Economía

Santander se rinde al potencial de ACS y le augura alzas de hasta el 26%

Las buenas perspectivas de Zero-E, la nueva división de renovables del grupo, impulsan la valoración del banco sobre la compañía de Florentino Pérez

logo
Santander se rinde al potencial de ACS y le augura alzas de hasta el 26%
Santander se rinde al potencial de ACS y le augura subidas de hasta el 26%.

El presidente de ACS, Florentino Pérez. EFE

Resumen:

Santander se rinde al potencial de ACS. El banco español ha decidido esta misma semana dejar a un lado su cautela respecto a la compañía presidida por Florentino Pérez y ha subido la recomendación que da a sus acciones a niveles de «comprar» y otorgándole unos potenciales de revalorización de, al menos, el 17,9%.

Los analistas de la entidad justifican el cambio de su visión hacia la constructora en su menor preocupación por la ralentización esperada en su negocio en Asia Pacífico, la estabilidad en dividendos provenientes del negocio de Abertis y la mayor visibilidad del negocio de Servicios Industriales, con la creación de Zero-E como uno de los grandes impulsores de valor para el grupo de infraestructuras.

Los analistas creen que, en el mejor de los casos, ACS podría alcanzar una valoración próxima a los 15.000 millones

Los 43,7 euros en que Santander sitúa el precio objetivo de ACS supondrían unas valoraciones récord para el grupo de Florentino Pérez de 13.750 millones de euros. Pero, además, el banco contempla un escenario más optimista para la compañía de infraestructuras -en el que, por ejemplo, lograra vender parte de Zero-E a valoraciones de unos 2.000 millones de euros, tal y como se ha llegado a especular– en el que sus acciones podrían alcanzar los 46,7 euros -un 26% por encima de sus niveles actuales-, elevando así su capitalización hasta los 14.695 millones de euros, un valor cercano al que registran hoy compañías como ArcelorMittal o CaixaBank.

Zero-E es, sin duda, una de las claves del optimismo que se desprende en el informe emitido por la entidad que preside Ana Botín respecto a ACS. Los analistas del banco se muestran convencidos de que el grupo de infraestructuras tendrá «éxito con esta iniciativa, replicando parcialmente la experiencia de creación de valor de los activos renovables que figuraron en Saeta Yield».

Entre otras cuestiones, el informe de Santander subraya la calidad y el bajo riesgo de los activos que conforman la nueva división de renovables de ACS -un 72% ubicados en Europa, un 99% en monedas fuertes, un 68% de energía solar fotovoltaica en España-, la elevada experiencia de Cobra (la filial de servicios industriales) y su buen historial de ejecución de proyectos de renovables en distintas geografías, así como la elevada demanda de activos renovables que existe actualmente y que está llevando a los inversores a pagar primas significativas.

Sobre este último punto, los analistas del banco señalan que el escenario bajos tipos de interés actual y «la escasez de vehículos para jugar la transición energética», unido a la creciente demanda de fondos especializados en inversiones «verdes» permiten vislumbrar un futuro prometedor para este tipo de activos.

Santander apuesta porque los dividendos al accionista de ACS aumentarán hasta un 30% entre 2018 y 2023

A todo esto se añade el mayor potencial financiero de ACS respecto a algunos de los competidores en el sector. «Hay una cantidad de jugadores especializados en energías renovables en España (Solarpack, Audax, Solaria) que son más pequeños y, por lo tanto, deberían tener más problemas para captar fondos y aumentar su cartera», indican.

Con estos alicientes, en Santander confían en que la compañía pueda anunciar a lo largo de 2019 la entrada de un socio industrial o la venta en bolsa de parte de esta nueva división y que, en función de las valoraciones finales a las que se realice esa transacción, pueda convertirse en un catalizador para las acciones de ACS.

Nuevos argumentos que se suman al atractivo que ya representa, a juicio de los analistas del banco, el dividendo de la compañía. Con la expectativa de que abone con cargo a 2019 un payout (porcentaje del beneficio destinado a remunerar a los accionistas del 65%) y la confianza que otorga que casi la mitad de estos flujos estén asegurados por los dividendos que Abertis pagará a ACS, el informe resaltan que ACS cotiza a unos niveles de rentabilidad por dividendo de en torno al 5,7% y apuestan porque estos pagos se incrementen hasta un 30% entre 2018 y 2023.