El consejero delegado de Bankia, José Sevilla, se ha mostrado confiado en que un nuevo futuro Gobierno del PSOE mantendrá el compromiso de privatizar la entidad, aunque ha recordado que, para ello, es necesario que haya «oportunidades de mercado y precio» que permitan una nueva colocación.

En la rueda de prensa de presentación de los resultados trimestrales de la entidad, Sevilla ha sido preguntado por el resultado de las elecciones generales celebradas ayer, que dio la victoria al PSOE de Pedro Sánchez, que ahora tendrá que pactar con los distintos partidos para formar Gobierno.

En este sentido, Sevilla ha rechazado hacer valoraciones de los resultados, pero ha dicho que hay que acostumbrarse a un Parlamento fragmentado, con más partidos, y en el que la política de acuerdos y pactos se vuelva más relevante de lo que era, informa Efe. 

La entidad ha trabajado con un Gobierno del PP y del PSOE «de manera impecable», según Sevilla

«Es importante que tengamos un Gobierno que gobierne» y que permita seguir desarrollando el avance económico del país, ha añadido Sevilla, para quien el nuevo Ejecutivo deberá mantener el objetivo de reducir el déficit y la deuda pública.

Preguntado por cómo pueden afectar los resultados a la privatización de Bankia, Sevilla ha dicho que en cualquiera de los escenarios de formación de Gobierno, es razonable que se mantenga el proceso que se ha acometido estos últimos años, aunque ha reconocido que es necesario que haya oportunidades de mercado y precio, ya que la acción está muy penalizada.

Al respecto, y cuestionado por si el Estado podría llevar a cabo ventas adicionales este año, ha insistido en que dependerá del mercado, del precio de Bankia y de la Bolsa española.

Sevilla ha añadido que la dirección de la entidad ha trabajado tanto con un Gobierno del PP como del PSOE, y lo ha hecho «de manera impecable» y se ha mostrado confiado en que el PSOE de Pedro Sánchez siga siendo así, y que el compromiso de la privatización se mantenga.

Caída de beneficios

Bankia obtuvo un beneficio neto de 205 millones de euros en el primer trimestre de 2019, el 10,8 % menos que un año antes, ha anunciado este lunes la entidad en un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Bankia ha explicado que el resultado de este primer trimestre del año recoge el impacto de la aplicación de la nueva norma contable IFRS16 y el menor volumen de ingresos por operaciones financieras, que cayeron el 73,3 %, hasta los 37 millones.

Pese a esta caída, el negocio puramente bancario alcanzó los 306 millones, un 0,3 % más, según Bankia, que cerró el primer trimestre del año con un «fuerte» dinamismo comercial, con una la mejora de la actividad crediticia, y una ratio de solvencia de máxima calidad (CET1 fully loaded) del 12,61 %.

Logró un beneficio neto de 205 millones de euros en el primer trimestre, un 10,8% menos que un año antes

En una nota, el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que los beneficios del primer trimestre «son muy positivos», y ha mostrado su satisfacción porque «junto a estos resultados el banco está dejando atrás la integración con BMN».

Y esto se muestra desde varios puntos de vista, ha dicho Goirigolzarri, como son que los niveles de actividad «están cogiendo un creciente ritmo, que se traducirán en resultados en las próximas fechas», y en que la cartera de créditos subió en el trimestre por primera vez en los últimos años.

En este sentido, el banco ha detallado que en la concesión de crédito, la firma de nuevas hipotecas creció un 14,6 % en términos interanuales, hasta los 728 millones.

El crédito a empresas también se elevó un 6,4%, mientras que el de consumo avanzó hasta los 589 millones de euros de nuevas formalizaciones, un 25,8 % más.

Como consecuencia de todo ello, ha dicho el banco, aumentó por primera vez el saldo de crédito no dudoso en los últimos años y superó los 106.500 millones.

Por su parte, los depósitos captados de los clientes se elevaron el 1,7 %, según Bankia, que ha destacado que en el último año, la base de clientes aumentó en 137.000 personas, un 43 % más.

Los clientes con ingresos domiciliados también se incrementaron en 133.000 personas, un 40 % más.

Respecto al saneamiento del balance, la entidad ha detallado que como consecuencia de las ventas de los activos y la propia reducción orgánica, los riesgos dudosos cayeron en cerca de 500 millones.

Este descenso situó el volumen de activos dudosos y adjudicados en 10.428 millones de euros brutos, reduciendo la tasa hasta el 7,9 % de los riesgos totales.

Así, al cierre del primer trimestre, la tasa de morosidad cayó hasta el 6,2 %, desde el 6,5 % de un año antes.

Respecto a los márgenes de la cuenta de resultados, el de intereses alcanzó los 502 millones, un 4,2 % menos.

Las comisiones netas alcanzaron 260 millones de euros, un 1,2 % menos debido a la eliminación de las comisiones a los clientes de BMN.

El resto de las comisiones creció el 4,3 %.

El margen bruto bajó el 13,3 %, hasta los 813 millones de euros.