La reunión de mediación que han mantenido este miércoles la dirección y el comité de Trablisa, la empresa encargada de los controles de seguridad en el Aeropuerto de Barcelona-El Prat, ha finalizado sin acuerdo, por lo que sigue en pie la convocatoria de paros a partir del 9 de agosto.

Juan Carlos Giménez, asesor del comité de huelga, ha explicado al término de la reunión, que ha durado unas cuatro horas, que la empresa ha acudido a la mediación «sin voluntad de negociar» y que sólo ha aceptado una de las diez reivindicaciones planteadas por los trabajadores: la que hace referencia al cobro de un plus en la nómina.

Pese a todo, el comité de huelga someterá mañana la propuesta de Trablisa a votación de los trabajadores, que en última instancia decidirán si se mantiene o no la huelga.

Giménez también ha avisado de que no pueden garantizar que se cubran los servicios mínimos del 90% decretados por la Delegación del Gobierno en Cataluña, ya que hay muchos empleados que están de baja o vacaciones. «Pero intentaremos cumplir la ley», ha subrayado.