Economía | Empresas

El Corte Inglés logra su mayor beneficio desde 2010 pese al frenazo de la moda

La empresa gana un 27,7% más, hasta los 258 millones de euros, y se consolida como el mayor grupo de Europa en el sector de los grandes almacenes

logo
El Corte Inglés logra su mayor beneficio desde 2010 pese al frenazo de la moda
El Corte Inglés registra su mayor beneficio desde 2010 pese al estancamiento del negocio de moda.

Centro comercial de El Corte Inglés, en Madrid.

Resumen:

El Corte Inglés ha cerrado su ejercicio 2018 (que comprende entre el 1 de marzo de 2018 y el 28 de febrero de 2019) con su mayor cifra de ganancias desde 2010. El gigante de los grandes almacenes cerró 2018 con un beneficio neto de 258,2 millones de euros, un 27,7% más que el año anterior, en lo que representa su quinto año consecutivo de mejora del resultado.

El crecimiento del resultado supera con mucho el incremento de las ventas, que se elevaron un 1,1% hasta los 15.783 millones de euros, lo que muestra, entre otras cosas el éxito de la compañía en su estrategia para mejorar la rentabilidad de sus distintas líneas de negocio, lo que ha resultado en un crecimiento del 1,5% del margen bruto, que alcanza los 4.696 millones, y del 2,2% del beneficio bruto de explotación (ebitda).

En un ejercicio marcado también por las desinversiones, la dirección de El Corte Inglés también ha celebrado el notable recorte de la deuda, que se reduce en 467 millones de euros, hasta los 3.367 millones lo que supone situar la ratio entre deuda y ebitda por debajo de las tres veces, aproximándose al objetivo poco más de dos veces que los responsables del grupo consideran necesario para obtener una nota de grado de inversión por parte de las principales agencias de calificación.

La compañía que actualmente preside Nuño de la Rosa –cuya sustitución por Marta Álvarez está previsto que se ejecute el próximo mes– ha logrado estos resultados en un difícil entorno de mercado, marcado por el estancamiento de las ventas del que es su principal negocio, el de la moda. Aunque el grupo presenta las cifras de ventas de esta área como parte del área de retail, en el que se engloban otros segmentos como alimentación, cultura y ocio y hogar, el fuerte peso del textil lo convierte en determinante en la evolución total del negocio del comercio minorista, que creció en 2018 un ligero 0,37%, hasta alcanzar una facturación de 12.974 millones, mientras que su ebitda se elevó un 0,34%, alcanzando los 882 millones de euros.

El grupo se consolida como el mayor de Europa en el sector de los grandes almacenes y el tercero a nivel mundial

Precisamente el negocio de la moda fue el que menos contribuyó a la mejora del margen bruto del área -que crece en global un 0,7%-, al aumentar un 0,2%. Desde el grupo de grandes almacenes se muestran poco optimistas sobre los crecimientos de la división de moda. «Somos líderes en un negocio muy competitivo y ya maduro, en el que no se esperan grandes crecimientos», indican, al tiempo que resaltan que sus tasas de crecimiento superan las del conjunto del sector, lo que les ha permitido arañar algo más de cuota de mercado.

De este modo, El Corte Inglés ha logrado afianzarse como el mayor grupo de Europa en el sector de los grandes almacenes, superando los números de Marks & Spencer y John Lewis, mientras que a nivel mundial ocupa, un año más, la tercera posición por volumen de ingresos, por detrás de Macy’s y Kohl’s.

El estancamiento del área de moda es una de las claves de que, pese a la mejora de los últimos años, las cifras de El Corte Inglés queden aún muy lejos de las que mostraba en los años previos al estallido de la crisis y, especialmente de las de 2007, año récord para el grupo. «Nos ha pasado lo mismo que le ha pasado a España. El país se ha empobrecido y, por lo tanto, nuestras ventas han disminuido», explican desde la cadena.

En cualquier caso, El Corte Inglés ha fijado sus objetivos más que en la recuperación de los volúmenes en una mejora de la rentabilidad, para lo que, en el caso de la moda, el grupo ha lanzado una estrategia de revalorización de sus productos, apostando por una diferenciación, a través de sus marcas propias, a través del diseño y la calidad.

El grupo también se ha enfocado en rentabilizar su relación con las marcas que se ubican en sus grandes almacenes. «Hemos notado que las marcas que se venden en El Corte Inglés generan hasta un 30% más de ventas por metro cuadrado que en sus propias tiendas», señalan fuentes de la compañía para explicar el nuevo modelo de cobro a estas compañías, en el que, además de las tradicionales comisiones por ventas se han fijado unos pagos mínimos para rentabilizar el espacio comercial utilizado por esas marcas.

Las líneas de negocio de la división no retail generaron unos ingresos de 3.731 millones de euros, un 2,3% más que el año anterior, mientras que su ebitda se incrementó un 15,7%, hasta los 192 millones de euros. En este grupo de negocios, que incluye viajes, seguros e informática, destacó el comportamiento del negocio de viajes, con una cifra de negocios de 2.722 millones, un 5% más que el año anterior y un crecimiento del ebitda del 17,9%, hasta los 64 millones.

Continuidad

El Corte Inglés ha hecho públicas estas cifras días después de que se haya conocido el próximo relevo en su presidencia, con el nombramiento previsto de Marta Álvarez, hija del expresidente Isidoro Álvarez, como número uno del grupo. Desde la compañía se muestran confiados en que la llegada de la nueva presidenta no supondrá ningún cambio destacable en la evolución del negocio, una vez que sus dos consejeros delegados, Nuño de la Rosa y Víctor del Pozo seguirán llevando las riendas de las gestión de las distintas áreas del negocio.

Una continuidad que tiene en la internacionalización de la compañía, a través de la firma de distintas alianzas con grupos como el gigante comercial chino Alibaba, una de sus patas de desarrollo en los próximos años, aunque desde la compañía reconocen que el negocio fuera de España sigue siendo residual en el conjunto de sus resultados.

Comentar ()