Economía | Empresas

La revolución que viene en el recibo de la luz: seis tarifas en un día y más barato de noche

La CNMC propone una rebaja del 10% de los peajes para bajar la factura eléctrica y ampliar los periodos de discriminación horaria para fomentar el coche eléctrico y el autoconsumo. Los clientes podrán contratar dos potencias diferentes en un día.

logo
La revolución que viene en el recibo de la luz: seis tarifas en un día y más barato de noche
Una factura de electricidad.

Una factura de electricidad.

Resumen:

La Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) sigue dando pasos para remover las bases de la factura eléctrica y lo que cuesta. El supervisor, que ha puesto a medio sector energético en pie de guerra por defender una fuerte rebaja de lo que cobran las compañías por sus redes, su acaba de publicar otras dos propuestas de circulares con las que apuesta por una rebaja de los peajes de transporte y distribución que pagan los clientes en su recibo.

La CNMC propone –aunque las compañías tienen hasta mediados de septiembre para presentar sus alegaciones- una rebaja de los peajes de entre el 6,8% para el cliente doméstico y un 13,4% para los grandes consumidores industriales entre 2020 y 2025, lo que supone un recorte de los peajes del 10,2% para el conjunto del periodo. Los peajes suponen un coste para los consumidores de unos 7.200 millones al año, así que la propuesta del regulador supondría un ahorro cercano a los 730 millones.

Los peajes, que llevan congelados por los sucesivos Gobiernos desde hace cinco años, representan casi un 40% del recibo de la luz, mientras que el precio mayorista de la electricidad (lo que realmente se consume) tiene un peso cercano al 35% sobre el recibo final y cerca del 25% restante corresponde al IVA y al Impuesto de Electricidad. De esta manera, la propuesta de la CNMC supondría abaratar la factura, dependiendo del tipo de consumidor eléctrico, en torno a un 3% y un 5% del precio final.

La CNMC establece una nueva metodología para determinar el cálculo anual de los peajes y su reparto entre los diferentes tipos de consumidores. Una nueva fórmula que distingue entre consumidores, autoconsumidores por energía que demandan a la red y por energía autoconsumida, consumos propios de plantas de generación y también intercambios de electricidad con otros países.

Y el supervisor apuesta por que el reparto del coste de las redes entre los diferentes consumidores se haga en función de la energía consumida y la potencia que tienen contratada. Y, al tiempo, la CNMC plantea una ampliación de la discriminación horaria (cobro de diferentes peajes en función del momento del día) para incentivar el consumo eficiente y modificar los hábitos para un mejor uso de la red.

El planteamiento es que si la luz es más barata si se consume en horas valle (en que las redes están menos saturadas por ser en las que menor demanda eléctrica hay) los consumidores cambiarán sus hábitos y trasladarán parte de su consumo. Y, con ello, se puede facilitar la implantación, por ejemplo, del coche eléctrico, al ser más barata la electricidad por la noche, que es cuando se suelen recargar de manera generalizada los vehículos.

Precio según la hora, según dónde vivas, según el día…

En este sentido, la CNMC plantea una auténtica revolución en el recibo de la luz. Por un lado, para los pequeños consumidores se mantiene la tarifa con discriminación de dos periodos (electricidad más barata por la noche y más cara por el día en función de la cuantía de los peajes) en la potencia contratada y se establecen seis periodos diferentes a lo largo del día en el término de energía consumida. Además, uno de los grandes cambios es que el usuario podrá contratar dos potencias diferentes en un mismo día en función de la hora y del tipo que hace en cada momento. En paralelo, se elimina la actual tarifa de discriminación de tres periodos, muy minoritaria, con sólo 8.000 clientes adscritos.

Otra de las grandes novedades de la propuesta de la CNMC es que se contempla la creación de un nuevo tipo de estructura que divide el día en seis periodos horarios de consumo distintos tanto por potencia contratada como por energía consumida. Una opción a la que, en principio, no podrán acogerse la inmensa mayoría de los consumidores domésticos, ya que se aplicará a todos los tipos de peaje menos precisamente al que se corresponde con los que tienen contratada un potencia inferior a 15 kilovatios en casa.

La CNMC apuesta por una nueva división de la discriminación horaria que contempla que haya seis precios diferentes de peaje (y, por tanto, de la electricidad) en un solo día en función de la hora, pero también que estos precios sean diferente en función de dónde resida el cliente (Península, Baleares, Canarias, Ceuta o Melilla) y también en función del día en que se realice el consumo (día laborable, festivo, fin de semana…).