Arrancan las vacaciones de Semana Santa con los precios de los carburantes al alza. Con 15,5 millones de desplazamientos por carretera durante las fiestas, un 7,4% más que el año pasado, según las estimaciones de la Dirección General de Tráfico, los conductores volverán a encontrarse que llenar el depósito les saldrá más caro que hace un año.

El precio medio del litro de gasolina en toda España se sitúa ya en los 1,307 euros, un 3,6% más que en la Semana Santa del pasado año, y el del gasóleo ha escalado hasta los 1,232 euros por litro, un 5% en un año, según el último Boletín Petrolero de la Unión Europea con datos correspondientes a la pasada semana.

A los conductores les costará llenar el depósito (55 litros de media) casi 71,90 euros en el caso de que el vehículo utilice gasolina 95, 2,5 euros más que en la anterior Semana Santa. Y pagará 67,80 euros en el caso de que el coche sea diésel, 3,20 euros más que hace un año. Éstos son precios medios para el conjunto de España, pero hay claras diferencias de lo que cuesta mover el coche entre regiones y entre provincias.

Brecha entre regiones y entre provincias

Existe una auténtica brecha entre los precios a los que se venden los combustibles en diferentes zonas de España. La comunidad autónoma donde se vende la gasolina y el diésel más caros es Baleares (1,323 euros por litro de media para la gasolinera y 1,281 euros el gasóleo), y le siguen País Vasco (1,340 euros / 1,260 euros) y Madrid (1,298 euros / 1,250 euros) (1,294 euros) ,según los registros del Ministerio para la Transición Ecológica que recoge datos oficiales de marzo como últimos disponibles.

En el extremo contrario, los conductores se encontrarán con la gasolina y el gasóleo más baratos en Murcia (1,246 euros por litro de gasolina y 1,190 euros el gasóleo), Comunidad Valenciana (1,254 euros /1,201 euros), Navarra (1,254 euros /1,219 euros) y Extremadura (1,255 euros / 1,213 euros).

El Ministerio comandado por Teresa Ribera cifra la cuantía de la brecha entre territorios. La diferencia entre el precio máximo entre comunidades autónomas es de 5,21 céntimos por cada litro de gasolina y de 8,33 céntimos en el caso del diésel. El desfase es aún mayor si se compara por provincias: la diferencia entre la provincia más cara y la más barata es de 8,36 céntimos para la gasolina y de 8,72 céntimos si se consume diésel.

Las provincias con la gasolina más barata son Lleida, Almería, Valencia, Murcia y Castellón, todas con precios medios por debajo de los 1,25 euros por litro. Y las más caras son Baleares (1,32 euros por litro), y Guipúzcoa, Vizcaya y Málaga (con precios por encima de los 1,30 euros).

A los conductores con coche diésel les saldrá más barato repostar si viajan por las provincias de Valencia y Murcia (menos de 1,20 euros), y también en Lleida, Almería, Teruel, Badajoz, Ciudad Real y Castellón (por debajo de los 1,21 euros por litro de media). Baleares vuelve a estar a la cabeza con el diésel más caro (1,281 euros), por delante de Guipúzcoa (1,26 euros), Vizcaya y Madrid (empatando a 1,258 euros) y Cantabria, Asturias, Málaga, Orense, Valladolid, Ávila y Luco (todas con más de 1,25 euros por litro de gasóleo).