EconomíaSEGÚN EL INFORME DE DELOITTE

ACS, a la cabeza del ranking mundial de constructoras

logo
ACS, a la cabeza del ranking mundial de constructoras

Resumen:

Actividades de Construcción y Servicios (ACS) se ha alzado como la constructora con mayor volumen de ingresos procedente de su actividad en el extranjero, por delante de otras grandes empresas del sector a nivel mundial, como las francesas Vinci y Bouygues.

Según el informe anual ‘Global Powers of Construction’, elaborado por Deloitte, la compañía presidida por Florentino Pérez, con una facturación total de 43.279 millones de dólares (38.582 millones de euros) en 2018, también es la española con mayores ingresos del sector.

En total, entre las 100 mayores empresas constructoras del mundo se encuentran siete españolas: ACS, que ha aumentado un 10% sus ventas; Acciona, con 8.865 millones de dólares (7.903 millones de euros, +8%); FCC, con 7.070 millones de dólares (6.303 millones de euros, +8%); Ferrovial, con 6.773 millones de dólares (6.038 millones de euros, -51%); Sacyr, con 4.481 millones de dólares (3.995 millones de euros, +28%); OHL, con 3.432 millones de dólares (3.060 millones de euros, -5%) y Grupo San José, con 895 millones de dólares (798 millones de euros, +16%).

La facturación conjunta de estas siete empresas españolas supone el 5% del total de ventas en todo el mundo en el sector, lo que consolida a España en la sexta posición, por detrás de China, Japón, Estados Unidos, Francia y Corea del Sur.

Además, agrupados por capitalización bursátil, Ferrovial logra ocupar el décimo puesto y ACS el decimoquinto. Ambas empresas consolidan su presencia en este grupo, con una capitalización conjunta cercana a los 27.000 millones de dólares (24.069 millones de euros), que representa el 7% del mercado mundial.

Las 100 compañías de construcción cotizadas más grandes del mundo generaron un total de 1,4 billones de dólares (1.2 billones de euros) de ingresos durante el pasado año, lo que supone un incremento del 10% en comparación con el año anterior.

El informe pone de manifiesto este incremento de ventas, pero también el crecimiento de su endeudamiento y un desempeño “débil” en Bolsa, ya que la capitalización total del mercado de las mayores empresas de construcción descendió un 8% con respecto al 2017.

Entre las 100 primeras empresas, 74 registraron un aumento en las ventas, con 45 de ellas consiguiendo un crecimiento de doble dígito. Por geografía, las compañías de construcción más grandes tienen su base en China (41% de los ingresos totales), Europa (26%), Japón (13%), Estados Unidos (9%) y Corea del Sur (7%).

El predominio de las compañías chinas se debe, principalmente, al tamaño del mercado de la construcción en ese país. Sin embargo, las ventas internacionales de las compañías chinas, en porcentaje sobre las ventas totales, son inferiores a las de las constructoras europeas, que son las que tienen mayor presencia internacional.

“Las perspectivas del sector a nivel global para los próximos años son buenas, se espera que el mercado crezca claramente por encima del crecimiento global del PIB”, afirma el socio responsable mundial de Ingeniería y Construcción de Deloitte, Javier Parada.

Entre los retos y las tendencias del sector, el informe cita la innovación y la industrialización, la mejora de los márgenes, la capacidad de internacionalización, el ‘compliance’, la regulación y la transparencia y el compromiso con la sostenibilidad.

Según Parada, la inversión de infraestructuras tiene una importancia “crucial”, tanto para mantener la competitividad en las economías avanzadas como para impulsarla en las emergentes, además de que algunas tendencias de al época actual, como la “imparable” urbanización, la descarbonización o el envejecimiento de la población va a implicar “necesariamente un incremento de la inversión de infraestructuras”, que depende de estas grandes empresas constructoras en todo el mundo.