Economía | Empresas

Cabify prevé ser rentable en España en 2019 tras duplicar sus ingresos

La compañía aboga porque cualquier decisión sobre Madrid Central se adopte desde el consenso y con una visión estratégica

Un coche de Cabify en Atocha. EFE

Cabify atisba la rentabilidad en el mercado español. La plataforma de gestión de alquiler de vehículos con conductor prevé dejar de registrar pérdidas operativas en su principal mercado ya en 2019, según ha explicado este martes Vicente Pascual, consejero delegado de la firma, en el marco de las jornadas Las finanzas sostenibles y su importancia en el futuro de la economía, organizadas por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo y la APIE, y con el patrocinio de BBVA.

Según ha señalado Pascual, Cabify cerró 2018 con unas pérdidas operativas en España sobre sobre la facturación neta del 2,7% -lo que representa una pérdida incurrida de unos 3,6 millones-, muy por debajo del 7,1% del año anterior y mucho más aún del 29,1% que registró en 2016. Pascual ha explicado que esta evolución permitirá a Cabify convertirse en una empresa rentable de forma sostenible y sostenida en el corte plazo, gracias al notable incremento que ha experimentado su facturación en el país.

En este sentido, Pascual ha señalado su diferenciación frente a otros competidores, como Uber o Lyft, que se encuentran aún muy lejos de la rentabilidad.

La compañía cerró el último ejercicio con unos ingresos en España de 144 millones de euros

Cabify obtuvo en 2018 unos ingresos en España de 144 millones de euros, un 98% más que los 72,96 millones de euros del ejercicio anterior, en un ejercicio que estuvo marcado por los continuos conflictos con el sector del taxi. Además, ha adelantado que los ritmos de crecimiento a lo largo de 2019 están cumpliendo los objetivos hasta la fecha.

El consejero delegado de la firma aprovechó para desmentir la acusación de que el grupo no pague impuestos en España. De hecho anticipó que el grupo pagó en 2018 algo más de 8 millones en impuestos de IVA y por salarios en España, lo que supone en torno a un tercio de los alrededor de 20 millones de facturación neta que tuvo el grupo.

Pascual también señaló, ante las dudas sobre la evolución del negocio en Latinoamérica, que el crecimiento y la rentabilidad de la compañía está evolucionando por encima de la de muchos de sus rivales, aunque no ofreció datos concretos.

La compañía se muestra satisfecha con la evolución de su negocio en Latinoamérica

Con estas cifras, Cabify mantiene su apuesta por convertirse en un actor esencial de la nueva movilidad en las ciudades. Para ello, la compañía se ha propuesto convertirse en una solución integral, para los distintos modos de transporte. «Queremos ser una empresa de movilidad que lo una todo. Que una sola plataforma te de todas las posibilidades disponibles para moverte», ha indicado Pascual.

El responsable de la compañía ha insistido en su propósito de ayudar a implementar una movilidad más sostenible, en el que el vehículo privado deje de ser una herramienta apabullante en la movilidad de las ciudades y ofrecer formas de transporte más limpias.

Para ello, la compañía sigue trabajando en la búsqueda de financiación adicional, «porque esto acaba de empezar», ha dicho, recordando que la previsión es que el mercado en el que se mueve Cabify crezca hasta cinco veces más en los próximos años.

En este sentido, también se refirió al área de restricción al tráfico implementada en Madrid por el Ayuntamiento durante el mandato de Manuela Carmena y que su sustituto, José Luis Martínez-Almeida, se ha propuesto revertir. Pascual ha mostrado su voluntad de participar de los debates para diseñar una movilidad integral, de forma estratégica, y ha alertado de que no es conveniente que en estas cuestiones se adopten medidas tácticas y aisladas.

«Sería bueno que pudiéramos sentarnos todos los actores para, sin dejar de avanzar en determinadas direcciones, ver cómo somos capaces de integrar estas soluciones en un todo», ha apuntado.

Comentar ()