Economía

Madrid Central: PP quiere liquidarlo, pero el Gobierno lo hará obligatorio en 145 ciudades

El Ejecutivo de Pedro Sánchez ya estableció en el texto de la que será la futura Ley de Cambio Climático la obligación de que se haya zonas de bajas emisiones en todos los municipios de más de 50.000 habitantes antes de 2023.

logo
Madrid Central: PP quiere liquidarlo, pero el Gobierno lo hará obligatorio en 145 ciudades
Uno de los carteles que avisan del área restringida 'Madrid Central'

Uno de los carteles que avisan del área de bajas emisiones 'Madrid Central'. Eduardo Parra (Europa Press)

Resumen:

“Revertir Madrid Central ha sido una promesa electoral. Y como tal la vamos a cumplir”. Lo dijo José Luis Martínez-Almeida, el candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, apenas unas horas después de que los resultados del 26-M le pusieran en bandeja ser el próximo alcalde de la capital.

Para conseguirlo, el candidato popular tendrá que contar con el apoyo de Ciudadanos (que tiene una postura más matizada y defiende reformar Madrid Central pero no eliminarlo) y del partido de ultraderecha Vox (abiertamente contrario a mantener la zona de bajas emisiones). “A partir de mañana se acabó Madrid Central”, fue la bravuconada del candidato ultraderechista Javier Ortega Smith en la misma noche electoral.

Tumbar la zona de bajas emisiones que el consistorio de Manuela Carmena puso en marcha hace seis meses se ha convertido en uno de los caballos de batalla de los partidos de la oposición conservadora en estas últimas elecciones municipales. En este tiempo en que se han aplicado restricciones de circulación en el centro de Madrid a coches con altas emisiones se ha reducido la contaminación en la zona (abril fue el mes con un menor valor de NO2 de las dos últimas décadas) y se ha reducido el tránsito de vehículos.

Martínez-Almeida insiste en que la liquidación de Madrid Central será una de las primeras medidas que adoptará si logra finalmente proclamarse alcalde, y apuesta por volver a la antigua fórmula de los ex alcaldes Ruiz-Gallardón y Botella de implantar áreas de prioridad residencial (APR). Una reversión que en cualquier caso tendrá fecha de caducidad, ya que el Gobierno central pretende obligar por ley a municipios grandes y medianos a implantar zonas de bajas emisiones en sus cascos urbanos.

Justo antes de que expirara la legislatura, el Ejecutivo de Pedro Sánchez dio a conocer el contenido de su proyecto de Ley de Cambio Climático. En él, el Ministerio para la Transición Ecológica contemplaba la obligación de que todas las ciudades españolas de más de 50.000 habitantes pongan en marcha zonas con restricciones a los coches más contaminantes antes de 2023.

Tras la victoria socialista del 28-A, el nuevo Gobierno pretende retomar ese texto y mantener la imposición de que se establezcan zonas similares al Madrid Central en cerca de 150 municipios en todo el país. En concreto, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2018 había en España un total de 145 municipios con más de 50.000 habitantes, el criterio de corte que maneja el Ministerio.

La propia ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha utilizado esta semana su cuenta personal en la red social Twitter para agradecer a Manuela Carmena su “gran esfuerzo por construir una ciudad saludable” y proclamó que “Un #MadridCentral y sostenible se abrirá camino”.