Economía

Juicio clave contra Deliveroo: la Inspección apoya a 529 'riders' y anticipa una tormenta laboral

Este viernes se reanuda el juicio que enfrenta a la plataforma de reparto y a la Seguridad Social. Si la justicia reconoce la condición falsos autónomos de los raiders supondría un precedente importante para el resto de plataformas

logo
Juicio clave contra Deliveroo: la Inspección apoya a 529 'riders' y anticipa una tormenta laboral
Repartidora de Deliveroo.

Repartidora de Deliveroo. Europa Press

Resumen:

Los Juzgados de lo Social de Madrid reanudan este viernes a partir de las 9.00 horas el juicio que enfrenta a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) y a la empresa de reparto a domicilio Deliveroo. Se trata de un proceso crucial para el futuro de las plataformas digitales. Lo que está en juego es nada menos que el reconocimiento de 529 repartidores, conocidos como raiders, como trabajadores asalariados de la empresa, en lugar de como autónomos. La diferencia es de bulto, puesto que este reconocimiento implicaría la exigencia de nuevas obligaciones para la empresa sobre estos repartidores y una ampliación de sus derechos laborales. De entrada, si los tribunales dieran finalmente la razón a la TGSS, la empresa tendrá que hacer frente a un pago millonario de cuotas a la Seguridad Social que hasta el momento no ha tenido que desembolsar.

Los Juzgados de lo Social de Madrid reanudan este viernes a partir de las 9.00 horas el juicio que enfrenta a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) y a la empresa de reparto a domicilio Deliveroo. Se trata de un proceso crucial para el futuro de las plataformas digitales. Lo que está en juego es nada menos que el reconocimiento de 529 repartidores, conocidos como raiders, como falsos autónomos.

Dicho de otro modo, el proceso puede llevar a que la empresa tenga que admitir a estos empleados como trabajadores asalariados de la empresa, en lugar de como autónomos. La diferencia es de bulto, puesto que este reconocimiento implicaría la exigencia de nuevas obligaciones para la empresa sobre estos repartidores y una ampliación de sus derechos laborales.

De entrada, si los tribunales dieran finalmente la razón a la TGSS, la empresa tendrá que hacer frente a un pago millonario de cuotas a la Seguridad Social que hasta el momento no ha tenido que desembolsar. Pero sobre todo, el resultado de este juicio podría establecer un primer precedente para que otras plataformas como Glovo, UberEats o Stuart sigan el mismo camino de reconocimiento de sus trabajadores como asalariados.

De hecho, aunque este juicio afecta a 529 trabajadores, existen procesos abiertos en Barcelona, Zaragoza y Valencia, lo que, según fuentes sindicales, podría suponer la modificación de las relaciones laborales de unos 4.000 trabajadores de Deliveroo, así como de otras plataformas como Glovo.

Por el momento, solo dos tribunales, en Madrid y Gijón, ha determinado que repartidores de Glovo son falsos autónomos. No obstante, se ha tratado de casos individuales.

Tras el fallecimiento de un repartidor

Además, la cuestión se ha vuelto a «calentar», según precisa uno de los portavoces del sindicato de repartidores raidersxderechos, después de que el pasado domingo falleciera un joven nepalí de 22 años en pleno reparto de la empresa Glovo atropellado por un camión de la basura en Barcelona.

El caso ha destapado una realidad aún más polémica que la supuesta explotación de los trabajadores por parte de las plataformas a través de este modelo de negocio. Como reconocen desde la propia plataforma Glovo, a día de hoy se producen casos de subarrendamiento de las licencias de los repartidores a terceros, bien para repartir las ganancias o como una forma de negocio a la sombra.

Sea como fuere, este fallecimiento ha reavivado las protestas de los sindicatos, que, más que perseguir una adaptación del Estatuto de los Trabajadores a la realidad laboral de las plataformas, lo que buscan es el reconocimiento de la dependencia y el carácter laboral de estos trabajadores. Y eso es lo que está en juego, de nuevo, en el juicio que vuelve a retomarse este viernes.

Antecedentes de la posible tormenta

El origen del juicio contra Deliveroo es una denuncia interpuesta por la Inspección de Trabajo a instancias del despacho de abogados Colectivo Ronda para esclarecer si los trabajadores que realizan los repartos en la empresa deben ser, como defiende la plataforma, autónomos, o si debe reconocerse su condición de asalariados.

Según la letrada del Colectivo Ronda, Esther Comas, el juicio se refiere a hechos muy concretos detectados por Inspección de Trabajo en relación a 529 raiders. El organismo ha recogido pruebas durante meses para sacar unas conclusiones que encajan con los requisitos que exige la jurisprudencia y la Ley que «encajan» con la actividad laboral por cuenta ajena, informa Europa Press.

Por ello, la Inspección de Trabajo levantó un acta de liquidación a Deliveroo para reclamar falta de cotización a la Seguridad Social, que ha sido impuganda por la empresa y que ha llevado a la Tesorería de la Seguridad Social a interponer una demanda.

El juicio fue suspendido el pasado 17 de diciembre por la presentación de un recurso por parte de Asoriders, la asociación de mensajeros de Deliveroo que, según denuncia el sindicato UGT, que representa a parte de los 529 raiders, está constituida por la propia plataforma, no por los trabajadores.

Según Comas, será Deliveroo la que tenga que aportar ahora prueba en contra frente a otras demandas en la que son los repartidores los que deben demostrar que son falsos autónomos. Los trabajadores, ha dicho Comas, tendrán que aportar todos los elementos con los que cuenten para «reforzar» esta demanda y «defender la laboralidad por cuenta ajena». «Estamos esperanzados porque las averiguaciones de Inspección de Trabajo son de elementos muy claros de esa cuenta ajena».

Un largo camino por delante

Desde el sindicato UGT entienden que este juicio es «fundamental» para determinar que estas compañías, como Glovo y Deliveroo, utilizan falsos autónomos y el «falso mito de la flexibilidad» que genera «economía encubierta», para establecer su regulación por un convenio colectivo en base al Estatuto de los Trabajadores.

En esta línea, han señalado que en la web de contacto ‘www.turespuestasindical.es’ más de 1.600 repartidores han explicado las condiciones que padecen.

En cambio, desde CCOO avisan de que, aunque la justicia diera la razón a los trabajadores en esta ocasión, aún quedaría un largo camino de litigiosidad hasta que algún alto tribunal como el Supremo sentara jurisprudencia.

Deliveroo apuesta por la flexiseguridad

Por su parte, desde la empresa Deliveroo recalcan que los riders son trabajadores autónomos que ven en Deliveroo una fórmula para obtener ingresos adicionales y que la «flexibilidad» que ofrecen es la principal razón para colaborar con ellos, como prueban las 600 solicitudes a la semana que reciben para trabajar como repartidores.

Por otro lado, enfatizan que la media de los riders de Deliveroo cobran alrededor de 10 euros por hora más IVA, «muy por encima» del salario mínimo. Sin embargo, desde el sindicato raidersxderechos aseguran que la ganancia por hora trabajada rara vez supera los cuatro euros por hora antes impuestos.

En esta línea, entienden que el problema con la legislación actual el problema es que si las plataformas ofrecen beneficios correspondientes al status de empleado a un trabajador autónomo, su estado podría ser reclasificado como empleado y, como resultado, la flexibilidad que tiene desaparecería. Por ello, Deliveroo quiere que «los riders tengan ambas: flexibilidad y seguridad».

Comentar ()