8,5% se ve de momento demasiado joven.

En correspondencia, el 22,4% de las mujeres que declaran que no tendrán hijos al menos en los próximos tres años aseguran que ya tienen el número deseado y hasta un 10,7% alega razones económicas.

Más permisos de paternidad y maternidad

De vuelta a los idearios de los partidos políticos, resulta que todos se han alineado en la necesidad de equiparar los permisos de paternidad y maternidad. La mayor parte hablan de las 16 semanas de las que actualmente gozan las madres, salvo Podemos, que platea llegar a las 24 semanas, medio año.

En efecto, preguntadas por qué incentivos creen más necesarios para aumentar las tasas de natalidad, las mujeres españolas se decantan sobre todo por ampliar los permisos de maternidad y paternidad, con un 23% de total. A continuación, los incentivos más citados son la flexibilidad en el horario de trabajo para los padres y madres de niños pequeños (10,6%) y una asignación para las familias con hijos a cargo menores de 18 años (10,5%) y