Economía

Militares reservistas acceden a ayudas para desempleados para llegar a 1.000 euros al mes

La subida del SMI ha dejado la asignación por disponibilidad que cobran por debajo del 75% de esa referencia, de forma que ahora cumplen el requisito de rentas bajas para acceder a ayudas

logo
Militares reservistas acceden a ayudas para desempleados para llegar a 1.000 euros al mes

Soldados del Ejército de Tierra forman durante una jura civil en Mungia.

Resumen:

Los Reservistas de Especial Disponibilidad (RED), los militares que abandonan las Fuerzas Armadas a la edad límite para seguir en activo de 45 años, no siempre encuentran una nueva ocupación antes de consumir la prestación por desempleo que les queda. En todo caso, el Ministerio de Defensa les permite cobrar una renta por disponibilidad de 643,93 euros que desde el colectivo se ha pedido reiteradamente elevar ante la situación de necesidad de una parte de sus beneficiarios. Para hacerse una idea, esa renta está actualmente por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI) de 2014. Un lustro después, este salario base ha subido a 900 euros al mes en 14 pagas, lo que ha abierto aún más la brecha que existe entre esta referencia y la renta por disponiblidad de los reservistas.

Los Reservistas de Especial Disponibilidad (RED), los militares que abandonan las Fuerzas Armadas a la edad límite para seguir en activo de 45 años, no siempre encuentran una nueva ocupación antes de consumir la prestación por desempleo que les queda.

En todo caso, el Ministerio de Defensa les permite cobrar una renta por disponibilidad de 643,93 euros que desde el colectivo se ha pedido reiteradamente elevar ante la situación de necesidad de una parte de sus beneficiarios.

Para hacerse una idea, esa renta está actualmente por debajo del salario mínimo interprofesional (SMI) de 2014. Un lustro después, este salario base ha subido a 900 euros al mes en 14 pagas, lo que ha abierto aún más la brecha que existe entre esta referencia y la renta por disponibilidad de los reservistas.

Tanto es así, que estos han pasado a ser potenciales beneficiarios de subsidios pensados para parados de larga duración, sin ingresos suficientes y con cargas familiares, puesto que la renta que cobran no alcanza el 75% del actual SMI, alrededor de 675 euros, que es una de las condiciones para acceder a dichas ayudas.

Así lo ha comunicado el propio Ministerio de Defensa en una nota en su página web. El Gobierno señala que «como consecuencia del incremento del SMI para 2019, acordado por el Gobierno el pasado 21 de diciembre, los RED que actualmente perciben la asignación por disponibilidad de 643,93 euros, pueden optar, adicionalmente, a solicitar la ayuda familiar para desempleados cuya cuantía es de 430 euros y que gestiona el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE)». Estas palabras, de entrada reflejan el reconocimiento de que una parte de los reservistas, en efecto, subsiste sin recursos suficientes.

Fuentes de Defensa no concretan cuántas personas podrían de esta forma completar ambas rentas para alcanzar unos ingresos conjuntos de unos 1.075 euros al mes. Explican que no se puede saber «ya que depende de su patrimonio personal, información que es reservada por protección de datos». No obstante, cifran en 1.560 el número actual de reservistas.

Las condiciones de la ayuda

Como también recuerda Defensa, esta ayuda familiar es un subsidio dirigido a personas que han agotado la prestación contributiva por desempleo, continúan en esta situación, están registradas como demandantes de empleo y además poseen cargas familiares.

Por otro lado, la duración de la ayuda familiar está establecida en seis meses inicialmente y puede prorrogarse en periodos semestrales hasta un máximo de dieciocho meses, aunque las personas mayores de 45 años, como es el caso de los reservistas, pueden beneficiarse de algunos meses más en función de la situación en la que se encuentren.

Fuentes de las asociaciones de militares de tropa y marinería critican que se trata de un mero parche, y reclaman una solución de raíz. «Lo suyo sería dejar que sigamos trabajando y crear una segunda actividad en lugar de enviarnos al fracaso laboral», sentencian.