Economía

Denuncias de los 'becarios' de prisiones: uniformes de otra talla y falta de WC

logo
Denuncias de los 'becarios' de prisiones: uniformes de otra talla y falta de WC
Prisión de Soto del Real.

Prisión de Soto del Real. EUROPA PRESS

Resumen:

Los sindicatos CSI-F y CCOO denuncian la situación supuestamente precaria en la que se encuentran 832 funcionarios de prisiones en prácticas, los que después de aprobar las oposiciones se encuentran continuando su formación en el Centro Nacional de Capacitación de Madrid. Los sindicatos hablan de retribuciones por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI), uniformes cuya talla no corresponde y solo dos aseos para tal cantidad de personas. El sindicato CSI-F informa que ya ha presentado tres reclamaciones a Instituciones Penitenciarias, lo que se suma a las protestas que el colectivo de funcionarios de prisiones ha intensificado en la última semana para reclamar al Ministerio de Interior mejoras en las condiciones laborales, especialmente en el plano salarial.

Los sindicatos CSI-F y CCOO denuncian la situación supuestamente precaria en la que se encuentran 832 funcionarios de prisiones en prácticas, los que después de aprobar las oposiciones se encuentran continuando su formación en el Centro Nacional de Capacitación de Madrid. Los sindicatos hablan de retribuciones por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI), uniformes cuya talla no corresponde y solo dos aseos para tal cantidad de personas.

El sindicato CSI-F informa que ya ha presentado tres reclamaciones a Instituciones Penitenciarias, lo que se suma a las protestas que el colectivo de funcionarios de prisiones ha intensificado en la última semana para reclamar al Ministerio de Interior mejoras en las condiciones laborales, especialmente en el plano salarial.

Precisamente, aguas abajo, los sindicatos denuncian que los ‘becarios’ de prisiones cobran 764,1 euros brutos al mes, por debajo de los 900 euros del SMI, pese a que la mayoría de estas personas reside en otras provincias, tiene hijos a su cargo y debe afrontar gastos derivados de la estancia, alojamiento y manutención en Madrid, durante los 18 meses que dura el curso.

«Pero es que además se han encontrado con que las prendas del uniforme entregado no se ajustan a sus medidas, lo que no se acaba de comprender ya que se efectuaron mediciones individualizadas. Así, resulta inadmisible que para solucionar este problema los afectados tienen que intercambiarse las prendas», añade el sindicato CSI-F.

Para colmo, los funcionarios en prácticas denuncian que las instalaciones no disponen del número suficiente de aseos para atender “razonablemente” a las necesidades, por lo que aseguran que el tiempo de descanso entre clases se destina a hacer  colas a la espera de hacer uso de los escusados.

En prácticas durante años

CCOO también lamenta que Instituciones Penitenciarias «abusa de la extrema vulnerabilidad» del colectivo en prácticas. También denuncia las escasas retribuciones, y añade que, aunque las bases de la convocatoria del proceso selectivo del Cuerpo de Ayudantes de Instituciones Penitenciarias (IIPP) establecen un plazo máximo legal del período de prácticas de 18 meses de duración para poder ser nombrados funcionarios de carrera, este plazo se incumple sistemáticamente, manteniendo al personal en prácticas hasta tres años en esta situación.

«La promoción de personal de nuevo ingreso de la Oferta de Empleo del año 2016 aún continúa nombrado en prácticas, a punto de cumplir un trienio. Lo mismo sucedió con las promociones de 2014 y 2015″, asegura el sindicato.

Y vuelve a la cuestión retributiva: «“En cuanto a las retribuciones del personal en prácticas, Instituciones Penitenciarias aprovecha las prórrogas del período de formación para no pagar la productividad a este personal».

Por otro lado, CCOO explica que la falta de personal en las prisiones, con 3.500 plazas vacantes, ha acabado con los períodos formativos, ya que la Administración Penitenciaria mantiene al personal en prácticas en el mismo puesto, ocupando plazas estructurales, sin que exista rotación de puesto entre las diferentes áreas, como exige cualquier período formativo.