Economía | Empresas

Banco Santander alcanza un acuerdo para recomprar la Ciudad Financiera

Ciudad Financiera de Santander

Ciudad Financiera de Santander EP

Banco Santander recobra el control de su Ciudad Financiera. La entidad que preside Ana Botín ha alcanzado un acuerdo para tomar el control de los terrenos ubicados en el municipio madrileño de Boadilla del Monte, según han informado a la agencia Efe fuentes jurídicas.

El banco español mantenía desde hace meses una pugna con los hermanos Simon y David Reuben, asentados en Londres y de origen indio, que se habían impuesto al propio Santander en la subasta por la liquidación de los activos de Marme Inversiones 2007, anterior propietario del complejo, que había entrado en situación de concurso de acreedores, que fue conducida por el juzgado de lo mercantil número 9 de Madrid.

Tras meses de litigios, el banco recupera el control de las instalaciones, que fueron vendidas en 2008 por 1.900 millones de euros

Los hermanos Reuben habían presentado una oferta que fue mejor valorada por los responsables de la liquidación de la sociedad, que había adquirido la Ciudad Financiera a principios de 2008, cuando fue vendida por unos 1.900 millones de euros por el entonces presidente de Santander, Emilio Botín.

Ahora, en cualquier caso, Santander y los hermanos Reuben habrían alcanzado «una solución amistosa», por la que el grupo presidido por Ana Botín terminará comprando su Ciudad Financiera y con el que ambas partes estarían «muy satisfechas».

Para Banco Santander, la compra de la Ciudad Financiera, que se espera que quede cerrada ya este mes de julio, supondrá el ahorro del millonario alquiler que venía pagando por ubicarse en estas instalaciones desde que se ejecutó su venta.

La Ciudad Financiera se planificó durante la presidencia de Emilio Botín para ahorrar los costes que suponían los 23 edificios que ocupaban en Madrid capital los servicios centrales del grupo. El proyecto faraónico, diseñado por el arquitecto irlandés Kevin Roche, costó 480 millones de euros, incluyó la construcción inicialmente de nueve edificios, 400.000 metros cuadrados y más de 5.000 plazas de aparcamientos. Entre esos nueve edificios, que comenzaron a usarse en 2004, destacaba el «Pereda», donde se encontraba el despacho de Emilio Botín y la sala del Consejo de Administración.

Te puede interesar

Comentar ()