La promotora Reyal Urbis ya no es la mayor empresa deudora con la Agencia Tributaria. Ese honor corresponde en 2019 a Isolux Corsán, la ingeniería que entró en concurso de acreedores en julio de 2017. Troceada en distintas sociedades desde su bancarrota para evitar la liquidación, las filiales Grupo Isolux Corsán y Grupo Isolux Corsán Concesiones deben 54 y 315,8 millones, lo que la convierte en la primera de la lista negra de morosos de la Agencia Tributaria en 2019.

Reyal Urbis, que adeudaba 360 millones de euros en 2018, ha reducido ligeramente su deuda hasta los 353 millones de euros. Es la segunda empresa de la lista. Otras que el ejercicio pasado estaban en la parte más alta de la tabla, como Ocean Maritime (del dueño del Manchester United), con un pasivo de 228 millones de euros, han desaparecido de la lista negra.

Ocean y Nozar recortan deuda

Nozar, la cuarta por tamaño de la deuda en 2018, ha pegado un recorte importante: de 198 millones a deber este año 56 millones, lo que la saca de los más morosos.

Vittone ocupa este año el tercer lugar, y calca la deuda de 2018: 134 millones a deber a la agencia. Las siguientes deben ya menos de 100 millones: Banveal (98 millones), el Grupo Pra debe 97,9 millones, Obras Nuevas de Edificación (86 millones), Aifos (98), la Organización Impulsora de Discapacitados (86 millones, como en 2018), Anara 81 millones, Arenal 2000 y 2001 del empresario cordobés Sandokan 65 y 71 millones respectivamente…