Silo logístico de Inditex. INDITEX

logo
La tienda más remota de Zara y otros seis hitos que no conoces de Inditex

Economía

La tienda más remota de Zara y otros seis hitos que no conoces de Inditex

De Amancio Ortega casi todo el mundo sabe que es el más rico de España y una de las mayores fortunas del mundo. Y es de sobra conocido que Inditex es, además de dueña de Zara, una de las mayores empresas de España. Pero el gigante textil esconde otros hitos y peculiaridades que entusiasman por igual a profesores de escuelas de negocios y a jóvenes que devoran canales de moda en Youtube.

Inditex es un enorme conglomerado empresarial que se extiende por todo el globo. No hay ninguna multinacional española que haya lanzado tan lejos sus redes. Y ahí va el primer dato: hay una tienda física de Zara en Nueva Zelanda. Concretamente, en Auckland, en un centro comercial que se llama Sylvia Park y que está situado a las afueras de la capital.

Entre Arteixo (donde está la sede de Inditex) y Auckland hay casi 20.000 kilómetros. 19.230 para ser más exactos, según los cálculos de Google Maps. Esa distancia confiere al establecimiento neozelandés la condición de tienda más remota de Zara.

El dato es meramente simbólico y apto para el consumo de frikis de las marcas o la moda. Pero viene a demostrar que el modelo de negocio que ideó Ortega en los años 70 del pasado siglo sigue funcionando como un reloj suizo: comprar en Zara gusta igual en Albacete que en la ciudad más poblada de Nueva Zelanda.

Chinos y rusos, locos por Zara

El número de empleados de una multinacional en cada región es un buen termómetro para comprobar el afianzamiento de sus productos o sus servicios. A juzgar por lo que ocurre en Inditex, puede afirmarse que a los chinos y los rusos les va -mucho- visitar las tiendas del grupo gallego.

En China, 11.680 personas estaban en nómina de Amancio Ortega al concluir 2018. La cifra roza los 13.000 si se suman los 1.252 empleados de Hong Kong. No hay otro país en el mundo donde Inditex emplee a más trabajadores. Ni siquiera en Europa, donde se lleva la palma Rusia, con 10.365 trabajadores.

Tienda de Zara en Shanghai.

Tienda de Zara en Shanghai. INDITEX

Por número de tiendas, el mapa es idéntico. China es el país con más establecimientos de Inditex, con 589 (más de un tercio de Zara). Y Rusia, el segundo, con 547.

Otros mercados nacionales donde la multinacional española tiene fuerte presencia son Francia (9.414 trabajadores), Italia (8.600) y México (7.137).

Del exotismo de Aruba a los reinos del ‘petrodólar’

De los destinos donde la empresa que preside Pablo Isla ha puesto una pica, probablemente Aruba se lleve la palma por lo exótico. Es un paraíso de sol y aguas turquesas enclavado en pleno Caribe, frente a las costas de Venezuela. Pertenece, junto a Curazao y Sint Maarten, al reino de los Países Bajos. En Aruba abundan las boutiques de moda para turistas con presupuesto holgado. Y entre esos locales hay moderno Zara.

Fachada de la tienda de Zara en Aruba.

Fachada de la tienda de Zara en Aruba.

Amancio Ortega concibió Inditex como una firma de moda capaz de competir en diseño sin renunciar a los precios bajos. Sin embargo, en ciertos rincones del planeta, las tiendas de Zara comparten calle con enseñas de lujo. Ejemplos ilustrativos hay muchos: desde el local enclavado en el carísimo centro comercial Marina Bay Sands de Singapur, al de la Quinta Avenida de Nueva York.

Hasta ahí las muestras de color. Luego están los datos, que corroboran lo dicho. Inditex tiene una elevada presencia en estados con escasa población pero astronómica renta per capita. Sobre todo, salta a la vista la concentración de Zaras en las economías que se han alimentan de petrodólares. En Arabia Saudí hay, nada menos, que 182 tiendas de Inditex (42 de ellas de Zara). Emiratos Árabes Unidos alberga otras 60. En Kuwait hay seis y otras tantas en Qatar. Hay Zaras hasta en Barhein, donde vive poco más de un millón de personas, pero cuya renta per capita supera los 50.000 dólares.

Tiendas suficientes para cubrir 686 campos como el Camp Nou

Es muy común usar la medida de un campo de fútbol para establecer comparaciones fáciles de superficies. Se calcula rápido y se visualiza pronto. Si aplicamos la regla al imperio textil gallego se obtiene la siguiente conclusión: con las tiendas de Inditex de podrían cubrir 686 terrenos de juego como el Camp Nou.

Según la información que aporta Inditex, la superficie de sus locales comerciales asciende a 4,9 millones de metros cuadrados. Puestas una pegada a la otra, llenarían un espacio similar al de Madrid Central.

Al concluir el año pasado, la multinacional tenía abiertas 7.490 tiendas. Más de la cuarta parte corresponden a Zara (2.131). La cadena que le sigue por volumen de establecimientos es Bershka, con 1.107; seguida de Stradivarius, con 1.011. La marca con menos tiendas es Uterqüe (92).

El comedor al que acude Amancio Ortega… y 3.000 comensales más

Los cuarteles generales de Inditex en Arteixo son una mini ciudad. Ni la sede ni el sitio tienen nada de glamour. El edificio es un enorme búnker plantado en un polígono a pocos kilómetros de A Coruña. Pero sus paredes albergan el verdadero pulmón que impulsa el negocio de la mayor multinacional de España.

En la sede de Arteixo hay estudios fotográficos (donde posan los modelos), tiendas de pega (donde practican los escaparatistas) y una sala de mandos desde la que se administran los pedidos y se organiza la logística. También hay un gigantesco comedor al que sigue acudiendo a veces Amancio Ortega (no es un mito) y buena parte de los 3.000 empleados en Arteixo.

Instalaciones de Inditex en Arteixo.

Instalaciones de Inditex en Arteixo. INDITEX

El comedor es un motivo de orgullo para la dirección, que presume de sus dimensiones. Puede dar de comer a 680 personas por turno. Hay 12 cajas para cobrar y ocho grandes islas donde se encuentran platos de distintos países del mundo, un guiño gastronómico de la firma para demostrar, a cualquier hora, que es una enorme multinacional.

De las dársenas de Arteixo a las perchas de Sidney en 36 horas

Inditex es diseño pero también -o sobre todo- capacidad logística. La compañía cuenta con un sistema de transmisión de información que le permite constatar, en tiempo real, cuánto, cómo y dónde se consume cada modelo. La precisión del sistema le permite producir lo que más se demanda y reducir al mínimo el stock.

Plataforma logística de Inditex. EFE

Esta política, llevada a rajatabla, permite ahorrar gastos, ya que se reduce el riesgo de tener que malvender las prendas si una colección no cuaja. Que las tiendas de Inditex no tengan unas rebajas espectaculares obedece, en buena parte, a esta estrategia.

Este sistema de producción está ligado de forma inseparable a una plataforma logística que permite enviar una prenda desde las dársenas de carga de Arteixo a cualquier tienda de la marca en un máximo de 36 horas. Los plazos se reducen a 48 en muchos puntos de venta de América y Asia; y a unas cuantas horas en el caso de los países vecinos europeos.

Megfactura de luz: gasta lo mismo que todas las casas de Valladolid

Es evidente que una multinacional gasta mucha luz. Pero no por ello dejan de sorprender la letra pequeña de la factura. O grande, a juzgar por los números. El consumo energético de Inditex en todo el mundo asciende a siete millones de gigajulios. Convertidos a kilovatios/hora y dividos por los que gasta cada hogar en España (9.922 al año), se obtiene la siguiente conclusión: lo que consume Inditex en un año bastaría para suministrar electricidad a 213.000 hogares. O lo que es igual, a una ciudad del tamaño de Valladolid, que tiene 217.000 hogares según el último recuento del Instituto Nacional de Estadística.

¿Qué alimentan esos siete millones de gigajulios? Los cuatro pilares del negocio: tiendas, logística, servicios centrales y fabricación. En las cuatro actividades se reparten los 152.057 empleados de la compañía. La inmensa mayoría (152.057) trabajan en las tiendas. Un dato más: hay tres mujeres por cada hombre contratado.